Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal acusa a Emilio Cuatrecasas de defraudar 3,5 millones a Hacienda

El jefe del bufete de abogados barcelonés incluyó gastos domésticos como empresariales

La Fiscalía de Barcelona se ha querellado contra Emilio Cuatrecasas Figueras, presidente ejecutivo del bufete barcelonés Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, por 10 presuntos delitos contra la hacienda pública. La querella, que ya ha sido remitida al juzgado de guardia de Barcelona, asegura que Cuatrecasas desarrolló “un sofisticado artificio negocial” para eludir el pago de impuestos al fisco. Según el relato del fiscal coordinador de delitos económicos, Francisco Bañeres, el letrado y experto en asesoría fiscal habría eludido el pago de 3,5 millones de euros en impuestos.

Cuatrecasas incluyó como gastos ligados a la actividad empresarial lo que el fiscal considera que, en realidad, eran gastos domésticos, como viviendas particulares y un barco, entre otros. Al contabilizar esos gastos como propios de una empresa, sostiene el fiscal, evitó la tributación en su propio IRPF. El abogado logró, además, evitar la tributación por el impuesto de sociedades mediante una compleja trama empresarial.

Entre 2006 y 2008, Cuatrecasas defraudó, supuestamente, la cantidad total de 3,5 millones. La mayor parte de esa cifra (1,7 millones) corresponde al impuesto sobre el patrimonio, mientras que el resto se reparte entre el IRPF, el IVA y el impuesto de sociedades de Emesa S. L. Según el fiscal, Cuatrecasas “regía los destinos” de esa empresa, aunque no pertenecía al abogado de forma directa, sino “a través de una doble superposición de sociedades”. Esas dos empresas superpuestas (una suiza y otra española) “no realizaron actividad económica de ninguna clase”, afirma Bañeres.

“Desde sus amplios conocimientos de la normativa fiscal”, recuerda el fiscal, el abogado urdió una compleja trama, de forma que Emesa fue usada por él para incluir “todos los bienes de uso y disfrute exclusivamente personal”. Emesa hizo frente a esos gastos que nada tenían que ver con su actividad. 

La querella también se dirige, como “partícipe a título lucrativo”, contra la entonces esposa de Cuatrecasas, Mercedes Barceló. Según el fiscal, no hay indicios para afirmar que Barceló participase en el fraude; ni siquiera de que fuese consciente de él. La mujer, sin embargo, fue beneficiada en el impuesto sobre el patrimonio de 2006 por una cuota que supera los 142.821 euros.

El bufete no ha ofrecido por el momento, pese a las llamadas de EL PAÍS, su versión de los hechos.