La crisis destruyó 179 empleos al día durante la parálisis del Consell

La desocupación se incrementó un 11,3% y la tasa se sitúa en el 25,45%, 2,6 puntos más que la media española, según la EPA

2011 fue un año difícil para la Comunidad Valenciana. La crisis aceleró e intensificó sus efectos sobre el tejido productivo y el empleo, mientras otra crisis de carácter político mantenía paralizado el Consell por la imputación del que fue su presidente, Francisco Camps, en un caso de cohecho impropio en el que un jurado popular lo acaba de declarar no culpable por un voto.

La parálisis del Gobierno valenciano en esta delicada situación económica, con la mayoría de sus miembros desorientados y consagrados a la defensa de Camps, fue una de las grandes preocupaciones de los principales empresarios, que en varias ocasiones denunciaron que el Consell no estaba tomando las decisiones que correspondía ante la crisis.

Los impagos del Consell a

Camps fue forzado a dimitir por su partido en el mes de julio y su sucesor, Alberto Fabra, empezó a tomar medidas el primer día de 2012. Mientras tanto, el deterioro del empleo no encontró muchas resistencias en forma de iniciativa política. Es más, los impagos del Consell a los proveedores se convirtieron en un acelerante, ya que muchas empresas se vieron obligadas a prescindir de trabajadores ante el estrangulamiento. En este período, el número de parados creció en 65.400 personas (un 11,36% más), alcanzando a 641.300 valencianos, con una tasa del 25,45% (la media española es del 22,85%). Es decir, cada día se destruyeron 179 puestos de trabajo y uno de cada cuatro valencianos está en el paro.

Por provincias, Castellón, que hace apenas unos años había logrado cifras de pleno empleo, alcanzó la tasa más alta (26,65%, casi cuatro puntos por encima de la media) con 79.400 parados, el triple de los que tenía en 2008 al principio de la crisis. La tasa de Alicante se sitúa 3,62 puntos por encima del promedio (26,24%), con 242.000 parados, 14.100 más que el año anterior (un 6,19% más). Valencia acumula casi la mitad de parados de la Comunidad Valenciana: 319.900, aunque con una tasa inferior a las otras dos provincias (24,46%).

La tasa de Alicante se sitúa 3,62
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Encuesta de Población Activa (EPA), revela que en el cuarto trimestre de 2011 hubo 24.000 personas que perdieron su puesto de trabajo. Ese incremento fue más feroz en la provincia de Alicante, con 29.600 nuevos desempleados, frente a los 400 de Castellón y la excepción de Valencia, que redujo el desempleo en 6.000 personas.

Por sectores, solo la agricultura y la construcción recortan el desempleo en 9.800 y 6.200 personas respectivamente. Por el contrario, la industria, que ocupa a 318.000 personas, perdió 8.200 empleos, mientras que en el sector de los servicios, que proporcionan 1.351.000 puestos de trabajo, se destruyeron 7.100. El colectivo sin empleo anterior incrementó en 24.800 el número de parados.

El colectivo de valencianos

Los parados de larga duración también han visto crecer en 2011 sus porcentajes. 357.500 valencianos llevan más de un año buscando trabajo sin éxito y suponen el 55,75% de los desempleados (en 2010 eran el 49,49%). También crece el número de hogares en los que no trabaja ninguno de sus miembros, hasta afectar al 13,47% de las familias valencianas (1,36 puntos por encima del promedio nacional). Además, la tasa de cobertura de prestaciones por desempleo ha caído seis puntos y medio respecto al año anterior, llegando al 56,81%.

Por edades, el colectivo de valencianos sin trabajo más numeroso es el que tiene entre 25 y 44 años (364.500). En esta franja hay 28.800 parados más que un año antes. Le siguen los que tienen 45 años o más (169.300), con un aumento de 28.500, un 20,26% más que en 2010, siendo este el mayor porcentaje. En este año, 8.100 valencianos entre 16 y 24 años (un 8,2%) han sufrido también el zarpazo del paro, engrosando un colectivo que engloba a 107.600 personas.

La previsión del Consell en 2010, en contra de la opinión de los expertos, era que en 2011 se crearía empleo neto con un incremento de la economía del 1,2%. No ha sido así. Además, la agonía financiera de la Generalitat, agravada por la deuda de 2.500 millones de euros a los proveedores, ha empeorado el escenario.

El tijeretazo anunciado por el presidente del Consell el día de Año Nuevo, en que se ha previsto un recorte de 1.057 millones, con la posibilidad de despedir al 25% de los interinos y aplicar expedientes de regulación de empleo en empresas públicas, como Ràdio Televisió Valenciana, ensombrece todavía más el horizonte de 2012 y ahonda la previsión del desempleo.

Como preludio, el pasado jueves, decenas de miles de personas (200.000, según los sindicatos convocantes) salieron a las calles de Alicante, Castellón y Valencia para protestar contra las medidas de recorte sobre los servicios públicos y los sueldos de los funcionarios, así como el aumento de la presión fiscal y la subida del precio de la gasolina.

Los entresijos de la EPA

La tasa más alta. La provincia de Castellón, que hace unos años logró el pleno empleo gracias al auge de la construcción, tiene el mayor porcentaje de parados (26,65%), casi cuatro puntos por encima de la media nacional. El desempleo alcanza a 79.400 personas.

Datos positivos. La provincia de Valencia, que acumula casi la mitad de parados de la Comunidad Valenciana (319.900), redujo el desempleo en el cuarto trimestre de 2011 en 6.000 personas.

Uno de cada cuatro. El paro alcanzó en 2012 a 641.300 valencianos, 65.400 más que el ejercicio anterior, con una tasa del 25,45% (la media española es del 22,85%). En total, uno de cada cuatro valencianos no tiene trabajo.

Repuntes. Solo la agricultura y la construcción consiguieron recortar el desempleo con 9.800 y 6.200 personas, respectivamente. Por el contrario, en la industria y los servicios se destruyeron 8.200 y 7.100 puestos de trabajo. El colectivo sin empleo elevó el número de parados hasta 24.800.

La peor edad. El colectivo de valencianos más afectados por el desempleo es el que tiene entre 25 y 44 años. Hay 28.500 parados más que hace un año y suman 364.500, más de la mitad de los desempleados de la Comunidad Valenciana. El peor porcentaje, en cambio, es para aquellos que tienen 45 años o más, que han aumentado en 28.500 (un 20,26%), hasta alcanzar los 169.300.

Más hogares sin empleo. El número de hogares en los que no trabaja ninguno de sus miembros ascendió al 13,47% (1,36 puntos por encima del promedio nacional).

Mal cálculo. La previsión del Consell para 2011, en contra de la opinión de los expertos, era que se crearía empleo neto con un incremento de la economía del 1,2% .

Sobre la firma

Miquel Alberola

Forma parte de la redacción de EL PAÍS desde 1995, en la que, entre otros cometidos, ha sido corresponsal en el Congreso de los Diputados, el Senado y la Casa del Rey en los años de congestión institucional y moción de censura. Fue delegado del periódico en la Comunidad Valenciana y, antes, subdirector del semanario El Temps.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS