17 premios Nobel adelantan dos minutos el Reloj del Apocalipsis

El símbolo de la vulnerabilidad del planeta se queda a tres minutos de la "catástrofe global"

Desfile de armamento en Pyongyang (Corea del Norte) en 2012.

Un grupo de 17 científicos galardonados con el Nobel ha decidido adelantar dos minutos el Reloj de Apocalipsis, una figura simbólica que desde 1947 alerta de la vulnerabilidad del mundo frente a un desastre a escala planetaria. El reloj se queda ahora a tres minutos de “la medianoche”: una catástrofe global.

El reloj, fundado por el Boletín de Científicos Atómicos de la Universidad de Chicago (EE UU), solo se ha movido 18 veces en toda su historia. La última vez que estuvo tan cerca del fin del mundo fue en 1984, con EE UU y la URSS en plena Guerra Fría. En 1991 se encontraba a 17 minutos.

“En 2015, el cambio climático sin control, la modernización global de las armas nucleares y los descomunales arsenales atómicos representan extraordinarias e innegables amenazas a la existencia de la humanidad”, explica el consejo científico del Boletín en su página web. Este órgano ha tomado la decisión, junto a un grupo de asesores que incluye a 17 nobeles y a otros prestigiosos investigadores, como el físico británico Stephen Hawking.

El cambio climático y los arsenales nucleares son una amenaza para la humanidad, según los expertos

“Los líderes mundiales no han actuado con la velocidad y la escala necesarias para proteger a los ciudadanos de una potencial catástrofe”, critica la nota. Los investigadores recuerdan que 2014 fue el año más caluroso desde que comenzaron los registros en 1880 y que 9 de los 10 años más cálidos han ocurrido desde 2000. “Sin un drástico cambio de rumbo, los países del mundo habrán emitido a finales de este siglo suficiente CO2 y otros gases de efecto invernadero como para transformar profundamente el clima de la Tierra, perjudicando a millones y millones de personas y amenazando muchos sistemas ecológicos de los que depende la civilización”, alertan.

Los expertos también denuncian que “los esfuerzos para reducir los arsenales nucleares del planeta se han estancado”. Mientras EE UU y Rusia mejoran sus depósitos atómicos, otros países con armas nucleares —como Reino Unido, Francia, China, Pakistán, India, Israel y Corea del Norte— se unen “a esta locura de modernización, cara y extremadamente peligrosa”. EE UU gastará 355.000 millones de dólares en la próxima década para acometer esta modernización, según el Boletín.

“La probabilidad de una catástrofe global es muy alta y las acciones necesarias para reducir el riesgo de desastre deben tomarse cuanto antes”, concluyen los científicos. Entre los premios Nobel figuran Masatoshi Koshiba, pionero en el estudio de los neutrinos, y Leon Lederman, el físico que bautizó al bosón de Higgs "la partícula divina".

Más información