Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los artistas plásticos andaluces se asocian para paliar la crisis

La unión pone en marcha una página web que permite hacer consultas jurídicas

"La caída del mercado del arte y los recortes que aplican las instituciones públicas ha hecho que volvamos a una situación parecida a la que vivimos en los años 70, con el agravante de que ahora estamos peor porque el colectivo es mucho mayor que entonces", explicó el sábado Curro González (Sevilla, 1960), presidente de la Unión de Artistas Visuales de Andalucía (uavA).

 La asociación, creada en diciembre de 2010 y con medio centenar de socios, ha presentado su página web en la Filmoteca de Andalucía, en Córdoba. Con la puesta en marcha de este nuevo instrumento (www.uava.org) ofrecen una base de datos para difundir el trabajo de sus asociados y realizar consultas online sobre temas jurídicos.

"Con la página web pretendemos mejorar las condiciones de trabajo de los artistas y presentar reivindicaciones como la remuneración del trabajo cuando se realizan exposiciones en museos o instituciones públicas. Algunos, como el Centro de Arte Reina Sofía, ya está pagando el trabajo de los artistas y el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) se lo está planteando", asegura González.

MP&MP Rosado, Patricio Cabrera, Ignacio Tovar, José Miguel Pereñiguez, Blanca Montalvo, Jesús Palomino, Tete Álvarez, Juan del Junco, Simón Zabell, Mariajosé Gallardo, Juan Carlos Robles y Ramón David Morales son algunos de los artistas que forman parte de uavA.

"En Andalucía hay poca tradición asociativa y el territorio es muy amplio, por eso tenemos previsto realizar presentaciones de uavA también en Málaga y Granada. La Asociación de Artistas Visuales de Cataluña (AAVC) lleva funcionando más de 30 años y tiene unos 1.300 asociados", comenta González, quien calcula que en Andalucía puede haber un millar de artistas plásticos. "La crisis afecta a los artistas especialmente y hay un nuevo éxodo. Muchos recurren a otros trabajos para ganarse la vida o deciden irse fuera, sobre todo a Madrid y a Berlín. Algo que no tiene por qué ser negativo", concluye Curro González.