Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP quiso una voladura controlada de Emarsa que el PSPV desbarató

El socialista Ramón Marí pide que se investigue a la entidad de saneamiento de la Generalitat

“Esperamos que los fondos robados vuelvan a las arcas públicas”, afirma el alcalde de Albal

Ramón Marí, alcalde de Albal y portavoz socialista en el Emshi.
Ramón Marí, alcalde de Albal y portavoz socialista en el Emshi.

El escándalo de la Empresa Metropolitana de Aguas Residuales de Valencia (Emarsa), que el jueves llevó a la dimisión del que fuera su presidente, el alcalde de Manises y vicepresidente de la Diputación de Valencia, Enrique Crespo, ha llegado a ser investigado judicialmente porque los socialistas desbarataron el intento del PP de hacer una voladura controlada de la sociedad, en la que el juez Vicente Ríos ha detectado hasta ahora un saqueo de más de 25 millones de euros. Así lo entiende Ramón Marí, portavoz del PSPV-PSOE en la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi), de la que dependía Emarsa, que este viernes repasó el caso con un grupo de periodistas.

Los socialistas empezaron a reclamar en 2008 documentación del funcionamiento de Emarsa que les fue sistemáticamente negada, recordó Marí, que fue vicepresidente primero del consejo de la empresa, e intentaron llevar las irregularidades detectadas hasta el Tribunal de Cuentas, que rechazó su denuncia. En julio de 2010, tras un pleno en el que se acordó reequilibrar financieramente la empresa pública, seriamente deteriorada, Crespo convocó un consejo de administración urgente para liquidar la sociedad que gestionaba la depuradora de Pinedo. Los socialistas se opusieron a lo que Marí califica como un intento de “voladura controlada” de Emarsa auspiciada desde el Ayuntamiento de Valencia. El portavoz socialista en la Emshi y alcalde de Albal confesó su impresión de que la alcaldesa Rita Barberá propició ese intento de liquidación. La denuncia de las irregularidades a la fiscalía y la presión para que la Emshi, que presidía Crespo, denunciara el caso al juzgado llevaron a abrir una investigación judicial que todavía tiene mucho recorrido.

“Esperamos que los fondos robados vuelvan a las arcas públicas”, señaló este viernes Marí, quien hace responsable a Crespo de lo ocurrido en Emarsa por más que intente exculparse asegurando que no tenía conocimiento de cómo funcionaba la empresa. Y añadió que desde las Cortes Valencianas, donde está pendiente de constitución de una comisión de investigación sobre Emarsa, habrá que investigar también la gestión de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar), que depende de la Generalitat.

“El PP no ha sabido estar a la altura de las circunstancias”, comentó Marí, en cuya opinión “algunas personas por encima de Crespo tienen algo que esconder”. El portavoz socialista en la Emshi recordó que 50 trabajadores de Emarsa que han sido despedidos han acabado pagando las consecuencias de un saqueo en el que se han facturado trabajos no realizados o sobrevalorados.

“Aquí el que está trabajando, el que está peleando y el que se está gastando el dinero es el PSPV; los otros van a remolque de lo que nosotros estamos sacando”, señaló Marí, que resaltó el apoyo que su denuncia del saqueo de Emarsa ha encontrado desde el principio en la secretaria general del PSPV-PSOE en la provincia de Valencia, Carmen Martínez, y en el líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte. “Sin el partido socialista no estaríamos donde estamos”, afirmó Marí, que destacó la labor de la fiscal y el juez que llevan el caso Emarsa. Un caso en el que el PSPV-PSOE está personado como acusación popular.