Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

30 frases que demuestran que Keith Richards es un fenómeno de la oratoria

"Cierto médico me dijo que me quedaban 6 meses de vida, pero asistí a su funeral". El 'stone' edita disco. Sus palabras son lecciones de vida

Keith Richards, concentrado, en uno de los conciertos de la última gira de los Rolling Stones en Berlin, en 2014.
Keith Richards, concentrado, en uno de los conciertos de la última gira de los Rolling Stones en Berlin, en 2014.

Keith Richards (Dartford-Reino Unido, 1943), el alma de los Rolling Stones, aprovecha una parada en la actividad de la banda británica para lanzar Crosseyed heart, su primer disco en solitario desde 1992. El álbum ofrece algunos buenos argumentos para recibir el otoño con ánimo: rock de raíz acústica, esencia negra, reggae, letras sugerentes (evocando también sus históricos desencuentros con la policía) y un dueto con Norah Jones.

Por si la escucha del disco de Richards (que te recomendamos sin paliativos) no fuese suficiente, sugerimos aquí algunas indicaciones para sobrellevar el regreso de los días cortos. Recordemos una treintena de perlas históricas salidas de la boca del guitarrista. Palabra de Keith; te alabamos, stone.

1. “Durante diez años fui el número 1 en la lista de quién sería el próximo en morir. Me sentí decepcionado cuando me caí de esa lista. (…) Cierto médico me dijo que me quedaban 6 meses de vida, pero yo asistí a su funeral. Los obituarios me interesan mucho últimamente. Pero no confío en los médicos. No digo que no haya algunos buenos, pero en general no me fío de ellos”.

2. “El trabajo más duro de todos es ser un vago. Pero no puedes hacer de la pereza una profesión; tienes que trabajártela de verdad”.

3. “Siendo claros, yo nunca he tenido problemas con las drogas; solamente con los policías”.

4. “Si vas a dar una patada en los dientes a la autoridad, mejor utiliza tus dos pies”.

5. “Sólo hay una enfermedad letal: la hipocondría. Excepto esa, yo tengo todas las demás”.

Keith Richards y Anita Pallenberg en su casa de Londres en 1969.
Keith Richards y Anita Pallenberg en su casa de Londres en 1969. Getty Images

6. “Planté un robusto roble inglés para esparcir las cenizas de mi padre alrededor. Cuando estaba abriendo la tapa de la caja, una ligerísima nube de cenizas fue a aterrizar sobre la mesa. No podía apartarla sin más, así que la recogí con la yema del dedo y esnifé los restos. Polvo eres de padre a hijo”.

7. “La música es una necesidad. Después de la comida, el aire, el agua y el calor, la música es la siguiente necesidad en la vida”.

8. “Nunca he tenido una sobredosis en el baño de otra persona. Me parece la cumbre de los malos modales”.

9. “Los amigos de verdad son difíciles de encontrar; pero no los buscas, ellos te encuentran. Cada uno crece dentro del otro. (…) La mayor parte de tíos que conozco son gilipollas. Tengo unos cuantos buenos amigos que lo son, pero ese no es el tema. La amistad no tiene nada que ver con eso. ¿Puedes quedar y charlar sin sensación de distancia? La amistad disminuye la distancia entre las personas. Para mí es una de las cosas más importantes del mundo”.

10. “Soy sagitario: mitad hombre, mitad caballo. Tengo licencia para cagar en la calle”.

11. “Una de las mejores cosas de mi infancia fue apuntarme a los boy scouts. (…) Quería saber cómo situarme en medio del campo, cómo cocinar bajo tierra... Por alguna razón, necesitaba aprender habilidades de supervivencia. Cómo desplumar un ave. Cómo destripar y limpiar bichos varios. Y sobre todo era una oportunidad para ir por ahí corriendo con un cuchillo en el cinto, pero no te lo daban hasta que no consiguieras unas cuantas insignias. Al cabo de no más de 3 o 4 meses me hicieron líder de la patrulla. ¡Tenía la camisa llena de insignias! (…) Un año ganamos la competición de construir puentes: esa noche nos pusimos de whisky hasta las cejas y acabamos peleándonos dentro de la tienda. Allí me partí mi primer hueso”.

Keith Richards y su fantástica mujer Patti Hansen en la entrega de los premios GQ, el pasado 8 de septiembre en Londres.
Keith Richards y su fantástica mujer Patti Hansen en la entrega de los premios GQ, el pasado 8 de septiembre en Londres.

12. “Las grandes reglas de las peleas de navajas son: a) no lo intentes en casa, y b) lo importante es que nunca jamás utilices la hoja. Está ahí para distraer a tu oponente. Mientras mira el acero reluciente, patea sus pelotas hasta el Juicio Final y será tuyo. Es mi consejo”.

13. “He estado trasteando con internet y he hecho algunas entrevistas, pero prefiero dejárselo a mis niños. Simplemente, no estoy interesado en lo que piensan otros gilipollas en la otra punta del mundo. Aparte de eso, no es bueno para tu cuerpo o para tus ojos sentarte delante del ordenador todo el día”.

14. “Cuando estás creciendo hay dos recintos institucionales que te afectan con más fuerza que ningún otro: la iglesia, que pertenece a Dios, y la biblioteca pública, que te pertenece a ti”.

15. “Si quieres ser guitarrista, empieza por una acústica y gradúate para ir a la eléctrica. Primero tienes que conocer a esa cabrona. Irte a la cama con ella. Si no hay una chica alrededor, duerme con ella. Tiene la forma perfecta”.

16. “Hacerse viejo es un asunto fascinante. Cuanto más mayor te haces, más mayor quieres ser”.

17. “Aprendí a vomitar apropiadamente. Primero, encuentras un recipiente si puedes, esa es la regla número uno. Lo arrojas en cascada, como un bostezo Technicolor. Al mismo tiempo, puede ser que estés echando una cagada. Lo cual es bastante difícil. Si eres capaz de conseguirlo a la vez, te colocaré en el Circo del Sol”.

18. “Cuando me drogaba, me metía la mejor sustancia que pudiese conseguir. Si se trataba de opio, sería buen opio tailandés. Si hablásemos de caballo, sería heroína pura de verdad, nada de mierdas de la calle. Siempre he distinguido, salvo cuando he estado desesperado”.

19. “John Lennon parecía estar compitiendo conmigo en lo referente a las drogas, y nunca entendí esa actitud”.

Mick Jagger y Keith Richards saliendo de la corte en 1967, acusados de posesión de drogas.
Mick Jagger y Keith Richards saliendo de la corte en 1967, acusados de posesión de drogas.

20. “Las grandes canciones se escriben solas. A ti te arrastran por la nariz o por las orejas. La habilidad es no interferir en ello demasiado. Ignora la inteligencia, ignóralo todo; sólo síguela adonde te lleve”.

21. “Yo le diría al genio de la lámpara que hiciese algo por los demás. Ayuda a los africanos, ayuda a quienes se odian entre sí. Ayúdalos a superar su odio. Yo no necesito nada. ¡Tengo suficiente! Utiliza mi deseo en los demás”.

22. “Las personas no cambian. Mick Jagger apenas ha cambiado a lo largo de los años. Bueno, tal vez su ropa interior. Tres veces”.

23. “Para mí, la heroína es el gran tema. Es una droguita muy impertinente. Puede tenerte cogido por el rabo antes de que te enteres. Es realmente democrática: soy una puta superestrella, pero, cuando quiero tema, estoy en el fango con todos los demás. Toda tu vida se convierte en esperar al camello y hablar con los yonquis sobre la calidad de la mierda: 'No es tan buena como la última,¿verdad? Entonces no voy a pagarle'. Y hay tíos apuntándote con pistolas: '¡Dame lo tuyo!', y todo eso. Te conviertes en una ruina. Y es bastante desagradable, en cierto modo, pero, al mismo tiempo, no puedo decir que me arrepienta”.

24. “Sucedió en Suiza. Alguien puso estricnina en mi droga. Yo estaba comatoso, pero totalmente despierto. Podía escuchar a todo el mundo y decían: '¡Está muerto! ¡Está muerto!'. Pero no lo estaba”.

25. “¿Que si todavía me gritan las chicas en mitad de la función? Sí, en efecto. Ya no cuando estoy en el escenario, pero sí en mitad de la función”.

26. “¿Sabes por qué se lame un perro sus pelotas? Porque puede. Los Rolling Stones tocamos a nuestra edad porque podemos”.

27. “La noche que Patti [Hansen, actual mujer de Keith] me presentó a su familia, saqué la guitarra y les toqué un poco de Malagueña. Una de sus hermanas me dijo: 'Creo que has bebido demasiado para tocar eso'. Se me fue la olla, solté un 'ya basta' y rompí la guitarra contra la mesa. Pero lo sorprendente de esa familia es que no se ofendieron. Puede que se quedaran un poco desconcertados, pero todo el mundo iba un poco achispado”.

28. “No creo que los compositores de rock and roll tengan que preocuparse por el arte. Gran parte de esto es sólo casualidad, improvisación... En lo que a mí respecta, Art es sólo el diminutivo de Arthur”.

29. “En el asiento trasero de aquel Bentley, en algún lugar entre Barcelona y Valencia, Anita [Pallenberg, entonces novia del guitarrista Brian Jones] y yo nos miramos. La presión era tan bestial que sin previo aviso se puso a hacerme una mamada. La presión se disipó y de repente estábamos juntos”.

30. “La gente me pregunta, tienen una inquietud perenne, que cómo lo hago, que por qué lo hago. Pero yo digo, ¿cómo vas a la oficina cada día? Comparado a eso, mi trabajo es sencillo”.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información