Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre "tocará las normas urbanísticas que haya que tocar" para lograr el casino

La consejera de Justicia compara el proyecto con Disneyland París y Port Aventura

"Las líneas rojas se van a respetar", asegura Ana Botella

La alcaldesa añade que solo el liderazgo del Gobierno "haría que el Ayuntamiento entrara"

Después de que el Gobierno regional renegara la semana pasada de la idea lanzada por Esperanza Aguirre de crear una "isla" fiscal y legal para conseguir que se instale en Madrid el complejo de juego, ocio y congresos Eurovegas, la consejera madrileña de Presidencia y Justicia, Regina Plañiol, ha afirmado que se "tocarán las normas urbanísticas que haya que tocar" con el fin de que se quede  en la región.

En una entrevista esta mañana en el programa El Círculo a primera hora de Telemadrid, Plañiol ha señalado que la principal preocupación del Gobierno regional es "dinamizar la economía y el empleo", por lo que "todo aquel proyecto que pueda suponer creación de empleo va a tener un estudio". El objetivo último es lograr que el proyecto recale en Madrid porque generaría "200.000 empleos directos e indirectos". "Si podemos traer a Madrid un proyecto que cree 200.000 empleos hay que estudiarlo. Merece la poena que lo estudie el Gobierno de Madrid y el respaldo de todos los madrileños", ha defendido la consejera.

Plañiol, que ha definido el proyecto como la "creación de ciudad dedicada al ocio de una envergadura que impresiona", ha anunciado que se le dará una respuesta "individual" porque los "proyectos excepcionales, individuales y únicos" requieren una "respuesta individual". La consejera ha comparado el megacasino con parques de ocio como Disneyland París o el de Port Aventura y ha asegurado que cuenta con el "respaldo inicial" de la Administración del Estado, de los ayuntamientos afectados -además de la capital, se estudia Alcorcón como sede- y del Ejecutivo autonómico, a pesar de que tanto el Ayuntamiento de la capital como el Gobierno central consideran inviables las exigencias del magnate estadounidense Sheldon Adelson. "Habrá que tocar algunas leyes, por ejemplo urbanísticas", ha admitido la consejera.

Por su parte, Ana Botella ha dejado el asunto en manos del Gobierno, informa Bruno G. Gallo. "Solo el liderazgo del Gobierno de la nación, en el caso de que decida acometer este proyecto, y un acuerdo de las tres administraciones haría que nosotros entráramos", ha declarado durante el pleno celebrado esta mañana en respuesta a una pregunta de Ángel Pérez. El portavoz de IU se ha referido a Adelson como "feriante americano" y a su proyecto como una "aventura" que responde a un "modelo de baja calidad".

Eso sí, Botella ha hecho hincapié en que "las líneas rojas se van a respetar". "Estoy de acuerdo en que muchas de esas cuestiones no son asumibles", ha coincidido con el juicio de Pérez sobre el pliego de exigenciasplanteado por Adelson, que incluye ayudas e inversiones de las administraciones españolas y amplias reformas legales. "Debemos tener máxima prudencia y máximo consenso. Lo estará estudiando el Gobierno de la nación, máxima prudencia con cuestiones que pueden no ser nunca realidad", ha pedido la alcaldesa.

Más información