Bleda y Rosa: dos fotógrafos en el lugar donde se cruzan el tiempo y el territorio

El centro KBr presenta una retrospectiva que reúne la totalidad de la obra del dúo artístico, un recorrido por distintos paisajes y arquitecturas donde el tiempo vivido se entrelaza con el histórico para ahondar en la memoria

'Accidente topográfico I', 1993. Perteneciente a la serie 'Campos de fútbol'.
'Accidente topográfico I', 1993. Perteneciente a la serie 'Campos de fútbol'.Bleda y Rosa

Han pasado ya treinta años desde que Bleda y Rosa (María Bleda, Castellón, 1969, y José María Rosa, Albacete, 1970) emprendieron su recorrido artístico, y con el fin de recuperar la memoria de su infancia, se dispusieron a fotografiar los campos de fútbol de distintas localidades periféricas levantinas. En aquellas silenciosas y sobrias tomas entrelazadas por la línea del horizonte, donde resuena el paso del tiempo, comenzaran a dar forma a una rigurosa e intensa investigación fotográfica. Una reflexión en torno a los vínculos que se articulan entre el paisaje, la memoria, la historia, y la arquitectura, que mereció el Premio Nacional de Fotografía en 2008. Su andadura recorre el territorio no solo para registrar las huellas del pasado sino para “visibilizar las memorias latentes, no especialmente visibles que nos permiten contemplar aquello que aún no hemos imaginado”, tal y como lo describe Marta Dahó comisaria de la retrospectiva, Bleda y Rosa, que le dedica el centro KBr de la Fundación Mapfre de Barcelona, en colaboración con el Museo ICO de Madrid.

Presentada en forma de videoinstalación, la exposición abarca la totalidad de la obra y permite evidenciar con algunos aspectos definitorios del trabajo de este dúo de artistas. “Pone en relieve cuestiones que de otra forma no veríamos, y genera otro ritmo de percepción que permite una nueva relectura de la obra”, indica la comisaria. “Una obra que parte del cuestionamiento del relato histórico como algo incontestable y unívoco, y abre la posibilidad a que el pasado pueda ser imaginado desde otro lugar”. Estructurado en series, el trabajo de este tándem de fotógrafos entronca con la tradición documental del medio fotográfico al tiempo que se nutre de las prácticas artísticas conceptuales. De ahí que el texto desempeñe un papel destacado en la obra; un guiño hacia donde conducir la mirada del espectador.

Babelia ha charlado con los autores y estos son sus comentarios sobre algunas de las fotografías que han marcado su trayectoria:

Accidente topográfico I, 1993. Perteneciente a la serie Campos de fútbol.

“Salíamos en coche, en busca de campos de fútbol similares a aquellos que recordábamos de nuestra infancia. Éramos jóvenes y comenzábamos a descubrir la geografía que nos rodeaba. Durante esa búsqueda encontramos la pared perimetrada de un campo de futbol y resultó más atractiva que la cancha en sí. De ahí este desvió en nuestro camino, esta toma frontal que mira a un elemento arquitectónico. Un recurso que utilizaremos más veces. Buscábamos días nublados, no solo por semejanza estética con algunos de los autores que formaban parte de nuestros referentes, sino porque el sol ofrece una lectura más confusa de la imagen. Se trata de la primera vez que incluimos una referencia textual insertada dentro de la imagen. Será el primer proyecto en el que vamos a conseguir dar forma a un lenguaje con el que nos sentimos cómodos, a partir del cual seguir construyendo. Siempre nos ha interesado reflexionar sobre cómo la imagen te lleva a un lugar, y el texto a otro. Nos interesa mucho el cruce que se produce entre lo fotografiado y lo que uno proyecta en su cabeza mientras lo observa”.

'Faldas del Pichincha', 24 de mayo de 1822. Quito, 2016. Perteneciente a la serie 'Campos de batalla'.
'Faldas del Pichincha', 24 de mayo de 1822. Quito, 2016. Perteneciente a la serie 'Campos de batalla'.Bleda y Rosa

Faldas del Pichincha, 24 de mayo de 1822. Quito, 2016. Perteneciente a la serie Campos de batalla.

“La idea de esta serie surgió después de ver una pintura conmemorativa de la Batalla de Almansa. En 1994 visitamos el lugar y allí tomamos la primera fotografía del proyecto. Muestra un paisaje desprovisto de todo elemento arquitectónico. Una imagen que se contrapone a la que hemos elegido en esta ocasión; la última fotografía de la serie, tomada a las faldas de una montaña en Quito, donde tuvo lugar otra batalla, y a lo largo de la cual se extiende una ciudad. Nuestras series se dilatan en el tiempo, de manera que sus componentes van variando, a medida que va cambiando nuestra forma de mirar y tratar el lugar. En este trabajo se introduce por primera vez la historia, un elemento cuyo tratamiento va ir evolucionando también dentro de la sociedad mientras progresa la serie. De forma que, cuando empezamos a fotografiar en España, apenas encontrábamos referenciados los lugares donde habían tenido lugar las contiendas, algo que si ocurría en Europa. Pero, a lo largo de estos últimos años, estos lugares se han memorializado y se han convertido en espacios que atraen a visitantes. En la imagen que mostramos, apenas se puede distinguir en la parte superior izquierda el lugar memorializado. Sin embargo, refleja cómo la vida continúa, cómo las casas se amontonan, unas al lado de otras. En esa montaña que un día fue un campo de batalla hoy se expande una ciudad. La fotografía contrasta con las primeras imágenes de la serie, donde el tiempo parece haberse detenido. En ella se funde la arquitectura y el paisaje”.

'Estancia I', Kerkouane, 2001. Perteneciente a la serie 'Estancias'.
'Estancia I', Kerkouane, 2001. Perteneciente a la serie 'Estancias'.Bleda y Rosa

Estancia I, Kerkouane, 2001. Perteneciente a la serie Estancias.

“En esta serie nos acercamos por primera vez al elemento arquitectónico de una manera directa, una figura que ya no vamos a abandonar. A partir de este momento empezaremos a mirar la ciudad a través de distintos ángulos, desde espacios mínimos dentro de la metrópoli. En este caso en concreto, desde una antigua vivienda palaciega, desde donde el pasado puede ser pensado partiendo de otra dimensión”.

'Cráneo 5'. Cueva Mayor, 2003. Perteneciente a la serie 'Origen'.
'Cráneo 5'. Cueva Mayor, 2003. Perteneciente a la serie 'Origen'.Bleda y Rosa

Cráneo 5, Cueva Mayor, 2003. Perteneciente a la serie Origen.

“La imagen fue tomada en Atapuerca, allí donde fue encontrado el cráneo fósil mejor conservado del mundo, clasificado como Homo heidelbergensis. Se trata de una de las primeras fotografías que tomamos de esta serie en curso, donde se muestra la cueva con toda la estructura que generan los arqueólogos para trabajar. Sintetiza muy bien aquello que intentamos poner en valor y tiene que ver con las capas de significado que encontramos en los lugares. En ella se hace muy patente el registro de las capas del tiempo”.

'Große Hamburger Straße', Berlín, 2005. Perteneciente a la serie 'Memoriales'.
'Große Hamburger Straße', Berlín, 2005. Perteneciente a la serie 'Memoriales'.Bleda y Rosa

Große Hamburger Straße, Berlín, 2005. Perteneciente a la serie Memoriales.

“La idea del memorial es algo a lo que regresamos de forma continua en nuestro trabajo, de ahí que recorrimos Berlín en busca de espacios en los que, de alguna manera, está depositada la memoria de la ciudad para contraponerlo con ese memorial desde donde se narra la historia. En el caso de este fragmento de ciudad resultan muy evidentes los restos de la Batalla de Berlín, así como la decisión de no tapar la huella que ha quedado insertada en el edificio. Se diferencia de otros lugares de la ciudad que han sido reconstruidos borrando las huellas de la historia”.

