Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
CONSERVACIÓN

¿Dónde se escondían 7.000 orangutanes?

Un nuevo recuento calcula que en Sumatra sobreviven el doble de individuos que según censos previos

Uno de los orangutanes observados durante el censo.

¿Cómo descubrir 7.000 orangutanes perdidos en la jungla? Parece el arranque de un chiste, pero es un problema serio que refleja las dificultades de afrontar la conservación de especies amenazadas cuando faltan recursos para la ciencia. Es precisamente lo que ha pasado en este caso: los orangutanes de Sumatra, en peligro crítico de extinción, sumarían una población de más de 14.000 ejemplares, el doble de lo que se pensaba.

Sin embargo, son tantas y tan acuciantes las amenazas que sufren que los investigadores no creen que este nuevo recuento cambie sus perspectivas de conservación sustancialmente. "No hay lugar para la complacencia en los esfuerzos para conservar el orangután de Sumatra". Incendios salvajes para ganarle terreno a los bosques, la pérdida de hábitats por la tala masiva y una caza furtiva fuera de control se encuentran entre las principales amenazas, a las que se sumará el cambio climático.

Por culpa de la tala, el cambio climático y la caza furtiva, dentro de 15 años habrán desaparecido 4.500 orangutanes

Este nuevo cálculo, realizado tras un censo más completo y exhaustivo, ha permitido descubrir nidos de orangutanes en sitios donde hasta ahora ni se les buscaba. Hasta el momento se pensaba que vivían sobre un territorio de en torno a 8.000 kilómetros cuadrados por toda esta isla indonesia y ahora los han encontrado en un territorio de 18.000 km2.

Además, para anteriores censos no se les había buscado por encima de 900 o 1.000 metros de altitud, cuando en este caso llegaron hasta los 1.500 metros: solo en esa franja, vivirían más de 3.600 individuos, según el cálculo que realiza para Materia el investigador principal del estudio, Serge Wich, de la Universidad de Ámsterdam.

"Las áreas habitadas por orangutanes en Sumatra son aún muy amplias y de difícil acceso", reconoce el primatólogo. "En estudios anteriores no contamos con recursos suficientes para cubrir todos los lugares que queríamos estudiar. Pero esta vez sí lo tuvimos, lo que nos permitió ir a zonas que antes no habíamos estudiado, que estaban al oeste del lago Toba y a mayores alturas en las montañas", explica Wich. Además, añade que se centraron con más detenimiento en las zonas taladas que previamente no se estudiaron con detenimiento porque pensaron que no sería tan común en esas áreas.

El horror en Borneo

CENTER OF ORANGUTAN PROTECTION

Hace pocos días, el Centro para la Protección de los Orangutanes hacía pública esta foto de Borneo para llamar la atención sobre el infierno que viven estos primates. Una hembra y su cría calcinadas en un incendio provocado para arrasar con la zona de árboles en la que viven para ganar terrenos para los cultivos. Cada año, Indonesia vive terribles incendios que acaban con grandes extensiones de vegetación salvaje para favorecer la plantación de palma para aceite.

Los orangutanes de Sumatra forman la especie más rara y vulnerable, más pequeños que su especie hermana de la isla de Borneo, donde sobreviven unos cuantos millares más pero sometidos a las mismas amenazas. Los últimos recuentos de Sumatra, de 2004 y 2008, redondeaban la población entre los 6.500 y los 7.300 ejemplares, respectivamente. Los autores principales de esos dos censos han sumado fuerzas en esta ocasión: Wich y el experto Ian Singleton, del programa para la conservación del orangután de Sumatra.  

"A pesar de las buenas noticias todavía estamos prediciendo fuerte descenso en el futuro cercano", advierte Wich. Según los cálculos que han publicado, podría perderse casi un tercio de los orangutanes de esta especie para 2030, alrededor de 4.500 individuos, por culpa de la caza y la pérdida de hábitats. Para evitarlo, reclama que se cree un muy buen sistema de monitoreo para mantener vigiladas algunas áreas clave que están amenazadas. Para hacerlo, ya están usando drones con los que supervisar su hábitat.

Más información