Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE DEL POLÉMICO MEGACASINO

El pleno de Barcelona avala el macrocasino de Eurovegas

La proposición del PSC contra el proyecto solo obtiene el apoyo de ICV-EUiA

Xavier Trias, a la izquierda, y Jordi Martí, antes del inicio del pleno del Ayuntamiento de Barcelona.
Xavier Trias, a la izquierda, y Jordi Martí, antes del inicio del pleno del Ayuntamiento de Barcelona.

Si el pleno del Ayuntamiento de Barcelona tuviera que decidir sobre el Eurovegas, el macrocasino promovido por el magnate estadounidense Sheldon Adelson, la respuesta sería sí. Eso se deduce de las posturas que han mantenido los grupos políticos en torno a la proposición que ha presentado el PSC este viernes. Los socialistas, liderados por el nuevo jefe de filas, Jordi Martí, han solicitado el rechazo frontal al macrocomplejo de hoteles y casinos que podría ubicarse en el área metropolitana de Barcelona e insta a la Generalitat a que no lo tenga en cuenta. Sus razones: no es el modelo de la capital catalana, no tiene nada que ver con la economía y la cultura barcelonesas y es una actividad que atrae lo que no se desea. "El elemento central del proyecto es la ruleta y todos sabemos que en unas dimensiones tan grandes lo que atrae es la actividad delictiva", ha afirmado Jordi Martí, quien ha manifestado que no se cree las promesas de miles de puestos de trabajo.

El jefe de filas del PSC en el Consistorio ha hecho una defensa cerrada contra del proyecto, muy alejada del silencio o la prudencia que guardan los máximos responsables del PSC, salvo la federación de Barcelona, que se ha posicionado en contra de que las ruletas se instalen en el entorno de la capital catalana. Martí solo ha obtenido el apoyo de sus antiguos socios en el gobierno, ICV-EUiA.

Desde la izquierda la discusión ha sido ideológica: no al modelo de economía y crecimiento que supone una instalación de esas dimensiones porque condicionará la estrategia de futuro. Desde la derecha de CiU y PP se ha impuesto un criterio más posibilista y pragmático: las cosas están muy mal económicamente, se generaría más turismo -aunque fuera de blackjack- y el proyecto de Adelson resolvería un paro desbocado.

Esa tesis ha mantenido Sònia Recasens, segunda teniente del gobierno de CiU, y Alberto Fernández Díaz, presidente del Partido Popular. "Con su actitud lo que hace es poner en peligro que el proyecto pueda venir a Barcelona", ha recriminado Recasens a Martí, De paso, le ha echado en cara que otros dirigentes del PSC y algunos alcaldes socialistas de las poblaciones que podrían acoger el macrocasino no se posicionan en contra.

Para Alberto Fernández Díaz (PP) primero hay que escuchar y luego negociar las condiciones. Frente al habitual "ley y orden" del líder del PP, que exige en cualquier actividad que pueda atraer delincuencia y prostitución, se ha impuesto "negociar las condiciones". En cuanto a Unitat per Barcelona, Jordi Portabella ha rizado el rizo y después de descalificar la idoneidad y oportunidad de la proposición de los socialistas ha decidido no votar.

La polémica que rodea el proyecto del Eurovegas no cesa. El proyecto del magnate estadounidense también ha sido objeto de debate durante el Fórum Tribuna Europa en el que esta mañana han participado los sindicatos y la patronal, informa Clara Blanchar. Los líderes en Cataluña de UGT, Josep Maria Álvarez, y CC OO, Joan Carles Gallego, han alertado de los riesgos del proyecto, que en su opinión pivota sobre la "lógica de la especulación" vinculada al sector de la construcción. Ambos han considerado que creará empleo precario.

Por el contrario, el presidente de Fomento de Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, ha expresado su apoyo al proyecto, que ha calificado de "interesante", aunque ha pedido también que se ajuste a las leyes. Josep Maria Álvarez ha pedido que "nadie se ponga de rodillas" para atraer a Cataluña un proyecto "que tiene mucho de especulación", y que está salpicado por sospechas de "blanqueo de dinero", que considera "no se pueden obviar". Joan Carles Gallego también ha advertido sobre un proyecto "basado en un modelo que pivota sobre el sector inmobiliario, con la lógica de la especulación y sobre condiciones laborales debilitadas".

Por su parte, el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, ha afirmado que en cuanto el Ejecutivo catalán tenga una respuesta segura se la comunicará a los alcaldes. Recoder ha señalado que Barcelona se encuentra en una carrera por la adjudicación del proyecto del macrocasino en la que "todavía queda recorrido por hacer". Ha añadido que lo único que el proyecto compartirá con el complejo con la ciudad de Las Vegas será el nombre. Según el consejero, el complejo destinará únicamente entre el 2% y el 4% de sus instalaciones a zona de juego, informa Jordi Albacete.