'Mercado'. Puerta del mercado de Mileto. Museo de Pérgamo, Berlín, 2021. Perteneciente a la serie 'Tipologías'.
'Mercado'. Puerta del mercado de Mileto. Museo de Pérgamo, Berlín, 2021. Perteneciente a la serie 'Tipologías'.Bleda y Rosa

Mercado. Puerta del mercado de Mileto. Museo de Pérgamo, Berlín, 2021 Perteneciente a la serie Tipologías.

“Se trata de una de las últimas fotografías que hemos tomado. Muestra un fragmento de la Puerta del mercado de Mileto, uno de los primeros monumentos históricos en ser trasladados de su lugar de origen a un museo, donde ha sido reconstruido. No estamos enseñando la totalidad del edificio, sino mostrando solo una parte de su arquitectura incitando al espectador a completar el resto a través de la memoria que conserva de él. No debemos olvidar que la invención del medio fotográfico ha contribuido en gran medida a la imagen que conservamos de la arquitectura del pasado. En esta ocasión utilizamos un texto más extendido que incluye una definición de cada una de las partes funcionales del edificio frente a esa imagen fraccionada, un fragmento de la historia preservado”.

'Cerro Blanco', Nasca, 2015. Perteneciente a la serie 'Prontuario. El Continente y El Viento'.
'Cerro Blanco', Nasca, 2015. Perteneciente a la serie 'Prontuario. El Continente y El Viento'.Bleda y Rosa

Cerro Blanco. Nasca, 2015. Perteneciente a la serie Prontuario. El Continente y El Viento.

“Con el tiempo y el desarrollo de los proyectos, la relación entre texto e imagen se ha ido modificando y ha ido creciendo. En este caso el texto ha alcanzado tanta presencia como imagen. Se trata de un proyecto en el que generamos un paseo por lugares que tienen que ver con las revoluciones atlánticas que se producen en el siglo XIX. La fotografía alude la conquista de las Indias, cuando se trata de imponer determinados valores morales. Aquí hablamos de la extirpación de la idolatría. En los textos que la acompañan se mantiene la grafología de la época, algo que nos permite hablar de forma temporal. Aluden a este cerro frecuentado por los indios para adorar a sus dioses”.

'Tesoro Quimbaya'. Museo Arqueológico Nacional, Madrid, 2016. Perteneciente a la serie 'Prontuario. El Continente y El Viento'.
'Tesoro Quimbaya'. Museo Arqueológico Nacional, Madrid, 2016. Perteneciente a la serie 'Prontuario. El Continente y El Viento'.Bleda y Rosa

Tesoro Quimbaya. Museo Arqueológico Nacional, Madrid, 2016. Perteneciente a la serie Prontuario. El Continente y El Viento.

“La fotografía reproduce una imagen de una de las piezas del tesoro precolombino, depositado en el museo y cedido, en 1893, a España por el gobierno colombiano, tras mediar en un asunto relacionado con las fronteras entre Colombia y Venezuela. Un gesto de generosidad cargado de polémica ya que se trata de un ajuar funerario descubierto en 1890. En la imagen aparece una fotografía documental perteneciente al archivo del museo junto a unos guantes y una carpeta. Nos interesó la idea del archivo y la relación que guarda con nuestra obra donde confluyen texto e imágenes para poder narrar y establecer un diálogo. Esta serie es una de las más complejas de nuestra trayectoria ya que intenta poner en relación diferentes elementos que forman parte de historia. Un ejercicio donde se evidencia cómo la historia está formada a través de fragmentos. Fragmentos de los que partimos no tanto para conformar otra narración de la historia sino para acercarnos a ella”.

Bleda y Rosa. Centro de Fotografía KBr. Barcelona. Hasta el 4 de septiembre.

Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS