Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los impuestos de Port Aventura enfrentan a Salou y Vila-seca

El Parlament aprobó ayer una enmienda de CiU en la que se pide que se prorroguen sin fecha las condiciones pactadas hace 20 años

Una atracción de Port Aventura.
Una atracción de Port Aventura.

Port Aventura es un suculento pastel que enfrenta a dos municipios del Tarragonès: Salou, gobernado por CiU y el PP, y Vila-seca, en manos del convergente Josep Poblet. El parque genera cada año dos millones de euros en impuestos. Hasta ahora las dos localidades se los repartían a partes iguales por medio de un consorcio que preside el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell. Tras arduas negociaciones, en el futuro Salou recibirá el 57% de los impuestos generados, gracias a un principio de pacto que aún debe sellarse y que se revisará dentro de cinco años.

Las condiciones del primer consorcio se fraguaron en 1991, dos años después de la segregación de Salou de Vila-seca. Decidieron un reparto equitativo, pese a que Salou tiene más término municipal. El pacto se hizo trizas el mes pasado al reclamar Salou un mayor porcentaje de ingresos y que llegara al 73% dentro de unos años; en ese momento, todos los grupos políticos del municipio decidieron dejar de formar parte del consorcio. “Ha llegado el momento de defender nuestros derechos”, aseguró Pere Granados, alcalde de Salou, desafiando a su homólogo de Vila-seca y a la Generalitat. Además, en la zona hay proyectado un complejo dedicado al golf y en total los impuestos recaudados en los próximos años podrían alcanzar los seis millones de euros.

Votación

La tensión explotó ayer, cuando el Parlament aprobó, gracias a la abstención del PP, una enmienda de CiU en la que se pide que se prorroguen sin fecha las condiciones pactadas hace ya 20 años. Diversas fuentes apuntan que tras la enmienda está la mano de Poblet, hombre fuerte de CiU en Tarragona y presidente de la Diputación. Tras la votación, el Consistorio de Vila-seca mostró su “satisfacción” por el resultado. “La simbiosis de CiU y el PP no puede ser más estrecha y se demuestra cada día. La votación es absurda”, le dijo Xavier Sabaté, diputado del PSC, al consejero de Economía, a quien acusó de “simular” y “engañar”.

A última hora de ayer, los dos alcaldes desvelaron el principio de un nuevo consorcio, fraguado durante la noche del lunes en una reunión en Madrid con la presencia del delegado del Ejecutivo catalán en Tarragona, Joaquim Nin. Vila-seca se quedará el 43% de los ingresos y habrá una comisión para evaluar el porcentaje de cada municipio. Pese a ello, el enfrentamiento sigue: Salou impugnará la enmienda del Parlament porque la considera “injusta e ilegal”, y no descarta llevarla a los tribunales.