Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Devoradores de basura

El reciclaje en España depende de los gigantes del sector: los Sistemas Integrados de Gestión, entidades que recogen y transforman los residuos en nuevos materiales

Devoradores de basura Ampliar foto

Por cada cuatro botellas de vidrio que se reciclan, se ahorra la energía que consume un frigorífico en un día. Una cifra nada irrisoria si se tiene en cuenta que el año pasado se recogieron 900.000 recipientes de este material. La Agencia Europea del Medioambiente calcula que en los primeros 10 años –2000 a 2010– de tratamientos de residuos más ecológicos se redujeron los gases de efecto invernadero en un 56%, o lo que es lo mismo, 38 millones de toneladas de CO2. España presume de cifras superiores a la media europea en reciclado de envases o vidrio, pero el 30% de materiales que pueden ser reutilizados todavía acaba en el lugar equivocado, según el Ministerio de Agricultura y Medioambiente. Además, los ecologistas advierten de que las cifras no son fiables: “Muchos hacen contabilidad tramposa y dejan fuera parte de los residuos”, explica Daniel López, responsable del área de residuos de Ecologistas en Acción. Los encargados de recibir todos estos desperdicios y convertirlos en material útil son los SIG (Sistemas Integrados de Gestión), entidades sin ánimo de lucro que controlan el proceso desde la recogida hasta la salida de los nuevos materiales. Estas son algunas de los sectores más importantes.

Ecoembes. Envases y solo envases

El objetivo europeo para 2020 es reciclar el 80% de envases. España está cerca, pero todavía no lo ha logrado. Desde que Ecoembes nació, hace 17 años, los niveles de reciclaje doméstico han aumentado sin parar hasta superar el 73% de recipientes de plástico en 2014, lo que ha logrado una reducción energética equivalente a borrar de un plumazo el 25% de los coches de Madrid. Aunque los datos dejan al país en el ranking de los 10 mejores de Europa, la compañía recuerda en su web que “el hecho de que vayamos por delante de las obligaciones comunitarias, no quiere decir que ya tengamos el trabajo hecho”. La entidad apuesta por seguir mejorando el mundo con envases cada vez más sostenibles gracias al ecodiseño.

Ecovidrio. Reutilizable al 100%

El vidrio es un auténtico superviviente. Sus cualidades le permiten reciclarse al 100% y de manera infinita. En España siete de cada 10 envases de este tipo ya se reciclan. Gracias a este gesto, en 2013 Ecovidrio ahorró 800.000 toneladas de materia prima, 500.000 toneladas de CO2 y un millón de megavatios por hora de energía, el equivalente al consumo eléctrico de los hogares de una ciudad de 1,5 millones de habitantes durante cinco meses. 

Con los neumáticos reciclados se pavimentan carreteras, pistas deportivas y suelos infantiles

Sigaus. Aceite industrial

El aceite es un ingrediente básico en cocina y también uno de los residuos más contaminantes que existen: un solo litro puede emponzoñar hasta un millón de litros de agua. Que el aceite de casa no acabe en el vertedero depende de cada ciudadano, pero de los aceites industriales de encarga Sigaus. El año pasado recogieron 278.000 toneladas de este líquido, de las que hasta el 70% se utiliza para fabricar nuevos aceites industriales. El resto se convierte en combustible. Así el 100% del producto retorna a la cadena de consumo.

Tragamóvil. Teléfonos de no tirar

En 2018 habrá 4.900 millones de usuarios de móvil en el mundo, de los cuales más de 41 millones estarán en España, según el informe El móvil en España y en el mundo, de la empresa de análisis de tendencias Ditrendia. El auge de la telefonía lleva a las marcas a presentar nuevos modelos día sí, día también. Los aparatos supuestamente viejos se desechan aunque funcionen correctamente. Tragamóvil se encarga de que el 90% de los elementos que los componen sigan trabajando, de ahí la importancia de concienciar a los millones de usuarios de telefonía para que contribuyan llevando sus viejos móviles a alguno de los 1.000 contenedores que tienen diseminados por España.

Signus. Neumático con otra vida

El lema de Signus define su función: “Dando valor a los neumáticos fuera de uso”. Las ruedas están compuestas en un 70% de caucho, que tiene como origen el petróleo, lo que hace que su aprovechamiento suponga un importante ahorro de fuentes no renovables. Desde 2005, Signus destina los neumáticos a tres posibles usos: la reutilización directa, la separación en materiales (caucho, acero y fibras) y la trituradora. Aquí acaba el 50% de lo recogido. Con este conglomerado se pavimentan carreteras, pistas deportivas o suelos de parques infantiles.

Ecopilas. Duran mucho más

El mando de la tele, los juguetes, la tablet…, decenas de aparatos funcionan gracias a pilas o a una batería. En un año se consumen 400.000 millones de pilas en España. Ecopilas comenzó a recogerlas hace más de 17 en Ayuntamientos, colegios y puntos limpios. En sus plantas de tratamiento se clasifican y se separan por materiales para que la industria metalúrgica pueda aprovechar el 75% de sus componentes. La chatarra restante se convierte en barras de acero, cinc y otros materiales que forman parte de las carreteras.

El 90% de una impresora es reutilizable para la fabricación de nuevos productos

Sigre. Pastilla fácil de tragar

El botiquín de casa no debe ser un almacén de medicamentos. Los farmacéuticos recomiendan que se revise periódicamente y se deposite lo que ya no sirve en el mismo sitio de donde salió: la farmacia. En 1.400 de ellas existe un punto Sigre, donde se aceptan tanto medicamentos abiertos como envases vacíos. El cartón o el plástico del envoltorio también hay que depositarlo aquí. Las medicinas nunca se destinan a donaciones, sino que se utilizan como combustible industrial. Los que son peligrosos se destruyen directamente. Sigre calcula que con estos gestos se evita la tala de 50.000 árboles al año.

Ecofimática. El hierro de la impresora

De una impresora con un peso medio de 10 kilos se extraen casi cinco de metales –casi todo hierro–, cuatro kilos de plásticos y 310 gramos de vidrio. El 90% de una impresora es reutilizable para la fabricación de nuevos productos. Desde 2006 Ecofimática ha procesado más de 30.000 toneladas de esta basura. Más de la mitad salió de las empresas, pero también recogen a particulares, de manera gratuita, en 800 puntos diferentes.

Ecoasimelec. Cachitos electrónicos

La informática, las telecomunicaciones, aparatos médicos y de vigilancia… Los avances en tecnología han ocasionado un flujo de basura electrónica que no para de crecer, hasta 14 kilos al año por ciudadano, según la UE. Y se espera que la cantidad se duplique en 2017. Ecoasimelec les da una nueva vida.

ASPAPEL. El contenedor azul

La Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón agrupa a empresas del sector que suponen más del 90% de la producción estatal. Hay dos vías de recogida: la industrial, que recupera el cartonaje de grandes superficies, industrias, editoriales, etcétera. Y la selectiva, la que realizan los hogares y el pequeño comercio en el contenedor azul. En España se recuperaron 84,5 de cada 100 kilos de papel y cartón en 2013, tras años de caídas por la bajada del gasto.