Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista

Un año sin Paco de Lucía

Gabriela Canseco, viuda del genial guitarrista, recupera en su casa de Mallorca los recuerdos de una vida juntos

Este domingo, la entrevista completa en El País Semanal

Siempre que Paco de Lucía salía al escenario, llevaba una camisa blanca. La misma que usaba en todos los conciertos y que, con el paso del tiempo llegó a sufrir una quemadura de cigarrillo. Formaba parte de su uniforme, junto con el chaleco negro y las botas de caña. Otro de sus rituales: dos horas antes de cada concierto se encerraba solo en el camerino a practicar dedos, relajarse y limarse las uñas. Son algunos de los recuerdos de su viuda Gabriela Canseco (México DF, 1966), su escudera fiel en los últimos años, incluidos en la entrevista que publica El País Semanal este próximo domingo, realizada en su casa de Mallorca, donde la pareja y sus dos hijos vivían desde hace más de una década. "Aquí encontró un equilibrio que le sentaba muy bien"; apunta Gabriela. "Se levantaba pronto y se encerraba en el estudio; la comida, a la una en punto, era un ritual. Disfrutaba mucho de la mesa: pescado recién traído del mercado, potajes de garbanzos o de judías. Después de comer vuelta al estudio".

Antes de partir para la gira latinoamericana de la que no regresó, De Lucía dio el visto bueno para la edición de un disco. Entre 20 aguas, grabado un año después de su muerte y producido por Javier Limón, en el que una veintena de artistas de diferentes géneros musicales, como Chick Corea, Michel Camilo, Chucho Valdés o Alejandro Sanz, hacen suya la rumba Vámonos.

 

Más información