ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 9 de septiembre de 2011
Los recortes en la enseñanza

El gasto público en educación cae por primera vez en 30 años

Los sindicatos convocan tres grandes movilizaciones - Hay menos dinero y más alumnos - Los rectores piden esfuerzo presupuestario

Los sindicatos han calificado los recortes que se están llevando a cabo en distintas comunidades como "el mayor ataque a la educación en la historia de la democracia". Para muchos, esta puede ser una afirmación grandilocuente, tal vez exagerada. Pero lo cierto es que es la primera vez, al menos en los últimos 30 años, que desciende el gasto público total (la suma de todas las Administraciones) en educación, según las previsiones, aún no cerradas, presentadas ayer por el Ministerio de Educación. A lo largo de los años, el esfuerzo en relación con el producto interior bruto ha fluctuado, pero en todo este tiempo nunca había bajado de un año para otro el gasto total, el 88% del cual depende de las comunidades autónomas. También es cierto, como recuerda el economista de la Pompeu Fabra José García-Montalvo, que la bajada del PIB en esta crisis ha sido mucho mayor que en otras anteriores.

Habrá 13.000 docentes menos y 165.00 alumnos más, según las centrales

Cae por primera vez en 10 años la tasa de abandono: un 2,8%, hasta el 28,4%

Educación ha revisado a la baja las estimaciones de gasto educativo en 2010 y 2011. La cifra del año pasado queda en 52.741,5 millones y la de este año en 52.254,9, lo que supondría un 1,5% de bajada en dos años. En porcentaje del PIB, la inversión baja de la cota del 5% que había alcanzado en 2009 para situarse en 4,79% este año. Una tendencia inédita que coindice con un incremento de 165.154 alumnos a los que atenderán una cifra desconocida de profesores. El Ministerio de Educación admitió ayer que ese número es una incógnita "dada la situación actual". Cinco comunidades han ampliado horas lectivas para recortar interinos (profesores sin plaza fija) y no se sabe aún si otras seguirán la misma senda. A falta de datos oficiales, los sindicatos calculan que serán entre 12.000 y 15.000.

Son estos movimientos los que han echado ya a la calle a miles de docentes y han puesto en pie de guerra a las centrales nacionales, que anunciaron ayer tres grandes movilizaciones para las próximas semanas -14 o 15 y 20 de septiembre y 22 de octubre-. También alzaron la voz los rectores de las universidades públicas españolas, que rechazan el recorte y "tienen el temor" de sufrir más "la tijera presupuestaria" en sus propias cuentas. Los grandes partidos apuestan en sus discursos por la economía del conocimiento, pero eso debe plasmarse, dicen los rectores, "en términos presupuestarios" para que no se quede solo "en filosofía".

La rebaja del gasto educativo se debe fundamentalmente a los ajustes salariales en personal, según explicaron ayer desde el Ministerio de Educación, aunque también ha habido reducciones en programas de apoyo, infraestructuras, transporte escolar o formación de docentes. El recorte de interinos ha desencadenado movilizaciones de todo tipo en las regiones afectadas (Madrid, Cataluña, Navarra, Galicia y Castilla-La Mancha), desde huelgas a manifestaciones o amenazas de "insubordinación". Las protestas llegan además en un momento delicado, con las elecciones generales del 20 de noviembre a la vuelta de la esquina. Ya en los prolegómenos, la enseñanza pública se ha convertido en una herramienta más de guerra política.

Las dificultades económicas no pueden ser excusa "para llevar los recortes a las aulas", dijo ayer el Gobierno por boca del ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco. El PP replicó negando la mayor. "No son recortes, es optimización de los recursos", aseguró el diputado nacional Alfonso Alonso, que pidió "diálogo" para ajustar el "esfuerzo que se está pidiendo a los profesores". Los sindicatos lanzaron un aviso a navegantes a este partido porque la reducción de profesorado afecta principalmente a sus comunidades. "Esperamos que no sea la punta del iceberg de una política que afecte a todo el país en caso de que ganen las elecciones", señaló ayer el secretario general de CC OO en Educación, José Campos. El PP lo niega.

Mientras los Gobiernos regionales de Galicia y Madrid intentaban aplacar los ánimos ante el incremento de protestas, el candidato socialista a las elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, presumía de la política que sigue su parido en Andalucía, que ha prometido no recortar en docentes: "Cuando uno quita profesores de las aulas está restando futuro".

Casi ocho millones de estudiantes han empezado a incorporarse a clase esta semana. Son más -hay que remontarse al curso 93-94 para encontrar una cifra más alta de estudiantes en enseñanzas no universitarias- y suben principalmente en la primera etapa de Educación Infantil (hasta tres años de edad) y en Formación Profesional. Los alumnos de la secundaria obligatoria (de 12 a 16 años) se incrementan por primera vez en una década. También se confirma la estabilización del número de alumnos extranjeros, que apenas creció el curso pasado (aún no hay cifras de este que empieza). Han subido apenas un 0,7%. Después de 15 años de aumento ininterrumpido, con crecimientos anuales de entre 14% y el 40%, hace dos cursos frenó hasta el 6% y en 2009 se estabilizó con un crecimiento de apenas un 0,5%. Así, no cambió el porcentaje que suponen estos estudiantes de todos los alumnos (un 9,5% de media, que en las comunidades va del 3,4% en Extremadura al 16,5% en La Rioja). Lo que tampoco cambia es quién les acoge mayoritariamente: la escuela pública atiende al 67,9% del alumnado total y al 81,9% de los inmigrantes.

Por primera vez en 10 años caen dos de los medidores más temidos: el abandono y el fracaso escolar. La tasa de jóvenes entre 18 y 24 años que no tienen estudios es ahora del 28,4% (un 2,8% menos que el curso anterior). Precisamente ese porcentaje, que sigue entre los más altos de Europa, es el que ha llevado a los cinco sindicatos mayoritarios de la enseñanza pública a nivel nacional (CC OO, STES, ANPE, CSIF y UGT) a convocar las movilizaciones como "llamada de atención" a las Administraciones. Los sindicatos piden en un manifiesto conjunto "medidas eficaces" para mejorar el fracaso con "las plantillas necesarias para la atención a la diversidad del actual alumnado".

Los 2.000 millones que cayeron de los presupuestos previstos inicialmente (489 con las cifras provisionales ofrecidas ayer, que incluyen además de ministerio y comunidades todo el gasto educativo de cualquier administración) son un "brutal ataque" a la enseñanza pública, que hace "difícil pensar que las Administraciones dan a la educación la importancia que se merece". Los sindicatos piden la marcha atrás en los recortes, reconocimiento expreso de que el profesorado "es el principal activo de cualquier sistema educativo" y garantías de "un empleo digno" a "todo el colectivo" de trabajadores de la educación.

La primera marcha nacional convocada, el 14 o 15 de septiembre, será una concentración frente al Ministerio de Educación coincidiendo con la conferencia sectorial que reúne a todos los consejeros del ramo. El 20 de septiembre, día del inicio oficial del curso, prevén una "jornada de lucha" en todas las autonomías. El 22 de octubre han cerrado una "gran marcha" sobre Madrid.

Sus protestas se suman a las movilizaciones regionales. Los sindicatos madrileños debatían ayer una convocatoria de huelga para el 14 de septiembre en la capital, que podría extenderse más de una jornada. Con los ecos de la primera gran concentración de protesta, que convocó el miércoles a miles de personas frente a la consejería, la presidenta regional Esperanza Aguirre echó ayer más leña al fuego. Aseguró que los manifestantes eran "liberados sindicales" y solo "algunos", profesores. La presidenta dijo desconocer cuáles son las reivindicaciones de los docentes y señaló que "la jornada laboral es la misma y la retribución no se toca" el próximo curso.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ya ha comunicado a los centros de Secundaria el nuevo cupo de profesores tras el aumento de dos horas lectivas. El Ejecutivo que preside María Dolores de Cospedal apenas deja margen a los responsables de los centros para aplicar el nuevo cupo ya que, en el escrito en el que el miércoles explicó los cambios, pide confirmación en 24 horas de qué tipo de profesorado pueden prescindir para cumplir con las nuevas exigencias. Los sindicatos, que calculan que el ajuste puede afectar a entre 1.000 y 2.000 interinos, han convocado el lunes concentraciones en todas las capitales de provincia castellana, salvo en Guadalajara, que la traslada al martes por ser festivo.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, pidió ayer "entendimiento" a los 32.000 profesores de su comunidad. Apeló a que, igual que en época de bonanza se recortó el horario lectivo, ahora hay que volver a las 25 horas por docente. Los profesores de Infantil y Primaria se manifiestan hoy en Santiago de Compostela "por la calidad de la enseñanza pública". Prevén un paro de "brazos caídos" el 20 de septiembre y dos días de huelga, el 21 y 27. Las centrales calculan que la ampliación de jornada supondrá entre 800 y 1.080 profesores menos para el nuevo curso.

Con información de Elena G. Sevillano y Eva Sáiz.

Alumnos de un colegio de Logroño, a su llegada ayer al centro en el inicio del curso escolar. / ABEL ALONSO (EFE)

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana