Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las elecciones avivan los conflictos entre el Gobierno y la Junta

Dos recursos del Ejecutivo de Rajoy sobrevuelan la salud y la educación

Cristóbal Montoro y Antonio Sanz.
Cristóbal Montoro y Antonio Sanz.

Conflictos competenciales y unas inminentes elecciones a la vista. Es el contexto perfecto para que el enfrentamiento entre la Junta (PSOE) y el Gobierno central (PP) se haya disparado. Las discrepancias más sonadas entre las dos Administraciones se centran en la gestión de la educación y la sanidad, dos sectores que PSOE y PP prometen que mimarán tras los comicios del 25 de marzo. Dos recursos judiciales del Ejecutivo de Mariano Rajoy —contra las oposiciones de profesores y contra la subasta de fármacos— están sobre la mesa.

En teoría, se deberían presentar antes de la cita electoral, algo que influiría negativamente en el camino de Javier Arenas hacia la presidencia de la Junta.

El último enganchón surgió a finales de la semana pasada, cuando se hizo pública la carta enviada por el Gobierno en la que mostraba sus dudas sobre la subasta de fármacos que pretende poner en marcha la Junta para ahorrar hasta 200 millones de euros en la factura farmacéutica. El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas invitaba a Andalucía a negociar este asunto, pero también apuntaba que si la Junta no paraliza la subasta podría recurrirla ante el Tribunal Constitucional al entender que se invaden las competencias del Ejecutivo.

En el caso de las oposiciones para profesores previstas para junio, se supone que hay una negociación abierta entre el departamento de Cristóbal Montoro y la Junta para discernir si las 2.389 plazas que la Consejería de Educación quiere convocar se ajustan a las limitaciones presupuestarias. Esa vía de diálogo se ha traducido solo en una reunión de 20 minutos en Madrid en la que la Junta explicó los cálculos que ha realizado para llegar a ese número de plazas, que suponen la mayor oferta de empleo público docente que habrá este año en España. El ministerio no ha aclarado todavía su postura, ni si finalmente recurrirá la convocatoria, como estuvo a punto de hacer el anterior Gobierno socialista. El PSOE y los sindicatos han instado al PP andaluz a que aclare este asunto y a que diga si mantendrá la convocatoria si gana las elecciones. Los populares no se han pronunciado todavía. En el caso de la subasta de medicamentos, Arenas sí salió rápidamente a señalar que la carta del ministerio no implica una “actitud amenazante” y que esta iniciativa “supone un ahorro en el gasto farmacéutico”.

Mientras, los socialistas intentan no dejar escapar esta baza electoral. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ha vuelto a insistir este domingo en que en las elecciones concurren “dos modelos”. “Tenemos un modelo de crecimiento económico y al mismo tiempo de cohesión social y de igualdad de oportunidad”, ha señalado el candidato del PSOE respecto a Andalucía. Dos de los asuntos que esgrimen los socialistas para acentuar esos distintos modelos son la defensa de las oposiciones para mejorar el sistema educativo con el mantenimiento de las plantillas y la subasta de fármacos para reducir gastos sin tener que llegar a medidas extremas como el copago sanitario.

Agricultura y medio ambiente

GINÉS DONAIRE

Los choques entre la Junta y el Gobierno también han surgido por asuntos medioambientales, como en el parque industrial de Las Aletas, en Puerto Real (Cádiz). Un informe de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar del Gobierno central ha sembrado más dudas sobre la viabilidad de este proyecto, que apoya la Junta.

En agricultura, la ratificación del acuerdo de libre comercio entre la UE y Marruecos ha vuelto a desatar las acusaciones entre Administraciones. La Junta ha lamentado que el Gobierno no encontrara alianzas de otros socios de la UE para frenarlo, a pesar de la mayoría del Grupo Popular en el Parlamento Europeo, así como el rechazo de los europarlamentarios populares a la enmienda socialista reclamando compensaciones para los afectados. Pero el ministro Arias Cañete ha respondido criticando la “osadía” de José Antonio Griñán por descalificar un acuerdo al que “fue un Gobierno socialista el que le dio el visto bueno”. Respecto a la pesca, la Junta ha anunciado que alegará contra la exigencia del Gobierno de que los armadores presenten un ERE para recibir las ayudas de 9,2 millones previstas tras la ruptura del acuerdo con Marruecos.