De cómo los Borbones mejoraron su tren de vida

En este corrosivo documental escénico dirigido por Beatriz Jaén, Joan Yago establece un paralelismo entre la construcción de la Monarquía parlamentaria y el desarrollo de la red ferroviaria hispana y entre lo que aconteció a la familia de Isabel II y lo que acontece a la de su tataranieto

Paloma Córdoba y Esther Isla en 'Breve historia del ferrocarril español'.
Paloma Córdoba y Esther Isla en 'Breve historia del ferrocarril español'.luz soria

La acción de reinar sin gobernar, ¿deja demasiado tiempo ocioso a los monarcas constitucionales? En el corrosivo documental escénico Breve historia del ferrocarril español, estrenado en el Teatro María Guerrero de Madrid, Joan Yago pasa revista a los años en los que se fraguaron la Monarquía parlamentaria y la red ferroviaria hispana, cuyo trazo abigarrado obedece en buena medida a intereses económicos de los que fueron partícipes María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, viuda de Fernando VII, y su hija Isabel II. Bajo un título que oculta el verdadero asunto de su espectáculo, el autor barcelonés de 35 años escudriña el comportamiento de ambas monarcas, que utilizaron su influencia para obtener jugosas ventajas financieras. Poco a poco, Yago va estableciendo analogías entre aquel tiempo y el nuestro, entre lo que aconteció a la familia de Isabel II y lo que acontece a la de Felipe VI, sin abandonar nunca el relato de las concesiones especulativas vinculadas al desarrollo del tren en España.

Beatriz Jaén, directora de la función, ha dividido el extenso relato original entre dos actrices proteicas, Esther Isla y Paloma Córdoba, que lo desgranan por menudo, con mucho salero: ora son narradoras, ora son intérpretes felices de cualquier personaje que se les ponga por medio. “No existe en España un solo negocio industrial en el que la reina madre o su esposo no tomen parte”, dice una de ellas citando un comunicado del embajador de Francia en la España isabelina, que se parece como un gemelo a otro a este escrito actual del consejero comercial de EE UU en Marruecos, desvelado por Wikileaks en 2010 y publicado en EL PAÍS: “La influencia y los intereses comerciales del rey [Mohamed VI]” son palpables “en cada gran proyecto inmobiliario” marroquí.

El relato de las actrices sobre el porqué del trazado zigzagueante de algunas líneas ferroviarias que en el siglo XIX gozaron de una subvención fija por kilómetro construido (a mayor longitud, mayor beneficio empresarial) podría aplicarse con matices a lo sucedido con la construcción de una estación del AVE Madrid-Barcelona en un páramo de Guadalajara donde Micaela Valdés Ozores, tía política de Esperanza Aguirre, tenía a través de una sociedad 3,4 millones de metros cuadrados, cuya pronta recalificación le proporcionó pingües beneficios. En sus primeros compases la función se anuncia algo discursiva, pero pronto resulta magnética y en el tercer acto pega un subidón (cuando los acontecimientos del siglo XIX dejan paso franco a la actualidad del XXI). Córdoba interpreta con mucha chispa a la reina zangolotina y patrimonialista mientras que Esther Isla está sembrada en su caricaturización del sinuoso Marqués de Salamanca y en su detallado retrato de Corinna Larsen, la amante de Juan Carlos I. Entre ambas actrices y la directora dotan de acción dramática a un texto prácticamente carente de ella pero didáctico, sarcástico y revelador. Por contenido y forma, Breve historia del ferrocarril español habría agotado ya las entradas para todas las representaciones de haberse estrenado con un título menos críptico: este está desorientando a su público potencial.

Breve historia del ferrocarril español’. Texto. Joan Yago. Dirección: Beatriz Jaén. Madrid. Teatro María Guerrero, hasta el 13 de noviembre.

Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Javier Vallejo

Crítico teatral de EL PAÍS. Escribió sobre artes escénicas en Tentaciones y EP3. Antes fue redactor de 'El Independiente' y 'El Público', donde ejerció la crítica teatral. Es licenciado en Psicología, en Interpretación por la RESAD y premio Paco Rabal de Periodismo Cultural. Ha comisariado para La Casa Encendida el ciclo ‘Mujeres a Pie de Guerra’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS