Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal Cierval echa en falta un plan económico que fije el rumbo

Fabra anuncia otro ajuste de 400 a 500 millones para cumplir con el déficit

José Vicente González, presidente de Cierval, en la jornada de la APD.
José Vicente González, presidente de Cierval, en la jornada de la APD.

José Vicente González, presidente de la patronal valenciana, Cierval, advirtió el jueves que falta un plan que fije el rumbo tras la caída del anterior modelo económico, en el que el motor fue el sector inmobiliario y resultó “equivocado”. González se sumó al análisis que vaticina que en 2012 “va a caer el PIB, va a haber más paro y menos consumo”. Y añadió: “Hace falta un plan general. Preguntarse: ¿Qué quiero ser de mayor? ¿Quiero industrializar el país? Eso supondría elevar el peso de la industria en el PIB hasta el 20%. ¿Cómo se hace? Yo no veo que haya ningún plan”.

Antes de González habló el consejero de Economía, Máximo Buch, en un acto organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección. Buch reafirmó el compromiso del Gobierno valenciano de empezar a pagar a los proveedores el 2 de mayo. El presidente patronal indicó que esperará a ese día para hacer una valoración de fondo: “No es que lo dude, no dudo en absoluto, pero habida cuenta de que es como la décima vez que me dicen que dentro de 15 días se arreglará, me van a permitir que me espere al mes de mayo”.

Con los gestores políticos volcados en intentar frenar el déficit, el dirigente patronal afirmó que a la gente “además de pedirle sacrificios hay que decirle qué puede ganar”. Resulta necesario distinguir entre el bisturí del cirujano y “las tijeras de podar”, dijo González poniendo como ejemplo la red valenciana de institutos tecnológicos: “Era la mejor de España, y últimamente está languideciendo por cuatro duros de financiación. Y con estas cosas nos jugamos el futuro”.

González: “Ya me han dicho 10 veces que van a pagar a los proveedores”

El presidente de Cierval subrayó que la austeridad, “por si sola, no genera crecimiento, más bien al contrario”. González defendió que es necesario introducir estímulos en la economía pero se fijó en quien tiene margen para hacerlo: Alemania. Que este país abandonara el “fundamentalismo de la austeridad” sería positivo para el sur de Europa y, a medio plazo, también para Alemania, porque le vendrá bien que sus principales países clientes levantaran la cabeza, afirmó.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, compareció más tarde en el mismo foro, donde anunció que el ajuste que el Consell tendrá que hacer para cumplir con el límite de déficit del 1,5% será de 400 o 500 millones de euros. El resto del ajuste, otros 1.000 millones, ya estaría asegurado, según el presidente, gracias al decreto aprobado el 5 de enero y otras medidas de ahorro. Fabra señaló con el dedo la gestión del expresidente Francisco Camps al afirmar que la Generalitat estuvo “jugando a ser casi un país” y ahora debe hacer un uso “racional” de sus recursos. Fabra también afirmó que el Gobierno autonómico “ha jugado a ser empresario y se ha equivocado”. Su objetivo debe limitarse, como ha señalado reiteradamente su consejero Buch, “a facilitar la tarea a los empresarios” creando el “escenario propicio”. El jefe del Consell descartó que se vayan a aplicar tasas sanitarias.

El presidente de Cierval se había alineado previamente con las críticas a la banca manifestadas esta semana por el jefe de la patronal metalúrgica. González reclamó a las Administraciones que impidan que las entidades pongan obstáculos para financiar a las empresas y se limiten a tomar prestado “dinero del Banco Central Europeo al 1% para invertirlo en deuda pública al 4,5%”. “Así hacía negocios mi prima la tonta”, añadió.

El dirigente empresarial repasó los puntos fuertes que, pese a todo, sigue teniendo la economía valenciana, pero afirmó que solo darán frutos si se adoptan “medidas y reformas”. A González le hicieron para terminar una única pregunta: “¿Cómo ve a la Comunidad Valenciana en 2015?” “En 2015, mucho mejor”.