La orquesta de la JMJ será el grupo de cámara del Arzobispado de Madrid

El ensemble de voluntarios de los fastos de la visita del Papa toca en la misa de Colón Será una orquesta joven gestionada por una fundación eclesiástica

Escenario de la Fiesta de las Familias en Colón durante su montaje.
Escenario de la Fiesta de las Familias en Colón durante su montaje.EFE

Recibieron y acompañaron al Papa Benedicto XVI en los actos de la Jornada Mundial de la Juventud el pasado agosto, y han vuelto para amenizar la Fiesta de las Familias, que se ha celebrado en la plaza de Colón. La orquesta y el coro, fundados para la JMJ y formados íntegramente por voluntarios, buscaban desde septiembre una manera de reconvertirse, si quedarse como una de las orquestas jóvenes de la ciudad o pasar a formar parte de los actos del Arzobispado de Madrid.

"Hemos peleado contra viento y marea para poder seguir con nuestra actividad. El futuro es todavía incierto, pero el Arzobispado está dando pasos para que seamos su coro y orquesta", explica el director del conjunto, Borja Quintas. La orquesta y el coro, que pueden llegar a sumar casi 300 personas en algunas actuaciones, están formado solo por voluntarios que, según Quintas, "ponen a disposición de la Iglesia su talento".

Ya habían hecho conciertos después de la despedida del Papa. Se encargaron de poner banda sonora a la misa de acción de gracias que se hizo en la catedral de la Almudena tras la marcha de Benedicto XVI y el 12 de diciembre dieron un recital en el Teatro de la Zarzuela en el que interpretaron el Oratorio de Navidad, una suite compuesta por sus músicos de cabecera: Carlos Criado y Kuzma Bodrov. Entonces cobraron entrada: la orquesta y el coro no tienen financiación de Rouco Varela, y necesitan mantenerse. Pero eso podría cambiar en los próximos meses.

"Hemos abierto una asociación de amigos para recaudar fondos y que nos hagan donaciones. También buscaremos patrocinio privado y, aunque entiendo que no somos la primera prioridad para el Arzobispado, sé que tienen intención de ayudarnos en todo lo que pueda", explica Quintas. En el caso de la formación, punto fuerte de las orquestas que integran a jóvenes -en esta van de los 15 a los 21 años, en el coro de 8 a 60-, también necesitan financiación para afrontarlo, por eso su director admite que pretenden convertirse en "una fundación eclesiástica".

Buscan interpretar una "música asequible para el público pero de calidad", por lo que recurren a sus propios compositores, aunque dejan espacio a obras de repertorio, como las piezas de Chaikovski que interpretaron en el Teatro de la Zarzuela. Hoy han interpretado la Misa JMJ, que ya sonó en el aeródromo de Cuatro Vientos en agosto (Kyrie, Gloria, Sanctus y Agnus Dei) y algunos movimientos del Oratorio de Navidad (Natividad, Adoración y Anunciación). Lo que no se les puede negar es que es un éxito: "Del concierto de la Zarzuela a la misa de mañana [por hoy], hay 35 músicos que son nuevos. Y en la primera convocatoria de las audiciones recibimos más de 700 solicitudes".

Los jóvenes quedaron sin cometido una vez terminado aquello para lo que fueron reunidos. Ahora solo queda ver si los integrantes siguen formando parte de la formación y se reconvierten. El conjunto deja una puerta abierta a posibles transformaciones en el futuro pero, al modelo de otros grupos de este estilo, los componentes se van renovando con el tiempo, normalmente a través de audiciones anuales. Lo que les queda a todos es lo vivido y la formación recibida. Si siguen en lo que les gusta, quizá vuelvan a encontrarse.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS