Dos nuevas exhumaciones en Valencia a raíz de las denuncias de 'niños robados'

Los investigadores localizan restos óseos cuyo ADN será sometido a análisis Fiscalía ha recibido unas 70 denuncias y prevé examinar cuatro o cinco sepulcros

La investigación penal abierta por la Fiscalía Provincial de Valencia por la presunta sustracción de bebés entre los años cincuenta y los ochenta dio este lunes un paso adelante con la exhumación de dos tumbas en el Cementerio General de Valencia. Según la fiscalía, en ambos enterramientos se encontraron restos óseos correspondientes a bebés, por lo que el siguiente paso será comparar el ADN con el de los familiares para determinar la probabilidad de coincidencia genética.

Aunque la Fiscalía General del Estado descartó en febrero de 2011 abrir una investigación común por los, hasta entonces, 261 casos de robos de niños denunciados en toda España (en todas las autonomías menos en Cantabria), el entonces fiscal general, Cándido Cónde-Pumpido, sí designó a un fiscal especial de la oficina técnica de la Fiscalía, el órgano asesor de la institución, para coordinar las investigaciones en las distintas fiscalías provinciales de toda España.

Según explicó entonces la fiscal jefe de Valencia, Teresa Gisbert, en Valencia estaba previsto la apertura de cuatro o cinco fosas donde presuntamente estaban enterrados los restos de bebés cuyos familiares sospechaban que habían sido engañados cuando se les comunicó su fallecimiento. En la provincia de Valencia ya se han registrado más de 70 denuncias por la presunta sustracción de bebés. En algunos de los casos se trata de personas adultas que creen que ellos fueron los niños que fueron robados a sus verdaderas familias.

Este lunes, la Fiscalía de Valencia, en colaboración con el servicio de cementerios del Ayuntamiento de Valencia, la Clínica Médico Forense, encargada de la recogida de las muestras, y el Grupo de Menores de la Policía Nacional, procedió a las primeras exhumaciones en la provincia. El pasado 31 de enero ya tuvo lugar en el Cementerio de Alicante otra exhumación correspondiente a una denuncia del ya conocido como caso de los niños robados. En aquella ocasión también se hallaron restos de un neonato.

Entre las posibilidades barajadas podían haberse encontrado con que las fosas estuviesen vacías, con que hubiera algún objeto (un muñeco o similar) en sustitución del cadáver del bebé, con que no quedara ningún resto óseo por efecto del tiempo aunque sí ropa y con lo que finalmente pasó ayer, que ambas tumbas contenían restos óseos. Sin embargo, cabe la posibilidad que en su día se hubiera producido el robo de los recién nacidos y se hubiera simulado su entierro con los restos de otros bebés muertos al nacer. Ante esta posibilidad, el siguiente paso es recurrir a las pruebas genéticas para determinar el grado de parentesco con los familiares denunciantes.

La lucha de las asociaciones de afectados por el caso de los niños robados ya ha llamado la atención del Gobierno. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, calificó la semana pasada durante la sesión de control en el Senado de “prioridad absoluta” la resolución del escándalo. Y anunció que impulsará una línea de cooperación entre los ministerios de Sanidad y de Interior, las autonomías y la Fiscalía General del Estado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Caso de Alicante

Este no es el primer caso de apertura de fosas en la Comunidad Valenciana ya que el pasado 31 de enero se llevó a cabo en el Cementerio de Alicante otra exhumación de restos por denuncias de bebés robados, por orden del fiscal de Menores de Alicante. En ese caso, los trabajos sacaron a la luz los restos de una caja de madera y huesos de un neonato que igualmente serán analizados para confirmar si su ADN es coincidente con el de los familiares que han denunciado el caso.

En ese supuesto se trataba de constatar si en esta fosa se encontraban los restos de una recién nacida, hermana melliza de la denunciante, María José Picó, nacidas en el General de Alicante en marzo de 1962.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS