Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Zoel García de Galdeano, matemático europeo y de provincias

Galdeano fue el único asiduo participante español a los Congresos Internacionales de Matemáticos (ICM) desde su fundación

Retrato de Zoel García de Galdeano, alrededor de 1900. Fotografía de José Yanguas y García.

La conferencia de matemáticas tal vez más famosa de todos los tiempos tuvo lugar el miércoles 8 de agosto de 1900 en el Anfiteatro Charles de la Facultad de Ciencias de la Sorbona en París, con motivo del II Congreso Internacional de Matemáticos (ICM). El alemán David Hilbert presentó una lista de 23 problemas (sin resolver) con la intención de iluminar la dirección de las matemáticas durante el siglo XX. En aquel mismo congreso el delegado español, Zoel García de Galdeano, presentó su comunicación Note sur la critique mathématique. José Rius y Casas (de la Universidad de Zaragoza, como Galeano) y Leonardo Torres Quevedo completaban la exigua delegación española.

En aquella época la ciencia española no formaba parte de la comunidad internacional salvo excepciones: Galdeano (Pamplona 1846 - Zaragoza 1924) fue el único asiduo participante español a los ICM desde su fundación y en sus primeras ediciones, tomando parte en los de Zürich (1897), Heidelberg (1904), Roma (1908), Cambridge (1912) y, finalmente, Estrasburgo (1920), a sus 74 años. A finales del siglo XIX y principios del XX, Galdeano fue aceptado como uno más entre los colegas europeos.

A finales del siglo XIX y principios del XX, Galdeano fue aceptado como uno más entre los colegas europeos

En Roma fue nombrado delegado español en la Comisión Internacional de la Enseñanza de las Matemáticas (ICMI), presidida por Felix Klein. Esta comisión, nacida con el fin de coordinar internacionalmente los estudios de matemáticas, dio lugar en 1920 a la Unión Matemática Internacional (IMU). En Cambridge, figuró como miembro del Comité Internacional del Congreso, siendo el primer español con este honor junto a matemáticos de la talla de Volterra, Picard, Mittag-Leffler o el mismo Hilbert, entre otros. También participó en julio de 1899 en el Congreso Internacional sobre Bibliografía de las Ciencias Matemáticas, donde se le nombró miembro de la Comisión Permanente del Repertorio Bibliográfico, comisión que, presidida por Poincaré, tenía como principal objetivo elaborar un catálogo bibliográfico preciso de matemáticas. Posiblemente, fue así como el español se incluyó en la lista oficial de los idiomas admitidos por la comisión.

Sin embargo, el reconocimiento nacional tardó más en llegar. Tuvo disputas públicas con autoridades académicas, motivadas por su firme defensa del regeneracionismo académico y social, consciente del retraso del país en la formación de los estudiantes, en particular en matemáticas. De sus casi 200 publicaciones, una cuarta parte está dedicada a la metodología y docencia de las matemáticas. De 1872 (un año después de la obtención del grado de Doctor en Ciencias por la Universidad de Zaragoza) a 1889 (año en el que consigue la Cátedra de Geometría Analítica en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza) recorrió gran parte de la geografía española, trabajando en los institutos provinciales de Calahorra (1872-75), Logroño (1875-76), Ciudad Real, (1881-82), Almería (1882) y Toledo (1883-1889), y entre medias en el Ministerio de la Gobernación en Madrid (1876-1881),

Tuvo disputas públicas con autoridades académicas, motivadas por su firme defensa del regeneracionismo académico y social

Finalmente, alcanzó un papel protagonista en la comunidad matemática española. Promovió el lI Congreso de la Asociación Española para el Progreso de las Ciencias, donde surgió la ilusión de fundar una Sociedad Española de Matemáticas similar a varias europeas ya existentes. En 1911, este sueño se transformó en realidad por el empuje de jóvenes matemáticos, entre ellos Julio Rey Pastor (alumno formado en Zaragoza por Galdeano). El primer presidente de la Sociedad fue José Echegaray (al que recientemente dedicamos otro Café y Teoremas). A la muerte de este, en 1916, Galdeano, que ya tenía 70 años, asumió el cargo de presidente de la Sociedad.

El pasado mes de diciembre se cumplió el centenario de este nombramiento, y, coincidiendo también con la celebración del próximo Congreso Bienal de la Real Sociedad Matemática Española en Zaragoza, del 30 de enero al 3 de febrero de 2017, se han organizado actividades para recuperar y honrar la memoria de uno de los artífices de la modernización e internacionalización de la matemática española. La primera de ellas, la exposición bibliográfica Zoel García de Galdeano, un legado del progreso matemático, puede visitarse ya en el Edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza hasta el 28 de febrero de este año.

Pedro J. Miana y Julio Bernués son profesores de la Universidad de Zaragoza y miembros del Instituto Universitario de Matemáticas y Aplicaciones (IUMA-UZ).

Café y Teoremas es una sección dedicada a las matemáticas y al entorno en el que se crean, coordinado por el Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT), en la que los investigadores y miembros del centro describen los últimos avances de esta disciplina, comparten puntos de encuentro entre las matemáticas y otras expresiones sociales y culturales, y recuerdan a quienes marcaron su desarrollo y supieron transformar café en teoremas. El nombre evoca la definición del matemático húngaro Alfred Rényi: “Un matemático es una máquina que transforma café en teoremas”.

Más información