Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior corrige sus cuentas y destina medio millón a ayudas para maltratadas

Sirven para que víctimas de la violencia de género no dependan económicamente de su agresor y puedan alejarse de él

El Departamento de Interior corrigió ayer sus propios presupuestos para el presente ejercicio incrementando hasta los 542.000 euros la cuantía destinada a ayudas para víctimas de la violencia machista. La orden fue publicada ayer en el Boletín Oficial del País Vasco, con fecha del pasado 23 de diciembre.

 El Departamento terminó dando marcha atrás después de que EL PAÍS publicara que tenía previsto rebajar las partidas destinadas a las víctimas de la violencia machista. La consejería dirigida por Rodolfo Ares terminó inyectando unos 200.000 euros más para elevar el total destinado a atender a las mujeres maltratadas en un 6% con respeto al anterior ejercicio.

Se trata de unas ayudas económicas que sirven para que mujeres víctimas de la violencia de género no dependan económicamente de su agresor y puedan alejarse de él. La dotación inicial se quedaba 342.000 euros —frente a los 380.000 del ejercicio 2010—.

Fue el propio Ares quien aseguró que se iba a enmendar esa partida para incrementarle fondos hasta hacerla crecer un 6% respecto a la de este año. El Departamento, que ha creado una Dirección de Atención a Víctimas de Violencia de Género, mantiene una pugna interna con el Instituto Vasco de la Mujer, Emakunde, por hacerse con todas las competencias en la materia. El proyecto de presupuestos de Interior para 2012 se quedó en un total de 658,8 millones de euros, un 6,7% menos que el año anterior.

Dos detenidos

Por otro lado, la Ertzaintza detuvo el pasado domingo a dos hombres que, supuestamente, realizaron tocamientos de carácter sexual a dos mujeres en Irún y Amorebieta, según informó ayer el Departamento de Interior. El primer suceso tuvo lugar el pasado 9 de enero en Irún, cuando una mujer fue abordada por un desconocido que le tocó los pechos. La víctima le dio un empujón y consiguió entrar en el portal dejando fuera al agresor. Las investigaciones iniciadas por la Ertzaintza a raíz de la denuncia de la mujer permitieron localizar y detener al sospechoso, de 37 años.

El otro incidente ocurrió sobre las cinco y media de la mañana del domingo en Amorebieta: un joven de 29 años, en el interior de un pub, se abalanzó sobre una chica y le realizó diversos tocamientos. El detenido pasó ayer mismo a disposición judicial.