Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tibidabo tendrá una nueva noria

Trias gastará 1,1 millones en una nueva atracción para el parque, que será privatizado

La actual noria del Tibidabo.
La actual noria del Tibidabo.

Invertir en el Tibidabo y así hacerlo más atractivo para un posible gestor privado: esta es la fórmula que ayer esbozó el presidente del parque, el concejal Joan Puigdollers (CiU), tras anunciar la compra de una nueva noria. La estructura costará 650.000 euros, y la adecuación del terreno, 500.000. La idea es que empiece a funcionar a principios de 2013. La oposición, menos el PP —que prefirió no comentar la decisión y es partidario de la privatización total—, volvió a rechazar la posibilidad de privatizar el parque o su administración.

La noria, cuyo diseño saldrá a concurso próximamente, tendrá unos 19 metros de diámetro y 20 cestas. Se calcula que prestará servicio a unas 500 personas por hora. La atracción sustituirá al Panoràmic, que se desmontó hace un año.

La doctrina del gobierno encabezado por Xavier Trias (CiU) es que la que la titularidad del parque debe seguir siendo pública y el futuro operador tendría que respetar el carácter de parque familiar y mantener la plantilla de trabajadores. Sin embargo, antes de buscar a un interesado, la empresa debe ser saneada, pues tiene una deuda de 12 millones de euros. Además, desde el accidente mortal del Péndulo, hace dos años, el parque ha perdido visitantes. En 2002, cuando el Ayuntamiento lo adquirió, recibió 407.000 visitas. Esta cifra fue subiendo, de la mano de inversiones, y en 2009 se llegó al techo de 617.000. Sin embargo, tras la tragedia, que causó la muerte de una menor y tres heridos, bajó a 400.000.

Puigdollers explicó que el objetivo del Ayuntamiento es llegar a las 600.000 visitas durante este mandato. Aunque a principios de este aseguró que no habría más inversiones en el Tibidabo, la rectificación la motiva “una demanda muy clara de los usuarios”, y que hay algo de dinero en la caja.

Los socialistas recibieron con agrado la noticia. “Este es el primer síntoma de que Trias cree en el parque”, explicó la concejal socialista Sara Jaurrieta. Por su parte, Jordi Portabella (Unitat x Barcelona) pidió que se garantice la continuidad de la explotación pública del parque tras la inversión. La ecosocialista Isabel Rivas aseguró que “cualquier iniciativa que tenga como objetivo hacer rentable el parque para después transferirlo equivale a entregar fondos públicos a un privado”.