Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi 400 científicos atacan el negacionismo climático de Trump

El español Francisco Ayala, Stephen Hawking y 30 premios Nobel, entre los firmantes de la carta abierta

Los planteamientos de Trump respecto del clima asustan a los especialistas.

"El cambio climático causado por los humanos no es una creencia, un engaño o una conspiración. Es una realidad física". La élite científica de EE UU ha decidido hacer frente a las intoxicaciones de Donald Trump, quien llegó a decir que el calentamiento global era un bulo inventado por los chinos. Y con esa frase arranca una carta abierta que han firmado 375 científicos de primer nivel reclamando al candidato republicano a la presidencia que se baje de esa burra y, a su vez, alertando de las terribles consecuencias que tendría votar a Trump para que ocupe el despacho oval con su actual programa.

Trump quiere salir de los acuerdos de París porque supone que unos "burócratas extranjeros" controlen la energía de su país

A los científicos, muchos de ellos especialistas en cuestiones medioambientales, les alarma la posibilidad de que Trump decidiera sacar a EE UU del acuerdo de París que promueve poner freno a las emisiones de gases. En la carta, firmada únicamente por miembros de la Academia Nacional de Ciencias, destacan investigadores como el británico Stephen Hawking, el biólogo español Francisco Ayala y hasta treinta premios Nobel, como el mexicano Mario Molina.

Los firmantes, que se autodenominan "Científicos responsables", aseguran que el sistema climático tiene puntos de inflexión cuyas consecuencias en el planeta duran muchos miles de años. "El sistema político también tiene puntos de inflexión. Las consecuencias de la exclusión voluntaria de la comunidad internacional serían graves y de larga duración, para el clima de nuestro planeta y para la credibilidad internacional de los EE UU", aseguran. Y advierten: "No nos podemos permitir cruzar ese punto de inflexión".

Trump nunca ha considerado el cambio climático como un problema real. En 2012 tuiteó que se trataba de un bulo para perjudicar a la economía estadounidense (más tarde diría que bromeaba). Pero ya como candidato ha realizado varias afirmaciones que justifican los temores de estos científicos. En mayo aseguró que se proponía "cancelar el acuerdo sobre el clima de París y frenar todo el pago de dinero de los impuestos de EE UU a los programas de calentamiento global de ONU". Al Washington Post le dijo en marzo que no se creía el cambio climático, solo el del tiempo, y a Reuters que "como poco" renegociaría los acuerdos de París, recién ratificados por Barack Obama y su homólogo chino, Xi Jinping.

Para los científicos, elegir a Trump con ese programa sería un punto de inflexión para el planeta que "no nos podemos permitir"

Los 375 científicos lamentan que durante la campaña se haya afirmado que la Tierra no se está calentando o que el calentamiento se debe a causas puramente naturales fuera del control humano. "Tales alegaciones son incompatibles con la realidad", zanjan. "Nuestras huellas en el sistema climático son visibles en todas partes. Se observan en el calentamiento de los océanos, la superficie terrestre y la atmósfera inferior. Se identifican en el aumento del nivel del mar, los patrones de precipitación alterados, el retroceso del hielo marino en el Ártico, la acidificación del océano y muchos otros aspectos del sistema climático".

Continúan recordando que en París los "líderes de más de 190 países reconocieron que el problema del cambio climático causado por los humanos es un peligro para los ciudadanos presentes y futuros de nuestro planeta" y que lo que allí se firmó fue un "pequeño pero histórico y vital primer paso". El acuerdo se considera esencial para frenar el aumento de las temperaturas del planeta, cuyas consecuencias podrían ser catastróficas. Para Trump, otorga a "burócratas extranjeros" un control inaceptable: "Sobre la cantidad de energía que utilizamos en nuestra tierra, en nuestro país. De ninguna manera".

Más información