El sector de Griñán excluye a los críticos

El PSOE de Jaén incluye a la consejera de la Presidencia como número tres La candidatura que encabeza Micaela Navarro, aprobada por aclamación El rechazo a la lista de Málaga fue del 35%, el peor desde 1982

Luciano Alonso y Rosa Torres, en el comité del PSOE de Málaga.
Luciano Alonso y Rosa Torres, en el comité del PSOE de Málaga.Julián Rojas

Las instrucciones de integración y consenso del secretario general del PSOE de Andalucía, José Antonio Griñán, y del líder federal, Alfredo Pérez Rubalcaba, para las candidaturas al Parlamento andaluz están siendo desoídas por parte de las direcciones provinciales afines a la ejecutiva regional. Después del 38º congreso federal, las heridas siguen abiertas, cada provincia está salvando a los que consideran suyos y los que apoyaron desde primera hora a Rubalcaba a la secretaría general se han quedado fuera de las listas. Todavía hay margen para modificarlas —dado el complejo sistema de este proceso en el PSOE— aunque una vez que los comités provinciales, que son los máximos órganos de decisión entre congresos, han hablado, los golpes de mano en los despachos superiores son, cuanto menos, poco estéticos.

En tres provincias se aprobaron ayer las candidaturas: Almería, Málaga y Jaén. Salvo en esta última, en las otras dos las direcciones provinciales optaron por prescindir de las minorías críticas, afines a la dirección federal. Ni Martín Soler en Almería ni Josele Aguilar en Málaga figurarán en las papeletas autonómicas, pese que ambos nombres habían sido sugeridos por Ferraz a la dirección regional para que estuvieran.

En esta ocasión la lucha por estar en las listas es mayor porque el PSOE va a sava a sacar menos escaños en las ocho provincias, según las encuestas. La victoria del PP no genera duda ni en los porteros de las casas del pueblo. Lo que está por ver, creen los más optimistas, es si será por mayoría absoluta. Si es así, en el PSOE se pondrá en marcha casi inmediatamente el relevo de Griñán en el partido —el congreso regional ordinario debe celebrarse en verano— y en el caso de que este forme Gobierno también son muchos los que piensan que será el presidente andaluz el que lanzará pronto a rodar la bola de su sucesión. Tener escaño en la Cámara autonómica en los dos casos es importante.

La división en el PSOE andaluz vivida en el congreso federal se reflejó ayer en dos de las tres provincias que aprobaron sus listas, donde la integración de los críticos a las direcciones provinciales no fue tal.

En Jaén, la dirección provincial que pilota Francisco Reyes en la secretaria general y Gaspar Zarrías en la presidencia no cumplió con el amago de dejar fuera de la lista a la consejera de la Presidencia, Mar Moreno. No por falta de ganas, pero hubiera sido un escándalo que la número dos de Griñán en el Gobierno se hubiera quedado fuera. Moreno —que en las dos elecciones anteriores lideró la papeleta— irá en el tercer puesto, lo que ya de por sí implica un cosqui.

Esta lista la encabeza la consejera de Igualdad, Micaela Navarro, cuya proyección política para el futuro se ha agigantado. Le siguen el consejero de Economía, Antonio Ávila, una persona del entorno de confianza de Griñán; Mar Moreno; el exconsejero Francisco Vallejo; la coordinadora del Instituto de la Mujer, Natividad Redondo; y Rafael Valdivielso, delegado de Obras Públicas y sobrino de Zarrías, aunque no está en puestos de salida. Salen Rosa Ríos, Fidel Mesa y Ana Tudela.

Durante su intervención en el comité provincial, donde hubo muchas intervenciones, Francisco Reyes destacó la apuesta ganadora de los delegados jiennenses por Rubalcaba y llamó a volcarse en las elecciones autonómicas del 25 de marzo. La lista fue aprobada por aclamación, en una votación en la que estaban convocadas 270 personas. Hubo una abstención.

En Málaga, la ejecutiva provincial que preside Miguel Ángel Heredia sigue en el camino de oídos sordos que emprendió tras los descalabros electorales de municipales y generales. Lejos de aprovechar el momento de confección de la candidatura autonómica para recomponer la fractura interna, la dirección no se ha andado con contemplaciones y ha ignorado los requerimientos a la integración realizados desde las direcciones regional y federal. La candidatura, que encabeza el consejero de Turismo, Comercio y Deportes, Luciano Alonso, salió adelante en el comité provincial con un 64,11% de apoyos y el rechazo del 35%. Se votó en urna. Nunca desde 1982, fecha de las primeras elecciones andaluzas, la lista de Málaga había tenido tantos votos en contra.

Socialistas Hoy, el movimiento crítico que encabeza en Málaga Josele Aguilar, quería que se incluyeran dos representantes de esta corriente entre los seis primeros puestos de la candidatura, proporción en la que estiman es su actual apoyo dentro del partido. La nueva dirección del PSOE elegida el pasado fin de semana en Sevilla dio un espaldarazo a esta corriente al incluir a Aguilar como miembro del comité federal, y, según distintas fuentes, pretendía también que ocupara un puesto en la candidatura al Parlamento. Aguilar fue muy votado en las asambleas de Málaga capital.

Miguel Ángel Heredia explicó que la dirección ha sido “escrupulosamente respetuosa” con la opinión de las bases, y que se han incluido en la lista a quienes han tenido más votos en las asambleas de agrupación. El secretario provincial leyó ante la ejecutiva y el comité los datos de cada uno de ellos, pero no facilitó ninguna copia. Los críticos dudan de los datos, y sostienen que por ejemplo se han computado en agrupaciones donde solo había una lista cerrada por aclamación los datos de todos los participantes en la asamblea.

Heredia aseguró que había recibido el visto bueno a la lista de Griñán. La lista es un reflejo de su aparato de poder. Figuran los dos consejeros malagueños de su ejecutivo, Luciano Alonso (1) y Paulino Plata (5), la presidenta regional del PSOE, Rosa Torres (2), y la actual delegada del Gobierno de la Junta en la provincia, Remedios Martel (4), y de la consejería de Obras Públicas, Enrique Benítez (3), quienes tendrán que dimitir. Además, repite la anterior secretaria general Marisa Bustinduy, gesto con el que según Heredia se corresponde el "esfuerzo, trabajo y la disposición permanente" de su antecesora. El puesto número 7 es para el secretario local de Marbella, José Bernal. El PSOE tiene actualmente siete diputados por Málaga, provincia que en estas autonómicas elige un representante más (17).

En Almería, la lista que encabeza el secretario general, José Luis Sánchez Teruel, recibió el voto de rechazo del 24%. La votación se celebró en urna, tras un intenso debate en el que el líder provincial escuchó en muchas ocasiones el reproche de sus compañeros. “Así no, José Luis”, le dijeron, según varias fuentes.La presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves, que se alineó con Rubalcaba, ocupa el segundo puesto de la lista. Le sigue el consejero de Empleo, Manuel Recio, y Adela Segura, delegada de Innovación. El exconsejero Martín Soler, al que la dirección federal aconsejó que se tuviera en cuenta, quedó fuera.

Hoy se celebrarán los comités de Granada, Huelva y Córdoba. En esta última, encabezada por Araceli Carrillo, tampoco figurarán los críticos a la dirección de Juan Pablo Durán, quien ha decidido no ir al Parlamento.

Con información de Ginés Donaire y Marta Soler.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción