Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La incidencia del melanoma en España se triplicará en 15 años

La Reina recuerda que el daño de la radiación solar es acumulativo y que los primeros 18 años de vida son clave

Doña Letizia inaugura el simposio sobre cáncer de piel de Madrid.
Doña Letizia inaugura el simposio sobre cáncer de piel de Madrid.

De todos los cánceres de piel, el melanoma es de los menos frecuentes, pero el más peligroso, sobre todo cuando ya se ha extendido. Por eso es uno de los protagonistas del primer Simposio Internacional sobre Cáncer de Piel que esta mañana ha inaugurado doña Letizia. En 2012 se diagnosticaron 5.004 de estas neoplasias, según los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (Seom), y fallecieron 967 personas. Pero lo preocupante es su tendencia. Según ha dicho Pablo Lázaro, presidente de la Asociación Española del Cáncer Cutáneo (Assecut), el número de casos graves, excluidos los iniciales que son de fácil tratamiento, se ha duplicado entre el periodo que va de 1993 a 1997 y el de 1998 y 2002. La Organización Mundial de la Salud prevé que su incidencia se triplique entre 2015 y 2030.

La clave en la lucha contra este cáncer es la prevención, ha dicho Pedro Jaén, presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). "Si se diagnostica a tiempo, se cura", ha recalcado el médico. Claro que es mejor si no aparece. Y, en este caso, hay conocimiento suficiente. "Sabemos muy claro cuál es la causa. Igual que el tabaco lo es del cáncer de pulmón, en este caso son la exposición al sol y a las cabinas solares, que, de forma desproporcionada, se usan, sobre todo antes de los 20 años", dijo Lázaro.

La edad de exposición es importante. Como ha dicho doña Letizia en su discurso, "la radiación que se recibe en los primeros 18 años supone el 80% de la radiación que vamos a recibir en el resto de nuestra vida". La Reina ha recordado que "la piel tiene memoria", y ha lanzado el mensaje de que "estar morenos no es estar guapos". Redundando en la importancia de la prevención a edades tempranas, Lázaro ha comentado el caso de Australia, un país donde el cáncer de piel es una auténtica epidemia (multiplica por más de 20 la incidencia española). Ahí se ha visto que los inmigrantes anglosajones que llegan antes de los 20 años tienen la misma proporción de casos que los nacionales. Si el extranjero llega después, no acumula tanto daño. El dermatólogo lamentó que en España, en cuanto se va a una playa, se constata que en prevención se está "volviendo atrás". "Hace unos años a nadie en la cultura mediterránea se le ocurría tomar el sol a las tres de la tarde". 

La solución para evitar el daño de la radiación ultravioleta solar -que, por cierto, está aumentando, quizá por la destrucción de la capa de ozono, dijo Lázaro- es la fotoprotección. Pero esta no se limita al uso de cremas. Incluye las "gafas de sol, usar el sombrero y ropa adecuada, la crema y estar a la sombra. La mejor fotoprotección es la sombra", dijo Lázaro.

La incidencia del melanoma en España se triplicará en 15 años
Hospital de Alcorcón

Un microscopio confocal láser para el estudio dermatológico

Uno de los problemas del cáncer de piel, como ocurre con el de pulmón, es que aparece años después (20 o 30) de la exposición de riesgo, añadió Lázaro. Por eso los especialistas esperan que dentro de unos años la curva de nuevos casos empiece a disminuir. "Ojalá la OMS se equivoque", dijo Pedro Jaén. 

Si la prevención llega tarde, aun queda lo que los expertos llaman la prevención secundaria: el diagnóstico precoz. En las primeras fases del melanoma es relativamente fácil de tratar. Y, cada vez más, de diagnosticar. Jaén, que ha afirmado que la especialidad está en "un momento dulce", ha destacado nuevas técnicas, como el microscopio confocal láser, que permite diagnosticar el tipo de cáncer de piel sin necesidad de biopsiar. "Es similar a un ecógrafo que permite emitir diagnósticos con precisión histológica", ha explicado

Por último, para los casos avanzados -y aunque no sea el tema del congreso-, los últimos años también han ofrecido grandes avances en tratamientos. Como en otros cánceres, la medicina personalizada y los medicamentos biológicos también ha llegado a la dermatología, ha dicho Luis Ríos, responsable del Registro Nacional de Melanoma.  Con ello se puede predecir qué pacientes van a estar en mayor riesgo de tener una enfermedad extendida o con metástasis, o si van a responder bien a un tratamiento. "Se le pone un apellido melanoma y se le aplica un tratamiento específico", ha dicho Ríos. El arsenal al respecto ha sufrido un gran crecimiento, con fármacos como el ipilimumab, el vemurafenib, el dabrafenib y el trametinib.

Más información