Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un sismómetro detectó un ‘terremoto’ tras el 6-1 del Barcelona contra el PSG

La celebración originó "la mayor vibración" de este tipo medida por el aparato, del CSIC

Terremoto Barcelona PSG
Goles reflejados en el sismograma registrado por el investigador Jordi Díaz.

“De las cosas más tontas se aprende”, sostiene el sismólogo Jordi Díaz. Ayer, cuando ya era noche cerrada, el sismómetro de su centro de investigación empezó a temblar de manera inusual. Los 100.000 espectadores del Camp Nou acababan de saltar a la vez, para celebrar el gol de la victoria en el último segundo del partido del Barcelona contra el Paris Saint-Germain. El sismómetro, instalado en el Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera, a unos 500 metros del estadio de fútbol, detectó “un minúsculo terremoto”. Según Díaz, es “la mayor vibración de este tipo registrada hasta ahora” por el aparato, adquirido hace cinco años.

El sismólogo Jordi Díaz mide estas señales en partidos de fútbol, pero también en conciertos, como los de Bruce Springsteen y U2

El sismograma refleja cada uno de los seis goles del Barcelona. La amplitud de la señal sísmica en el primer gol es similar a la detectada en cualquier otro partido. El equipo azulgrana necesitaba remontar el 4-0 en contra registrado en la ida de octavos de final de la Liga de Campeones. El segundo y el tercer gol aparecieron en el sismómetro con una amplitud ligeramente mayor de lo normal, según Díaz. El ambiente se enfrió tras el gol del Paris Saint-Germain, así que el cuarto y el quinto del Barcelona apenas fueron celebrados. Con el 6-1 llegó “la apoteosis”, en palabras del sismólogo.

Las vibraciones generadas por el movimiento acompasado del público se transmiten como ondas sísmicas. Díaz mide estas señales en partidos de fútbol, pero también en conciertos, como los de Bruce Springsteen y U2 celebrados en los últimos años en el Camp Nou. “Si comparas las vibraciones, tienen propiedades diferentes. No es lo mismo dar un salto que bailar”, explica. Esta peculiar “sismología urbana” permite a los investigadores estudiar cómo se propagan las ondas e intentar comprender mejor los eventos sísmicos naturales, según destaca Díaz.

El sismólogo, del CSIC, está implicado en varias redes de observación sísmica, tanto en España, con el proyecto Misterios, como en otros países. En el caso del Camp Nou, reconoce que sería muy difícil calcular la magnitud del temblor de ayer, por el tipo de señal. “Es una vibración que la gente no notaría a un centenar de metros, porque se atenúa pronto”, afirma. Su sismograma solo es, de momento, una curiosidad científica.

Más información