‘La Batalla de los Sexos’, en Gibraltar

10 mujeres se enfrentan a 10 hombres de nivel teórico algo superior para comprobar si están minusvaloradas

El catarí Husain Aziz y la azerbaiyana Gunay Mammadzada, este lunes, durante la primera ronda de la 'Batalla de los Sexos' en Gibraltar
El catarí Husain Aziz y la azerbaiyana Gunay Mammadzada, este lunes, durante la primera ronda de la 'Batalla de los Sexos' en GibraltarJohn Saunders

El eterno debate sobre si las mujeres pueden jugar al ajedrez tan bien o mejor que los hombres (solo hay una entre los 100 primeros, y juega una por cada 10 varones) ha cristalizado en una competición muy peculiar. Gibraltar, en cuyo prestigioso torneo abierto se ha dado siempre un trato preferente a las mejores del mundo, enfrenta este año a 10 de ellas con 10 varones de categoría algo más alta. Cada miembro de los dos equipos se medirá con todos los del otro, hasta el 3 de febrero.

“Los resultados de cada uno de los abiertos de Gibraltar, desde 2003, han demostrado que las mujeres rinden claramente por encima de su nivel teórico cuando se enfrentan a hombres teóricamente mejores que ellas. Pero eso es una colección de datos aislados. Ahora hemos concentrado 100 partidas hombre-mujer en 10 días, y será muy interesante ver qué ocurre”, explica a EL PAÍS Brian Callaghan, el organizador desde 2003 del Gibraltar Chess, considerado como el mejor torneo abierto del mundo junto al de la Isla de Man, otro territorio del Reino Unido.

El ejemplo más sonado lo protagonizó la china Yifán Hou, campeona del mundo entonces, en 2012, cuando logró el mejor resultado de una mujer en la historia al terminar 2ª en el abierto de Gibraltar tras perder el desempate rápido con el británico Nigel Short, subcampeón del mundo en 1993. Una de sus víctimas ilustres fue la húngara Judit Polgar, única en la historia que ha estado entre los 10 primeros. Hou está hoy casi retirada de la alta competición (es catedrática en una universidad china) pero sigue siendo la única mujer entre los 100 primeros del mundo.

Vista panorámica del torneo en la biblioteca Garrison de Gibraltar, este lunes
Vista panorámica del torneo en la biblioteca Garrison de Gibraltar, este lunesJohn Saunders

La media de puntuación Elo (el baremo que se utiliza en ajedrez) de las 10 mejores en Gibraltar es 2.450; y su promedio de edad, 33 años. Todas menos una están entre las 50 primeras del mundo, con la ucrania Mariya Muzychuk (6ª) y la emergente kazaja Zhansaya Abdumalik (15ª a los 22 años) como principales estrellas. La capitana (y jugadora) es una leyenda, y un asombroso ejemplo de longevidad deportiva: la sueca Pía Cramling, 27ª a los 58 años tras cuatro decenios en la élite.

Los 10 hombres tienen un Elo medio de 2.465 y una edad de 31 años. Los mejor clasificados son el australiano Bobby Cheng (2.550, 411º del mundo) y el argentino Leandro Krysa (2.531, 507º). El español Andrés Merario (2.408, 1.820º) es el primer reserva.

Las partidas se disputan en un escenario de elegancia singular, la biblioteca Garrison, en el centro de la parte antigua de Gibraltar, cada día a las 15.00, y se retransmiten en directo por internet. Los premios suman 100.000 libras esterlinas (119.028 euros). Joe Bossano, actual ministro y ex jefe de Gobierno, fue directo al grano en su breve discurso de este lunes, minutos antes de realizar el saque de honor en la primera jornada: “Confío en que el resultado de este torneo confirme lo que dicen algunos estudios científicos sobre las escasas diferencias en la capacidad cerebral de hombres y mujeres”.

Suscríbete al boletín semanal ‘Maravillosa jugada’, de Leontxo García

Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS