Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sindicatura cuestiona el pago de 213.000 euros a miembros del CAC

La sindicatura cuestiona las partidas que ingresan exconsejeros del Consejo del Audiovisual

El exinterventor de la Generalitat también cobró del consejo pese a tener dedicación exclusiva

Ramon Font, presidente del CAC.
Ramon Font, presidente del CAC.

Las cuantiosas indemnizaciones que el Consejo del Audiovisual de Cataluña pagaba a sus consejeros cuando cesaban están en el punto de mira de la Sindicatura de Cuentas. El organismo fiscalizador de la Generalitat critica en su último informe que cuatro consejeros del CAC que cesaron entre 2008 y 2010 se embolsaran solo en este último ejercicio hasta 213.665 euros en concepto de indemnización por las incompatibilidades que les generaba el cargo a la hora de volver a su anterior ocupación.

La sindicatura pone de relieve que este régimen de indemnizaciones por incompatibilidad, aprobado por el propio CAC en 2000 y en 2004, es mucho más generoso que el que se aplica a los presidentes de la Generalitat y a los altos cargos del Gobierno en general. El informe, además, denuncia que el interventor de la Generalitat cobró en 2010 un total de 12.968 euros del CAC por su labor de intervención de las cuentas de la entidad. El problema es que el interventor de la Generalitat tiene dedicación exclusiva al cargo y no puede cobrar por la realización de otras labores.

El estatuto orgánico de funcionamiento del CAC vigente en 2010 establecía que los consejeros, durante los dos años siguientes a la pérdida de su condición, tenían derecho a una indemnización. Este régimen era obligatorio durante los seis primeros meses desde el cese y voluntario durante los 18 meses siguientes. La sindicatura pone de relieve que estos consejeros podían cobrar las indemnizaciones durante más tiempo que los altos cargos del Gobierno.

Entre las principales diferencias que se cuestionan está el hecho de que los expresidentes de la Generalitat pueden cobrar el 80% de su sueldo durante los dos años que están sujetos al régimen de incompatibilidad. Los consejeros cobran el 23%. En cambio, los consejeros del CAC percibían el 100% de las retribuciones correspondientes al ejercicio del cargo durante los seis meses de incompatibilidad obligatoria y el 80% durante los 18 meses de incompatibilidad voluntaria si se acogían a ella. El CAC recordó ayer en un comunicado que este estatuto orgánico se modificó en octubre del año pasado y que, desde entonces, los consejeros que han cesado ya no pueden acogerse a los 18 meses de indemnización por incompatibilidad voluntaria. También recordó que actualmente el interventor no cobra ningún extra.

Los tres consejeros del CAC que cesaron en 2010 son, según refleja la web de la entidad, Fernando Rodríguez Madero, Domènech Sesmilo y Rafael Jorba. Este último ha aclarado en declaraciones a EL PAÍS que se limitó a cobrar la indemnización de los seis meses de incompatibilidad obligatoria que le impidió trabajar en medios de comunicación. “No cobré ni un día más de lo que me exigía el estatuto orgánico”. Un cuarto consejero que abandonó el cargo en 2008 cobraba la indemnización en 2010.