PSOE y PP agitan el voto del miedo

Griñán, Rubalcaba y González piden a los andaluces que resistan a la ola de la derecha El PP no oculta la euforia y reclama acabar con el "color tenebroso"

Rubalcaba, Griñán y González, en el mitin de cierre de campaña en Sevilla.
Rubalcaba, Griñán y González, en el mitin de cierre de campaña en Sevilla.PÉREZ CABO

Dentro de 24 horas los andaluces también habrán adelantado el reloj una hora y tendrán que decidir si Andalucía sigue siendo una isla roja, como desde hace 30 años, o si apostarán porque la marea azul llegue al único sitio donde jamás ha podido penetrar la derecha. El PP de Javier Arenas está a un tiro de piedra de lograr lo que lleva tres décadas persiguiendo, el Gobierno de la Junta de Andalucía; y el PSOE andaluz de José Antonio Griñán está a igual distancia de probar una medicina con un sabor desconocido para su paladar, el de la derrota.

De islas y colores, de resistencia, hablaron ayer los candidatos a la presidencia de la Junta de Andalucía en el último día de la campaña andaluza, la más competida de las nueve que se han celebrado. Los socialistas salieron en tromba con sus primeros espadas, José Antonio Griñán, Alfredo Pérez Rubalcaba y Felipe González, a pedir a los andaluces que frenen a la derecha, para que Andalucía quede como contrapeso a las políticas de Mariano Rajoy y reiniciar desde aquí la recuperación del PSOE en toda España.

Arenas homenajea a Hernández Mancha, Puche y Teófila Martínez

Los populares, con Arenas y el presidente del Gobierno al frente, reclamaron el apoyo para acabar "con el color tenebroso del paro, los abusos y el derroche" y con un Gobierno al que "se le teme", dijo el aspirante popular.

Griñán decidió prescindir de los principales referentes históricos de su partido en su primera experiencia electoral como líder. Hasta el viernes, el último día. Primero en Córdoba y luego en Sevilla estuvo con el secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, y con el expresidente Felipe González. Los tres hicieron llamamientos a aguantar la ola conservadora que inunda Europa, afirmaron que tras las elecciones vendrán más recortes que ahora los populares "ocultan" por puro cálculo electoral y apelaron a la resistencia. "No quiero que Andalucía entre en la rueda de la trituradora del conservadurismo, sino que la resistencia se produzca en mi tierra", dijo González. Este intentó trasladar a los asistentes a los actos de Córdoba y Sevilla —los dos únicos grandes mítines de Griñán en la campaña— la trascendencia de lo que decide mañana domingo. "Nos estamos jugando una partida decisiva", dijo con gravedad, aunque a renglón seguido se echó a reír cuando expresó su deseo de "verles la cara que se les puede poner" a los dirigentes del PP si pierden.

González comparó el "acoso" de los medios de comunicación de la derecha a Griñán con la etapa que él vivió en 1996. "Están haciendo todo el ruido posible para desmoralizar a mis paisanos", dijo González, quien no rehuyó el tema de la corrupción. "A mí me pasó en 14 años, a nosotros nos sale algún corrupto y al PP, algún honrado", señaló. Rubalcaba, que afronta sus primeras elecciones como líder federal del PSOE, insistió en el mensaje de la "trituradora" y advirtió que la derecha pretende "un ajuste de cuentas con el Estado de Bienestar".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Frente al ambiente de defensa épica en el PSOE, en el mitin final del PP la victoria se daba por segura, sin vuelta atrás, sin ninguna duda. "Andalucía se unirá el domingo al cambio de España", proclamó Arenas, quien se ve ya como presidente andaluz en su cuarto intento como candidato. Arenas no se olvidó de los que le precedieron en esta carrera casi sin fin de 30 años en la oposición: Antonio Hernández Mancha, Gabino Puche y Teófila Martínez.

Para minar el ánimo de Griñán, Rajoy contó que ayer coincidió en el AVE "con el líder de la oposición" y con un "expresidente del Gobierno", en alusión a Rubalcaba y a González. Y relató: "Discrepo con ellos de muchas cosas, pero los tres coincidimos en la opinión que tenemos del candidato del PSOE a la presidencia de la Junta". Y ahí paró.

Los candidatos y el kilometraje

La campaña terminó ayer y los candidatos hicieron balances de los kilometrajes recorridos. Los partidos con menos medios dicen haber llegado a más sitios. De mayor a menor, según los datos que facilitan las propias formaciones, figura en el primer lugar de la clasificación la andalucista Pilar González, quien asegura haber recorrido unos 9.000 kilómetros. El candidato de IU, Diego Valderas, contabiliza 8.000; el popular Javier Arenas 6.148 kilómetros —409,86 kilómetros al día—, señaló con precisión el secretario general del PP, Antonio Sanz; y el socialista José Antonio Griñán unos 4.000 kilómetros.

Los aspirantes a presidir la Junta de Andalucía dedicarán la jornada de reflexión a estar con la familia e ir al cine. El plan del presidente andaluz y candidato del PSOE es ir a comer a casa de su hija y ver a su nieta. Después, Griñán irá al cine. Arenas aprovechará para “hacer deporte” y “comer en familia”, según fuentes del PP.

Diego Valderas tiene previsto pasar la jornada de reflexión en Bollullos Par del Condado, donde dedicará la mañana a hacer deporte y jugar al dominó con sus amigos, antes de comer con su familia y pasar la tarde leyendo o ver una película. El candidato de UPyD, Martín de la Herrán, celebrará con su familia la víspera de las elecciones celebrando el sexto cumpleaños de su hijo pequeño.

Otros datos de campaña proceden de las redes sociales. Todos ellos tienen cuentas en Twitter. Arenas tenía ayer 22.253 seguidores y había escrito 1.078 tuits. Los seguidores de Griñán ascendían a 14.640 y sus mensajes sumaban 946. Diego Valderas había escrito 537 tuits a sus casi 1.500 seguidores y Pilar González tuiteó casi 6.000 mensajes a sus 1.667 seguidores.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS