Guillermo Solana: “Karl Marx transformó mi visión del mundo”

El director artístico del Museo Thyssen ha comisariado una de las exposiciones del año, ‘La máquina Magritte’

El director artístico del Museo Thyssen, Guillermo Solana.
El director artístico del Museo Thyssen, Guillermo Solana.

Doctor en filosofía, profesor de estética y crítico de arte, Guillermo Solana (Madrid, 1960) dejó atrás esas calificaciones en 2005 para asumir la dirección artística del Museo Thyssen-Bornemisza. Suyo es el comisariado de una de las exposiciones del año, La máquina Magritte, abierta hasta el 30 de enero de 2022.

¿Queda algo por conocer de un artista de fama universal como Magritte?

Claro. Para este mes de noviembre está anunciada la publicación de una nueva biografía de Magritte escrita por Alex Danchev, un autor excelente que falleció en 2016. Espero aprender muchas cosas de ese libro.

¿Por qué el arte contemporáneo genera rechazo y a la vez llena museos?

Es fácil de contestar: no son las mismas personas quienes lo rechazan en bloque y quienes acuden a sus exposiciones.

¿Qué lecciones ha dejado la pandemia sobre la organización de exposiciones?

Dos grandes lecciones: la solidaridad entre los museos de todo el mundo y la fidelidad de nuestro público español y especialmente madrileño, que nunca ha dejado de venir, a pesar de las dificultades.

Se preveía el fin de las exposiciones multitudinarias. ¿Ha venido Magritte a desmentirlo?

Seguramente terminarán desapareciendo, pero no tan deprisa como se ha dicho… Espero que duren por lo menos hasta que me jubile.

¿Qué distancia separa el trabajo del comisario del de director artístico de un museo?

El director artístico programa, supervisa los proyectos y asegura los medios para su ejecución; el comisario es el autor intelectual de una exposición.

Con obras que se expanden en el tiempo y en la geografía, ¿qué clave define la personalidad del museo Thyssen?

Precisamente eso, que contiene un muestrario esencial de la historia del arte en Europa y América, desde el Renacimiento hasta el Pop Art, que se puede recorrer en una hora y media.

¿Qué le atraía del mundo del arte antes de ser profesional?

Me gustaba dibujar y me fascinaba la pintura, sobre todo lo que venía después del impresionismo.

¿Es necesario conocer la historia del arte para poder entender una obra?

La historia del arte puede ayudar mucho. Pero hay maneras de comprender el arte que no pasan por la historia. Y se puede amar una obra de arte sin entenderla. A mí me sucede con la música.

¿Hay alguna obra de arte indeseable?

Muchas, casi innumerables. Algunas por razones estéticas, otras por razones políticas o morales.

¿Qué artista poco conocido en nuestro país recomendaría?

Thomas Demand es conocido en España, pero merece serlo más. Lo descubrimos hace tiempo gracias a las exposiciones de Helga de Alvear. Y ahora mismo se puede ver en el Centro Botín de Santander una espléndida antológica de su obra.

¿Qué libro ha transformado su visión del mundo?

Cuando era joven, los textos de Karl Marx, desde El manifiesto comunista en adelante.

¿Qué canción o pieza musical retrata mejor su carácter?

There, there, de Radiohead. (“We are accidents waiting / Waiting to happen”.)

¿Cuál es la película que más veces ha visto?

2001: una odisea del espacio, de Kubrick.

¿Qué suceso histórico admira más?

La revolución feminista del siglo XX, que está reviviendo en el siglo XXI.

¿Qué está socialmente sobrevalorado?

Los espectáculos deportivos y especialmente el fútbol. Y los héroes nacionales del deporte.

Si solo pudiera ver una exposición más, ¿cuál sería?

Una de Caspar David Friedrich.

Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS