Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP mantiene en Castellón a un alcalde inhabilitado por sentencia

El primer edil de Navajas fue condenado en septiembre por un delito de desobediencia

José Vicente Torres, alcalde de Navajas.
José Vicente Torres, alcalde de Navajas.

El alcalde de Navajas, José Vicente Torres, está inhabilitado para ejercer cargo público desde el mes de septiembre. Sin embargo, sigue en su puesto. Así lo han denunciado esta mañana los socialistas de Castellón que han exigido al presidente del PP provincial, Carlos Fabra, y del autonómico, Alberto Fabra, que expliquen si esta es la conducta ética que proclaman para su partido. En cualquier caso, fuentes socialistas han añadido que “Carlos Fabra, al que le están embargando los bienes, debe estar más preocupado en sus cosas que en su partido”.

Los socialistas de Castellón han acusado al PP de ocultar a todo el pueblo, unos 1.000 habitantes de la comarca del Alto Palancia, y a la oposición la inhabilitación a la que está sometido el alcalde hasta el próximo mes de marzo por hacer caso omiso en reiteradas ocasiones a los requerimientos judiciales que le instaban a ejecutar una sentencia que afecta al municipio.

Las sospechas se levantaron cuando, el pasado mes de enero, un hombre murió al embestirle un toro durante un festejo. José Vicente Torres realizó declaraciones como alcalde del pueblo. Al salir públicamente, comenzó a correr el rumor de que el alcalde estaba inhabilitado hasta que, por fin, los concejales de la oposición han podido certificarlo con un informe del secretario municipal en el que así se indica. Por ello, los socialistas consideran que el alcalde del PP podría estar incurriendo en un delito de quebrantamiento de condena.

El Ayuntamiento de Navajas fue condenado en 2007, siendo ya alcalde José Vicente Torres, por echar a una empleada que estaba embarazada.

Caso omiso a los requerimientos judiciales

Lorena Ortega

La inhabilitación del alcalde de Navajas se ha dictado como autor de un delito de desobediencia a la autoridad por hacer caso omiso en reiteradas ocasiones a los requerimientos judiciales que le instaban a ejecutar una sentencia que se remonta a 1992.

Ese año el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana dictó sentencia por la que instaba al Ayuntamiento de Navajas a asumir los costes de los servicios de una urbanización de la localidad. Ante la inactividad del consistorio, la Sala dictó en 2004 una providencia en la que volvía a requerir al alcalde, José Vicente Torres, a ejecutar la sentencia y le advirtió de que se iba a iniciar el procedimiento para deducir testimonio al Ministerio Fiscal por desobediencia. Fue a partir de esa fecha cuando el Ayuntamiento comienza a actuar, pero el juzgado de lo Penal recalca la “pasividad reiterada” que provocó “un retraso considerable injustificado” en la ejecución.

Además, recalca que “se practicaron hasta cuatro requerimientos de cumplimiento, tres de ellos dirigidos al alcalde, como advertencia expresa de poder incurrir en un delito de desobediencia”.

Por todo ello, el juzgado emitió sentencia en la que condena al alcalde a tres meses de multa a 50 euros diarios y a la pena se seis meses de inhabilitación especial para empleo o cargo público por un delito de desobediencia a la autoridad judicial del artículo 140 del Código Penal. El fallo ha sido confirmado por la Audiencia Provincial de Castellón.