Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Cuatro dientes de ajo al día, mejor que un perfume caro

Lo que ningún anuncio contará esta Navidad: ingerir el bulbo de esta planta provoca un olor axilar en el hombre que ayuda a ligar

A muy poca gente le gusta el olor a ajo. Es más, para muchos, simplemente resulta insoportable. Un nuevo estudio, que se publicará próximamente en la revista Appetite, puede hacer cambiar de idea a unos cuantos y provocar que, de repente, surjan seguidores de este alimento, rico en vitamina C, B6 y manganeso y con solo 13 kcal cada 100 gramos, hasta debajo de las piedras. “Según hemos concluido, los hombres que comen ajo son percibidos por las mujeres como más atractivos”, explican los autores del estudio, procedentes de la Universidad de Stirling (Escocia) y de la Universidad de Charles (República Checa). Para llegar a este resultado, según el avance del ensayo, los investigadores analizaron a 42 hombres que se dividieron en tres grupos: uno comió el ajo crudo; otro lo tomó en cápsulas y el último no lo ingirió. Al mismo tiempo, reclutaron a 82 mujeres para que dieran su opinión sobre su olor, simpatía, atractivo y masculinidad. ¿Cómo? Sometiendo al juicio del olfato las toallas con las que los varones habían secado previamente su sudor. Tal como suena...

Los científicos descubrieron así que el sudor de los hombres que habían comido ajo crudo emanaba un olor más "agradable, atractivo y masculino" para las mujeres. "Sabíamos que el aliento desempeña un papel fundamental en las relaciones interpersonales. Obviamente el ajo influye en el aliento por su alto contenido de gases sulfurados, pero parecía no tener un efecto en el olor corporal. Ahora hemos descubierto que el olor que se desprende de nuestras axilas tras comer ajo también tiene un efecto en las relaciones íntimas, pero positivo. Los hombres deben comer una buena cantidad de ajo para llegar a estas conclusiones –unos 12 gramos o cuatro dientes de ajo", explican en la revista.

Ahora hemos descubierto que el olor que se desprende de nuestras axilas tras comer ajo también tiene un efecto en las relaciones íntimas, pero positivo"

Tras el hallazgo, los investigadores sugieren que le percepción positiva que tienen las féminas sobre este olor puede deberse a que sugiere buena salud. "O bien, simplemente a que la acción antibacteriana del ajo hace que las axilas desprendan un olor más dulce mediante la reducción de la densidad de los microbios que causan los olores desagradables”, añaden.

Investigaciones previas indican que muchas especies de animales asocian el olor con la buena condición física a la hora de elegir pareja. "A pesar de que el olfato, como modalidad sensorial, ha perdido importancia tras la evolución de la visión, y más con la aparición masiva de perfumes y desodorantes para ocultar nuestros olores, la evidencia emergente asegura que sigue teniendo un papel fundamental en la regulación endocrina, sobre todo en las respuestas de comportamiento y la determinación de cómo, cuándo y con quién decidimos reproducirnos”, reza el estudio Sexo y nariz: respuestas de feromonas humanas, realizado por los Institutos Nacionales de Salud de EE UU (NIH).

Salud es atracción

¿Confuso con lo de que el olor a ajo equivale a buena salud? Las propiedades de esta versátil hortaliza se han estudiado mucho. Se habla de su efecto antibiótico, antiviral y antibacteriano. “Algunos estudios sugieren que el ajo puede prevenir los infartos y que también puede disminuir la presión sanguínea, entre un 5% y un 8%. A pesar de que muchas de estas investigaciones usan el kwai (polvo de bulbo de ajo), una de las últimas, realizada con ajo crudo, concluyó que las personas que comían unos 900 miligramos de este alimento diariamente [uno o dos dientes de ajo], se protegían de los infartos y las embolias”, explican desde el Medicine Center de la Universidad de Maryland.

El ajo también fortalece el sistema inmunitario. “Estudios de poblaciones que analizan a diferentes grupos de personas a lo largo del tiempo sugieren que la gente que come ajo de forma regular, ya sea cocinado o crudo, tiene una menor predisposición a padecer cáncer de estómago, colón y esófago”, argumentan desde el mismo centro médico.

"Este alimento es necesario en nuestra vida cotidiana desde la antigüedad hasta nuestros días. Contiene compuestos activos que tienen un efecto en casi todas las partes del cuerpo humano. Es un excelente tónico. Aunque en alguna época llegó a estar prohibido por su olor desagradable, no puede volver a ocurrir, debemos tomarlo tanto como podamos, ya que es fundamental para la salud humana", concluyen los NIH en el estudio Partes de la historia y propiedades médicas del ajo.  Así son las cosas, no solo es sano y espanta vampiros, sino que también ayuda a ligar... sobre todo a ellos

Más información