‘La plenitud del vacío’, el amor en la vejez

Los poemas de Juan Antonio Masoliver Ródenas hablan con un tono sombrío por la certeza de la muerte sobre la complicidad carnal y emocional con la amada

El escritor Juan Antonio Masoliver Ródenas, en 2017 en su casa en El Masnou (Barcelona).
El escritor Juan Antonio Masoliver Ródenas, en 2017 en su casa en El Masnou (Barcelona).©Consuelo Bautista

Juan Antonio Masoliver Ródenas (Barcelona, 1939) es poeta de larga y sólida trayectoria pese a estar ausente de los recuentos generacionales al uso. De ello advirtió, hace más de dos décadas, Andrés Sánchez Robayna (“ni por edad ni por el carácter de su obra”, subrayó) en el prólogo a su Poesía reunida (1999). Conocido, ante todo, como ensayista y crítico de narrativa, aparte de su labor como catedrático de literatura española e hispanoamericana en la Westminster University de Londres, Masoliver Ródenas es coetáneo de los “senior” de la leva novísima. Sin embargo, su poesía, desde el principio, estuvo lejos del enfoque culturalista para acercarse más a la tradición asentada en poéticas más explícitas y vivenciales.

La plenitud del vacío, título que parece prolongar el de su poemario anterior, La negación de la luz (2017), es un libro que canta al amor en el umbral de la vejez: el amor sensual, la complicidad, carnal y emocional, con la amada, todo ello teñido con el tono sombrío que aporta la certeza de la muerte, algo de lo que el poeta solo se salva en la memoria de la felicidad y en el miedo a su extinción: “Y ahora soy el viejo / que busca en las ventanas / las tetas perdidas para siempre”.

La lucidez tiene en la ironía un punto de crueldad, de autocastigo, una mezcla de fervor y descreimiento hacia el propio poema

Es la de Masoliver Ródenas una poesía de palabra austera y precisa, contundente, en la que, sin embargo, asoman la ternura, la debilidad, el estremecimiento ante las verdades (quizá las únicas verdades) de la vida: la amistad, el sexo, los vínculos familiares (el padre y la madre muertos), la decrepitud, las pérdidas. La lucidez tiene en la ironía un punto de crueldad, de autocastigo, una mezcla de fervor y descreimiento hacia el propio poema como vía de perduración (“Hoy he escrito un poema / y lo he borrado / para no dejar testimonio / del dolor que pesa / sobre cada uno de nosotros”).

Más allá de ese hilo conductor, que recorre su poesía desde sus primeros libros, La plenitud del vacío tiene paradas emocionantes en la memoria. La casa de Badía, las calles de Masnou, el mar de Altea, la playa de Ocata… Y sutiles homenajes, fervorosas muestras de amistad, a quienes, al menos en parte, dieron sentido a la existencia: de Gimferrer a Pitol, de Sánchez Robayna a Marti de Riquer, entre otros. Un poeta al margen que araña, con tierna amargura, en la centralidad de la vida.

portada 'La plenitud del vacío', JUAN ANTONIO MASOLIVER RÓDENAS. EDITORIAL ACANTILADO

La plenitud del vacío 

Autor: Juan Antonio Masoliver Ródenas.


Editorial: Acantilado, 2022.


Formato: tapa blanda (141 páginas. 14 euros).


Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS