Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA LA PROSTITUCIÓN

La Síndica abre un expediente sobre la prohibición de la prostitución

Críticas de entidades sociales que trabajan con las mujeres en la calle

"Habrá que ver si la prohibición total de la prostitución callejera que pretende aplicar el Ayuntamiento de Barcelona no menoscaba los derechos fundamentales de las afectadas", comenta la síndica de Barcelona, Assumpció Vila, en una conversación con EL PAÍS. Para despejar esas dudas, la síndica ha resuelto abrir una investigación de oficio sobre la corrección de la modificación de la ordenanza de civismo que impulsa el gobierno de CiU junto con el PP  y que ha iniciado su tramitación. En consecuencia, la oficina de la Síndica demandará al Consistorio los informes y estudios que han realizado de forma previa para impulsar la modificación de la ordenanza.

Da la circunstancia de que uno de ellos, un dictamen del área de Seguridad y Prevención municipal, desaconseja endurecer la ordenanza porque, entre otros motivos, dificultaría el trabajo y la atención social que reciben las prostitutas en la calle. También recabará información de la Guardia Urbana y de las entidades que trabajan con las prostitutas en la calle.

Vila no cree que con una prohibición total se acabe "con un problema porque se trata de un fenómeno" y es partidaria de otras soluciones como buscar locales o emplazamientos para que las mujeres puedan trabajar fuera de la calle. La Síndica de Barcelona rebate uno de los argumentos del gobierno municipal para endurecer la ordenanza; el malestar que provoca la prostitución callejera a los vecinos: "el año pasado no recibimos ni una sola queja por prostitución en la calle".

La preocupación por la prohibición total que se impulsa se ha extendido entre algunas de las entidades sociales que trabajan con la prostitución callejera en el barrio del Raval de Barcelona. Àmbit Dona abrió sus puertas en 1993 y algunas de las mujeres a las que presta atención -con consejos prácticos de profilaxis y realizando test de sida, por ejemplo, entre otros programas-  comentaban este jueves qué podía pasar cuando la Guardia Urbana aplique el endurecimiento de la ordenanza, algo que podría ocurrir a partir del mes de mayo.

También de eso hablaban hoy algunas de las prostitutas en la calle de Robadors, ante la presencia de una pareja de agentes que les dejaba trabajar a ratos en una mañana de lluvia. Se impone el escepticismo entre las mujeres. Para algunas educadoras de Àmbit Dona la mayor presión en la calle solo perjudicará más a las mujeres, que son el eslabón más débil.

Más información