La Xunta frena una obra costeada por Ayuntamiento de A Cañiza y Diputación

La asociación que promovió la pista de aeromodelismo planeaba organizar "tres campeonatos estatales"

El Servizo de Conservación da Natureza de la Consellería de Medio Ambiente mandó paralizar las obras de aplanado en el Alto da Fontefría (A Cañiza) promovidas por una asociación de aeromodelismo que quería habilitar en el espacio una pista para el despegue y aterrizaje de sus maquetas. Las obras, sufragadas por el Ayuntamiento de A Cañiza y la Diputación de Pontevedra, se realizaron la semana pasada sin pedir los permisos pertinentes y afectan a una mámoa y una turbera, según la Asamblea do Suído, colectivo ecologista que denunció ayer los hechos. Los responsables niegan la mayor.

La actuación arrancó pasando por encima de la Lei de Protección do Patrimonio, que salvaguarda los túmulos megalíticos, y la directiva europea que asegura hábitats en peligro como las turberas, según señala Alexandre Cendón, portavoz de la asociación. También indica que no se tramitaron los permisos de las Consellerías de Cultura y Medio Ambiente o de la confederación hidrográfica, que debe terciar en casos como este, en el que se ve afectado un afluente del río Tea. “Han hecho una burrada”, señala un agente medioambiental de la Xunta, que cree que la forma de llevar a cabo el explanado “de 200 metros de largo por 50 de ancho” supone al menos “cuatro infracciones administrativas”.

El alcalde de A Cañiza rechazan esta versión. “Es una zona muy pequeña y no hay ni mámoas ni nada, fuimos cuidadosos”, asegura Miguel Domínguez (PP), que señala además que la asociación presentó hace meses un “proyecto de máximos” con una obra ingente que se rechazó: “Era totalmente inviable”. La obra menor es la que finalmente se puso en marcha y contó con el beneplácito del Ayuntamiento, que pidió a la Diputación una excavadora para llevarla a cabo. El ente provincial accedió, a cambio de que el consistorio pagase el combustible de la máquina.

La asociación que propuso la obra es el club de aeromodelismo Vuelo a Vela Fontefría. Su secretario, Julio Santasmarinas, rechazó las acusaciones, “tendenciosas y falsas” a su entender. “Se trataba de tapar una vaguada de 20 metros”, asegura, y niega que en la zona hubiese mámoas o turberas. “Es un desagüe de una laguna que anega un pastizal y se decidió entubarlo de acuerdo con los comuneros de Petán y As Achas [las comunidades de montes afectadas]”. Aduce además que el túmulo no es una mámoa sino los restos de un explanado realizado hace años. Cuando se le pregunta por qué intervino la Xunta, atribuye la parálisis de las obras al exceso de celo de un técnico.

Santasmarinas admite que el proyecto inicial iba más allá. “Como cuestión de futuro se contemplaba hacer una edificación para el servicio de los que ahí nos reuniésemos”, reconoce. Insiste en que esa propuesta está en suspenso y se lamenta de las trabas que afectan a una actividad minoritaria en una zona en la que ya planeaban tres campeonatos estatales. “Si fuese para un campo de fútbol no habría habido problema”, clama. Justo lo contrario de lo que entiende Asamblea do Suído: “Si no llegamos a denunciar, ya estaría hecha”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS