Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Meco y cinco antiguos concejales, imputados por dos delitos

Los ediles actuaron supuestamente contra la ordenación del territorio

Vista panorámica de Meco, con la iglesia al fondo.
Vista panorámica de Meco, con la iglesia al fondo.

El alcalde de Meco, Pedro Luis Sanz Carlavilla (PP), y cinco de los nueve concejales populares de la anterior corporación municipal deberán declarar como imputados el próximo 9 de enero como presuntos autores de los delitos de desobediencia y contra la ordenación del territorio. El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Alcalá de Henares ha decidido tomarles declaración como imputados después de que la fiscalía presentara una denuncia por aprobar la construcción de un restaurante en una zona verde. Pero, además, la falta de colaboración del equipo de gobierno con la investigación ha determinado al magistrado a incluir entre los delitos que imputa a los ediles el de desobediencia. Este es el motivo por el cual el juez añade en el auto del pasado 30 de noviembre un párrafo con la advertencia de que, si no comparecen los imputados, la orden de citación podrá convertirse en “orden de detención”.

El regidor asegura que las actuaciones en El Verdoso están dentro

de la ley

El regidor de Meco, preguntado por este periódico, aseguró estar muy tranquilo, resaltando que todas las actuaciones realizadas en La Alameda de El Verdoso están contempladas en la ley: “No es verdad que en una zona verde no se pueda construir nada, sino que las normas subsidiarias y el Plan General prevén la posibilidad de edificar un restaurante en la misma zona en la que había un chiringuito. En este parque se pueden llegar a construir 100 metros cuadrados o hasta el 7,5% de todo el terreno, que serían unos 280 metros. Yo, que soy de Meco de toda la vida, siempre he visto ahí un chiringuito”, aseguró Sanz Carlavilla, quien desconocía, según dijo, que el juez le hubiera citado a declarar por el delito de desobediencia: “No sabía nada de eso. Y me extraña, ya que nosotros hemos remitido todos los expedientes, incluido el informe de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid”.

La explicación del primer edil de la superficie de la edificación contrasta con el proyecto presentado inicialmente por el Consistorio. En una nota de prensa explicaba que la remodelación abarcaba unos 3.000 metros cuadrados, de los que 900 se correspondían con la terraza, que iba a albergar un servicio de hostelería durante todo el año. El resto correspondían a la extensión del parque, donde los vecinos podrían emplear su tiempo de ocio y recreo, según informó la edil popular e imputada Beatriz Palomo.

La previsión inicial era construir un edificio con porche acristalado, almacén, aseos y vestuarios, al mismo tiempo que se plantaban nuevos árboles, instalando una pérgola. Además estaba previsto recuperar e integrar en el espacio el antiguo lavadero o fuente. Pero según asegura ahora el alcalde, casi nada de eso se hizo, al mismo tiempo que el restaurante es mucho más pequeño que los 900 metros cuadrados del proyecto.

Además de Sanz Carlavilla, los otros imputados son los ediles que formaron parte de la junta de gobierno local celebrada el 8 de enero de 2008 en la que se aprobó el proyecto denominado “nueva terraza y parque de El Verdoso de Meco”. Los concejales que han sido citados son Beatriz Palomo Rodríguez, Francisco Javier Moreno Carlavilla, María Isabel de Lucas Hidalgo, Víctor García Salvador y Francisco Javier Llorente Guillén.

El fiscal inició su investigación tras recibir la denuncia de un particular que informaba de las presuntas irregularidades cometidas con la construcción de un restaurante en la zona verde conocida como La Alameda o parque de El Verdoso. Según esta información, el edificio que acoge el nuevo restaurante supera con creces la superficie permitida en la zona, al mismo tiempo que se encuentra en el entorno de la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, declarada Bien de Interés Cultural (BIC) por la Comunidad de Madrid. Y la misma denuncia destaca que la Dirección General de Patrimonio no hizo ningún informe. Por su parte, el regidor de Meco asegura que la documentación remitida al juzgado incluye el informe de Patrimonio: “Únicamente aseguraba que debíamos preservar una fuente, y que si la tocábamos tendríamos que hacer un informe. También nos decían que debíamos cambiar la orientación de unos paneles. Y les hemos hecho caso, porque el restaurante está muy alejado de la fuente y los paneles los hemos cambiado”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram