ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 30 de enero de 2011
Reportaje:Vida&Artes

Vente a Alemania, ingeniero Pepe

El anuncio de Angela Merkel de contratar jóvenes cualificados ha destapado viejos recuerdos de las corrientes migratorias - ¿Puede permitirse una España que tiene que salir de la crisis perder a la población mejor formada?

Archivado en:

Madrid, mayo de 1961. Jesús Laurido, 18 años, acaba de terminar su formación de contable y de perder su primer trabajo. Tiene un contacto con un empleado en la oficina de inmigración que le cuenta que en el exterior hay posibilidades. Es joven y tiene ganas de aventura, da igual a donde le manden. En Kassel, Alemania, la empresa AEG de energía eléctrica necesita trabajadores invitados. Laurido se va solo, en tren de Madrid a Hendaya, de Hendaya a Colonia, y de Colonia en autobús llega a Kassel. Lo asignan a una residencia donde hay otros 530 españoles. Más tarde vivirá en Berlín tanto la construcción como la caída del muro.

Madrid, Junio de 2007. Diego Ruiz del Árbol, 27 años, un título de ingeniero informático, desarrolla software para el control del tráfico aéreo para la empresa Indra, pero no está satisfecho con las condiciones y el ambiente de trabajo. Una beca Erasmus en Praga le ha abierto las miras acerca de la vida en el exterior. Quiere volver a hacerlo. Encuentra trabajo en Berlín, como desarrollador de software para juegos. Un mejor sueldo y la perspectiva de otra vida lo empujan hacia una experiencia en Alemania. "Quizás solo por dos o tres años", se dice a sí mismo.

El 19% de los licenciados entre 19 y 25 años está en el paro

110.000 personas han emigrado en 12 meses para buscar trabajo

Medio siglo después, los españoles vuelven a emigrar a Alemania, aunque sus historias son radicalmente distintas. La realidad de España ha dado un vuelco desde aquellos años de hambre que empujaron a más de dos millones de personas a buscarse la vida en Europa sin más aval que las ganas de trabajar y sus manos.

Los nuevos emigrantes españoles han estudiado. Y mucho. Saben idiomas, han viajado, han vivido la experiencia de una beca Erasmus. Pero en España tienen dificultades para encontrar un empleo acorde a su formación. El 19% de los licenciados de entre 25 y 29 años está en el paro. Un 44% desempeña un trabajo por debajo de su cualificación (según la OCDE). Y sus sueldos están a la cola de Europa. Emigran para buscar un empleo que cumpla sus expectativas, para mejorar su situación laboral y sus perspectivas. Y la locomotora de Europa -Alemania- sigue siendo uno de sus destinos preferidos.

La crisis ha alejado de España a 110.000 personas entre abril de 2008 y abril de 2010, según un estudio de Adecco, lo que supone un aumento de un 9,2% en el número de españoles que residen en el extranjero (1.333.693 personas). El perfil del demandante de empleo en el extranjero es un hombre de entre 25 y 35 años, altamente cualificado: ingeniero, arquitecto, informático. A ellos se dirige precisamente ahora la canciller alemana Angela Merkel. Según adelantaba el semanario Der Spiegel, Merkel tiene intención de contratar a jóvenes cualificados del sur y este de Europa para dar respuesta a las necesidades del mercado alemán. Es uno de los puntos que la canciller pretende tratar con Rodríguez Zapatero durante la próxima cumbre hispano-germana, que se celebra en Madrid el jueves que viene.

A priori, la propuesta suena beneficiosa para ambos países. Mientras que España ostenta el triste récord de desempleo en Europa, Alemania prevé reducir este año el paro del 7,7% al 7% y crecer un 2,3%. Para ello, necesita entre 500.000 y 800.000 trabajadores cualificados.

Klaus Zimmerman, presidente del Instituto Alemán de Economía (DIW) lanzó la alarma en octubre. El progresivo envejecimiento de la población alemana no podrá dar respuesta al crecimiento económico del país. "A partir de 2015 perderemos cada año 250.000 trabajadores", dice. "Necesitamos urgentemente trabajadores inmigrantes, como mínimo 500.000 al año para asegurar nuestra economía".

De momento, se desconocen los detalles de la posible propuesta de Merkel. ¿Será necesario dominar el alemán para acceder a estos puestos? Los contratos, ¿serán temporales o indefinidos? Y el proceso de selección, ¿se hará en Alemania o desde España?

Tampoco ha trascendido las profesiones a las que se dirige, pero teniendo en cuenta el peso de la industria en el mercado alemán, es posible que las ingenierías sean las carreras más solicitadas. En diciembre de 2010 faltaban en Alemania 48.800 puestos de ingeniero por cubrir, según estimaciones de la Asociación de Ingenieros Alemanes. "Unos 53.000 ingenieros se licencian al año en Alemania y se jubilan otros 50.000", explica Tanja Schuman, portavoz de la asociación. "En teoría esto supone un equilibrio, pero no lo es porque no todos los que se licencian se quedan en Alemania y se ponen a trabajar".

Los jóvenes ingenieros españoles están entre quienes menos sufren el paro. Diversas estimaciones hablan de una tasa de desempleo del 10% (frente a un 3% o un 5% hace tres años). Pero la posibilidad de tener un buen empleo no es el único atractivo de trabajar en Alemania. También lo es el sueldo de salida de un joven ingeniero. Mientras que en España lo normal es estrenarse con 25.000 o 30.000 euros al año, según el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales, en Alemania llegan a los 40.000 o 45.000 euros, según la Asociación de Ingenieros Alemanes.

Pero, ¿qué efectos puede tener una fuga de cerebros de este tipo para una España que necesita ser más competitiva para salir de la crisis? Santos Ruesga, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma, cree que pocos: "Si la propuesta finalmente se materializa no creo que se note mucho cuantitativamente, y por desgracia tampoco va a aliviar nuestras enormes tasas de paro, cuyo mayor problema es la mano de obra menos cualificada. Eso sí, visto a pequeña escala, para los jóvenes licenciados que acaban de terminar una carrera sí supone un beneficio importante".

José García-Montalvo, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Pompeu Fabra, lo analiza desde un punto de vista pragmático: "España es un caso especial, porque produce mucho capital humano pero lo usa de forma ineficiente. La sobrecualificación de los jóvenes españoles duplica la media europea, y si no encuentran trabajo es mucho mejor irse a Alemania o a Reino Unido a trabajar de lo suyo que la frustración de quedarse y ver que van pasando los meses y nada. Además, la gente que se pasa mucho tiempo trabajando en un empleo por debajo de cualificación lo acaba aceptado como algo natural. Es un mecanismo psicológico muy sencillo y pernicioso por el que vas adaptando tus expectativas a la baja. Saliendo fuera y probando otras cosas se puede evitar".

Carlos Conde, Vicerrector de Ordenación Académica y Planificación Estratégica de la Universidad Politécnica de Madrid, espera que la fuga dure poco y que los ingenieros que se sumen a ella, vuelvan, pues "en el medio plazo, España volverá a necesitarlos. Estamos atravesando una mala coyuntura, pero cuando se remonte, el país va a necesitar a los jóvenes cualificados".

En regresar no es precisamente en lo que está pensando Diego Ruiz del Árbol. Tiene una casa nueva y está esperando a su primer hijo. "Mi decisión de venirme a Alemania no fue laboral, fue más bien una decisión vital", relata. "Luego encontré aquí mejores condiciones de trabajo. Gano unos 3.700 euros brutos (2.000 netos) al mes en una empresa alemana que buscaba una persona que hablara castellano para su mercado en España", dice este ingeniero que en su tiempo libre es redactor de berlunes.com, una plataforma de blogueros españoles. "Me siento un poco como si me hubiera tocado la lotería, porque en Berlín también hay paro y los sueldos son más bajos que en el resto de Alemania",

Desde la experiencia de los años, Laurido aconseja prudencia: "Veo a muchos jóvenes que llegan sin tener idea, sin conocer la ciudad, ni el idioma. ¡Ojo, que aquí también hay paro!". El septagenario disfruta ahora de su jubilación y asiste a otros españoles mayores que lo necesitan dentro de la organización Solidaridad sin Fronteras. "Cuando yo llegué a Berlín se estaba construyendo el muro, las fábricas del oeste necesitaban trabajadores", continúa. "Había trabajo en cada esquina. Ahora la situación es distinta: los que llegan están más preparados, los tipos de trabajos que se ofrecen son más cualificados, pero no está todo tan fácil como entonces".

Una buena oportunidad, pero que regresen

- El Consejo General de Ingenieros Industriales calcula que el sector tiene un paro "rotacional" del 5%. "Es una alegría que Merkel quiera ingenieros e ingenieros industriales españoles. Las escuelas de ingeniería españolas han educado maravillosamente a los estudiantes", dice el presidente del Consejo, Javier Cobo. Eso sí, "sería una pena que en este país haya expertos en mejorar la productividad y la competitividad y se tengan que marchar".

- Tecniberia (Asociación Española de Empresas de Ingeniería, Consultoría y Servicios Tecnológicos). José Luis González Vallvé, presidente de esta asociación que une a 300 empresas, señala que hasta ahora el sector tenía poco paro, sobre el 5%, pero que desde mediados del año pasado ha crecido hasta el 10%. Las "4.000 o 5.000" ofertas para ingenieros que antes se registraban en los portales de empleo se han reducido a unas 1.500, "y más del 90% son para el exterior". Valora "positivamente" la propuesta de Merkel, siempre que no se convierta en una "fuga de cerebros" de profesionales que no regresen.

- Desde el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos consideran que si Alemania piensa contratar ingenieros españoles es porque este sector tiene "buena imagen". Edelmiro Rúa, presidente del organismo, apunta que "para los españoles tiene ventajas esta oferta porque ahora comienza a haber problemas para encontrar trabajo. Además, pueden perfeccionar un idioma y trabajar con tecnología punta como la que tienen los alemanes". No todo es positivo: "Si los profesionales se van fuera, pierde la ingeniería española".

- Manuel Acero, presidente del Instituto de la Ingeniería, comparte la idea de que si los ingenieros acaban marchándose de España se pierde su valor añadido de "necesario para que seamos competitivos". "Desde el punto de vista pragmático", añade, "está bien porque hay gente parada, dado que el país no tiene ya tanto volumen de negocio y ha habido una bajada de proyectos, pero es nefasto para el país porque se descapitaliza tecnológicamente".

- Jacinto Corrales, presidente del Colegio de Ingenieros Superiores Informáticos, también comparte esta doble visión: "Por un lado, más vale un trabajo acorde a tu perfil que nada. España está además peor pagada que otros países. Pero es que prescindamos de estos talentos con el coste que supone formar a estos profesionales para el país", explica.

- Eugenio Fontán, decano-presidente del Colegio de Ingenieros de Telecomunicaciones, apunta que desde hace 10 años una corriente de ingenieros se están yendo al extranjero, a países como Alemania, Reino Unido, Francia o Estados Unidos, emigración que está aumentando en los últimos años por "las condiciones laborales mediocres".

- El Colegio de Ingenieros Aeronáuticos de España apunta que este colectivo ha tenido hasta hace poco casi pleno empleo, si bien con la crisis hay cierto empeoramiento. "Valoramos la iniciativa positivamente, aunque sería deseable que nuestros profesionales no tuvieran que buscar trabajo en otros lugares", apunta su decano.

- Xoan Xosé Fernández, delegado de alumnos de Ingeniería Aeronáutica, opina que en Alemania habrá proyectos interesantes, pues la inversión es mayor que en España. "Si ellos tienen plazas que no están cubiertas y aquí hay gente formada y en paro, ¿por qué no brindarles la oportunidad?".

M. GARIJO / R. SECO

Jesús Laurido (sentado) emigró a Alemania en 1961. Tenía 18 años y acababa de perder su trabajo como contable en España. A su lado, de pie, Diego Ruiz del Árbol (30 años), se instaló en Berlín en 2007. / PATRICIA SEVILLA CIORDIA

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana