Selecciona Edición
Iniciar sesión

La UE suspende su ayuda de 1,8 millones a la científica española despedida

La Comisión Europea investiga a Susana González por “presuntas malas prácticas"

Fachada del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC).

La Comisión Europea ha “suspendido” temporalmente su ayuda de 1,86 millones de euros a la bióloga española Susana González, despedida la semana pasada por el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) —uno de los más prestigiosos de España— tras una investigación interna que reveló graves “irregularidades”. El CNIC comunicó el 2 de marzo al Consejo Europeo de Investigación (ERC) las “presuntas malas prácticas científicas” de González, según informa un portavoz oficial de la institución, principal organismo financiador de la ciencia europea más puntera.

La científica española había sido reconocida en 2014 con una ayuda de 1,86 millones de euros por sus extraordinarios resultados en investigaciones que abrían la puerta a rejuvenecer corazones de ancianos o personas más jóvenes con insuficiencia cardiaca. Sus estudios, con ratones, están ahora en tela de juicio y siendo investigados por las revistas científicas que los publicaron, según fuentes próximas al CNIC. González niega “rotundamente” las acusaciones y achaca su despido a razones "puramente laborales", que no desgrana.

La bióloga Susana González.

“La subvención está actualmente suspendida, porque la beneficiaria ya no está empleada por la institución que albergó su investigación, el CNIC”, señala el portavoz del ERC. “Es demasiado pronto para especular sobre el futuro (finalización, reembolso o transferencia de la ayuda a otra institución), ya que el ERC está en proceso de evaluar cuidadosamente todos los elementos de esta ayuda a la investigación”, añade la misma fuente europea.

El caso ha provocado un escándalo en la ciencia española, pese a que el CNIC todavía no ha revelado en qué consistían exactamente las “irregularidades” que motivaron el despido fulminante de González. La ayuda de 1,86 millones de euros es nominal y la bióloga molecular, de currículo ejemplar hasta su expulsión del CNIC, pretende transferir su ayuda a otra institución si se lo permite la UE.

Más información