Los sindicatos andaluces se unen contra el cambio en las oposiciones de Wert

Las cinco centrales mayoritarias en la región convocan una concentración el 21 de febrero

Concentración contra el cambio de los temarios celebrada el miércoles en Sevilla.
Concentración contra el cambio de los temarios celebrada el miércoles en Sevilla.PÉREZ CABO

Una protesta unitaria contra el cambio de los temarios de las oposiciones impuesto por sorpresa por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Es lo que han acordado este jueves los cinco sindicatos mayoritarios en el sector de la enseñanza de la comunidad, que pretenden presionar al departamento de José Ignacio Wert para que rectifique su decisión de derogar los temarios aprobados en noviembre por el anterior Gobierno.

ANPE, CSIF, CC OO, UGT y Ustea han decidido convocar concentraciones en las ocho capitales para protestar contra la derogación y pedir que se mantenga la oferta de empleo público en Andalucía, donde la Junta prevé sacar 2.389 plazas de docentes pese a que la mayoría de las comunidades no hará oposiciones y la recomendación expresa del ministerio de aplazarlas al año que viene. Los sindicatos se concentrarán el 21 de febrero frente a las ocho subdelegaciones del Gobierno. Los representantes de los profesores, que la próxima semana harán público un manifiesto, se suman así a la ola de indignación que los cambios de última hora en el temario han despertado entre muchos de los aspirantes a lograr una plaza de profesor.

Ante la incertidumbre que se ha generado, este jueves se ha anunciado la creación de una plataforma en defensa de las oposiciones, que ha acusado al Gobierno del PP de estar “boicoteando” la celebración de los concursos “después de haber visto frustrados sus intentos por evitar la convocatoria”.

Esta plataforma de “aspirantes e interinos por la educación pública” nació el miércoles a rebufo del disgusto que los cambios de última hora han generado entre muchos opositores, que ya se estaban preparando los exámenes con los temarios ahora derogados. La plataforma, constituida por “más de 80 afectados”, culpa al Gobierno central de la situación generada. “El Partido Popular es responsable de esta situación por querer ofrecer como moneda de cambio para la llamada estabilidad de los mercados servicios básicos pilares del Estado del bienestar como la educación”, se señala en el manifiesto redactado por los miembros de este colectivo.

Los aspirantes también lamentan la “incertidumbre” que les genera “no saber si el Gobierno central acabará impugnando, tras las elecciones andaluzas, la propia convocatoria” de oposiciones, en referencia al posible recurso que el Ministerio de Hacienda podría interponer contra la convocatoria por sobrepasar las limitaciones impuestas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

El presidente de la Junta ha insistido en que su intención es mantener la convocatoria, una bandera que los socialistas están enarbolando también durante la precampaña electoral. José Antonio Griñán, en declaraciones recogidas por Efe, aseguró que la derogación de los temarios supone “retroceder” y cambiarlos por los de 1993, algo “absurdo”. Griñán insistió en que no dará marcha atrás en la convocatoria de oposiciones a pesar de las “zancadillas” que le pueda poner el Gobierno central.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sin embargo, la delegada del Gobierno central en Andalucía, Carmen Crespo, ha rechazado estos argumentos y ha salido en defensa del ministro Wert. Según su interpretación, el Ejecutivo de Rajoy “ha devuelto la estabilidad a los opositores con la derogación de los temarios de las oposiciones docentes (...) Los derechos de los nuevos profesores están plenamente garantizados al restablecerse la materia de 1993, que estuvo en vigor hasta cinco días antes de las elecciones generales”. Crespo sostiene que los temarios aprobados por el anterior Gobierno socialista eran “muy malos” y no servían “para medir los conocimientos de los que se van a examinar”.

Andalucía no es la única comunidad a la que afectan estos cambios. El País Vasco, también en manos de los socialistas, tiene intención de convocar oposiciones este año pese a la recomendación de Wert de aplazar las pruebas. La consejera de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno vasco, Isabel Celaá, se ha reafirmado este jueves en su intención de realizar oferta de empleo público. Celaá informó, a través de un comunicado, de que ha enviado petición formal al ministro de Educación para que anule “con la mayor brevedad posible” su decisión “precipitada e irrespetuosa” de cambiar los temarios y recupere los establecidos en noviembre. Celaá recordó que el departamento de Wert ha tomado esta decisión “de forma unilateral y sin cumplir el trámite previsto de consulta a las comunidades autónomas”. El País Vasco, al igual que Andalucía, se enteró del cambio en los temarios el martes, cuando salió publicada en el BOE la orden por la que se volvía a los contenidos de 1993. El consejero andaluz de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, ya indicó esta semana que al no haberse cumplido con el trámite de consulta a las comunidades la orden se podría recurrir.

Algunos sindicatos han dejado entrever su intención de recurrirlo en los tribunales. Sin embargo, la consejería andaluza de Educación ha descartado esta posibilidad, ya que supondría seguramente un retraso en la convocatoria y los principales afectados serían los opositores. Andalucía también reclama a Wert que rectifique.

Un grupo de interinos pide la suspensión de la convocatoria

Los aspirantes que se van a presentar a las próximas oposiciones en Andalucía no son un todo homogéneo. De hecho, también hay quienes no quieren que se celebren las pruebas de acceso a la función docente.

Un grupo de aspirantes, en su mayoría interinos, tiene la intención de manifestarse el próximo 18 de febrero tras el lema “No a las oposiciones 2012 bajo el 302”. Según detalla Alejandro Gutiérrez, promotor de esta protesta, la iniciativa nace desde el colectivo de interinos que lleva meses protestando por la aplicación del denominado decreto 302. Estos docentes, que llevan encerrados en la catedral de Sevilla desde el pasado 26 de septiembre, protestan por los cambios aplicados a través de este decreto, que ha provocado que los interinos que entraron en el sistema después del 30 de junio de 2010 tengan menos posibilidades que sus compañeros de volver a ejercer como docentes en el sistema público debido a la nueva ordenación de las bolsas.

Entre los argumentos que manejan para pedir que no se celebren las oposiciones docentes están los últimos cambios en los temarios impuestos por el ministerio de José Ignacio Wert. Pero este colectivo también recuerda que al ser Andalucía una de las pocas comunidades que ofertará plazas, “el efecto llamada será brutal”. Al igual que el ministerio, estos interinos apuestan por que las plazas previstas para este año se reserven para 2013, algo de lo que los sindicatos y la consejería dudan que tenga un buen encaje legal.

Los docentes contrarios a las oposiciones sostienen que la convocatoria “lejos de suponer una verdadera oferta de empleo público para Andalucía, se ha transformado en un arma electoral arrojadiza entre el Gobierno andaluz y el central”.

Sobre la firma

Manuel Planelles

Periodista especializado en información sobre cambio climático, medio ambiente y energía. Ha cubierto las negociaciones climáticas más importantes de los últimos años. Antes trabajó en la redacción de Andalucía de EL PAÍS y ejerció como corresponsal en Córdoba. Ha colaborado en otros medios como la Cadena Ser y 20 minutos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS