Selecciona Edición
Iniciar sesión
POLÍTICA CIENTÍFICA

El Gobierno deja sin financiación a cientos de científicos por el formato de su currículum

Una nueva medida introducida en 2014 impide a unos 250 investigadores acceder a dinero estatal. La directora de uno de los mayores centros del CSIC dimite como protesta

Un investigador en un laboratorio de ingeniería eléctrica de la Universidad Carlos III, en Madrid.

La directora del Centro Nacional de Biotecnología (CNB), uno de los mayores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha anunciado hoy su dimisión. La razón de su abandono no puede ser más rocambolesca. A esta investigadora, al igual que a otros expertos de su centro, se le deniegan sus solicitudes de financiación para proyectos científicos por presentar ”un currículum de seis páginas en lugar de cuatro”, según ha explicado la directora, Carmen Castresana, en un correo electrónico al personal de su centro y al que ha tenido acceso Materia.

Según la investigadora, el Ministerio de Economía y Competitividad está rechazando “un número importante de proyectos”, dos en el CNB, por “razones de forma no subsanables”. Esta situación ha sido “la gota que ha colmado el vaso”, escribe Castresana, junto a problemas burocráticos con los jefes del CSIC, el mayor organismo público de investigación del país y que tiene más de 100 centros repartidos por toda España. En concreto, Castresana explica que, además de los problemas burocráticos con el Ministerio, su dimisión se debe a “la devolución de tres contratos desde el CSIC antes de recibir las instrucciones sobre cómo debemos solicitarlos a través de una nueva modalidad de contratación”. La investigadora ha comunicado por carta su dimisión a Emilio Lora-Tamayo, presidente del CSIC, quien el pasado noviembre enojó a la comunidad científica al decir que la fuga de cerebros en España es “una leyenda urbana”.

La causa es presentar currículos de seis páginas en lugar de cuatro

La denegación de proyectos se produce en un momento crítico para la investigación en España. El sector público de I+D acumula años de recortes que le han dejado a niveles de 2006, según denunciaba hace unas semanas la Confederación de Sociedades Científicas de España. Mientras más del 40% de los presupuestos de I+D se dejan sin gastar (son créditos que nadie pide), las subvenciones que componen la principal vía de financiación de la inmensa mayoría de los grupos de investigación acumulan importantes recortes.

En el CNB trabajan unas 600 personas y alberga 70 grupos de investigación, entre ellos equipos que desarrollan posibles vacunas contra el sida o tratamientos contra virus emergentes como la gripe aviar. El pasado mes la instalación eléctrica quedó completamente destruida por un incendio que puso en peligro cientos de experimentos y que ha obligado a utilizar generadores de emergencia hasta que pueda construirse una nueva. En este sentido, Castresana ha pedido permanecer en funciones durante los próximos cinco meses hasta que el centro recupere la normalidad.

Convocatoria "clarísima"

El problema de la denegación de fondos por fallos en el currículum no solo afecta a los investigadores del CNB. “Acaban de rechazarme un proyecto por el formato del CV”, escribía hace un par de días en un tuit Alfonso Valencia, jefe del Grupo de Biología Computacional Estructural del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas. Al teléfono, Valencia ha explicado que a él se le ha rechazado un proyecto de la convocatoria Explora y que en su centro conoce al menos otro caso además del suyo. "Esto no ha pasado nunca, normalmente se daba un plazo para subsanar el error, pero ahora lo rechazan por un defecto mínimo en el currículum, es un escándalo muy grande", ha opinado.

En conjunto, el problema de los currículos ha afectado a entre un 4% y un 6% de todos los proyectos del Plan Estatal para 2014, unos 5.000, según ha explicado a Materia un portavoz de la Secretaría de Estado de I+D, dependiente de Economía. Esto supone que a unos 250 investigadores se les ha denegado la financiación por el formato de su currículum. "La propia convocatoria dejaba clarísimo que no podía exceder las cuatro páginas, tres artículos de la misma lo señalan y un texto destacado en amarillo lo advertía", señalan estas fuentes. La medida se introdujo en 2014 para unificar los criterios a petición de la agencia que evalúa los proyectos. Desde entonces, este error pasa a ser "no subsanable", es decir, que los solicitantes no tienen opción ni plazo para corregirlo. De todos los investigadores afectados, unos 30 han recurrido la decisión de Economía, informa el portavoz.

Más información