Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El lanzamiento del picosatélite XaTcobeo comienza su cuenta atrás en la Guayana

Será enviado al espacio, con otros seis, el próximo día 13 en el vuelo inaugural del cohete europeo Vega

El picosatélite XaTcobeo, construido por la Universidade de Vigo según los estándares de la Agencia Espacial Europea (ESA), ya está ensamblado en el cohete Vega para ser lanzado al espacio el próximo día 13 desde la Guayana Francesa. Autoridades y representantes de los distintos organismos que participan en el proyecto coincidieron en señalar ayer su éxito: un “hito” y punto de partida para una futura industria aeroespacial gallega.

El XaTcobeo pertenece a un tipo de picosatélites, cubesats, cuya masa y dimensiones están están estandarizadas (cubos de 10 centrímetros de lado y peso máximo de un kilo) y cuyas misiones se pueden controlar desde estaciones de seguimiento universitarias o de radioaficionado. Tienen numerosas aplicaciones útiles para países emergentes.

También será inaugural el vuelo del lanzador Vega, que se une a la oferta de la ESA de los Arian y los Soyuz, ya constrastados por una dilatada experiencia. El Vega llevará siete picosatélites a bordo y el XaTcobeo será el primero en ser eyectado a su órbita. A partir de ese momento, trascurrirán unas dos semanas para identificarlo y comprobar su funcionamiento desde el campus vigués. El picosatélite tiene carácter de demostrador tecnológico, con dos cargas útiles: una radio software reconfigurable desde tierra y un medidor de radiación, a lo que se añade un mecanismo experimental de despliegue de paneles solares.

El investigador principal del proyecto, Fernando Aguado, destacó las numerosas pruebas a las que ya ha sido sometido el XaTcobeo —en Vigo, Holanda y la Guayana—, en cuya construcción han colaborado ocho grupos de investigación, con 60 estudiantes. El proyecto, según el rector de la universidad, Salustiano Mato, ganó primero la confianza de ESA e INTA (Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial) y ha permitido crear una nueva línea estratégica de investigación universitaria de la que se esperan, en alianza con la industria, grandes resultados. En esas expectativas coincidieron los representantes de ESA, INTA y Xunta, con Vigo convertido en epígono de Houston.

Más información