Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las quejas por retrasos en la sanidad pública se duplicaron en 2011

Salud no cumple en decenas de casos el plazo máximo para realizar operaciones quirúrgicas

Los recortes de la Generalitat en sanidad pública también repercuten en quejas ciudadanas. El Síndic de Greuges registró el año pasado el doble de quejas por retrasos en las listas de espera de la sanidad en 2011 respecto al año anterior: 174 quejas por las 87 recibidas en 2010.

Ante el aumento de reclamaciones, el Síndic ha apelado al Departamento de Salud a cumplir los plazos legales de que la Generalitat fija en un decreto para las intervenciones quirúrgicas. El decreto, que Salud pretende anular por otro más flexible, fija que las patologías más comunes deben operarse en un plazo máximo de dos meses.

El cierre de quirófanos y la reducción de horas extra derivada de los recortes, sin embargo, hacen que este plazo se incumpla casi sistemáticamente.

Las quejas por otros asuntos relacionados con la sanidad aumentan

el 61%

Las quejas por asuntos relacionados con la sanidad pública aumentaron además el 61%. En su informe, el Síndic lamenta que los pacientes han tenido que esperar un tiempo “muy superior” al plazo máximo determinado legalmente para los procedimientos quirúrgicos.

"Salud debe adoptar mediadas para garantizar el derecho a ser intervenido en un plazo de seis meses", subraya Ribó en su informe.

“Son diversas las quejas que se han recibido porque se ha sobrepasado el plazo máximo por algunos de los procesos recogidos en la ley sin que el paciente haya sido intervenido”, denuncia el informe del defensor del pueblo catalán.

Muchos pacientes no reciben información sobre sus derechos para ser derivados a otro centro

El Síndic cita concretamente en su informe la queja de un paciente del Hospital de Bellvitge al que se le notificó una espera de entre 15 a 18 meses para someterse a una intervención de prótesis de cadera.

En la investigación de este caso, el Síndic constató que el tiempo de espera era de casi nueve meses en junio mientras que en septiembre, después de la época veraniega en que la Salud aplicó los recortes más severos y entre ellos el cierre masivo de quirófanos, pasó a ser de los de 15 a los 18 meses. “Por encima del tiempo de espera garantizado de 6 meses" para esta intervención, señala el Síndic.

Esta no es la única irregularidad en la sanidad pública detectada por Salud: muchos pacientes no reciben además información sobre el derecho que tienen a ser derivados a otros hospitales para ser operados si en el centro en el que están esperando no puede cumplir con los plazos legales.

De acuerdo con la ley, el Servicio Catalán de la Salud puede derivar usuarios a otros hospitales de la Red de Hospitales de Utilización Pública para garantizar la operación dentro de los plazos máximos. "En muchas quejas se pone de manifiesto que no se ha ofrecido esta posibilidad al usuario", detalla el Síndic.