Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LIDIA

El Senado rechaza que la fiesta sea Bien de Interés Cultural

"Si yo fuera toro, preferiría morir en la plaza", dijo García-Escudero, del PP

El debate ayer en el Senado de una moción del PP, para instar al Gobierno a declarar las corridas de toros Bien de Interés Cultural, fue apasionado como pocos en la Cámara alta y dio lugar a frases llamativas. "Si yo fuera toro, preferiría mil veces morir después de 20 minutos en una plaza de toros luchando y combatiendo antes que sufrir una larga agonía, como sufren en los correbous", declaró el portavoz de los populares, Pío García-Escudero. "Quizá los toros no tengan nuestros referentes culturales y nuestra imaginación a la hora de sufrir, pero su sistema nervioso les hace tan sensibles como cualquier mamífero, como nosotros, al dolor", aseguró el senador Miquel Bofill, de la Entesa.

El PSOE recordó que el asunto es competencia de las comunidades

Anasagasti pidió "dos orejas y el rabo" para un senador socialista

Iñaki Anasagasti, del PNV, reclamó "dos orejas y el rabo" para el socialista Roberto Lertxundi, quien recordó que el Estado no tiene capacidad para declarar Bien de Interés Cultural a la fiesta de los toros porque las competencias están transferidas a las comunidades autónomas, y opinó que el PP presentaba esta moción únicamente "porque hay elecciones en Cataluña en noviembre".

Al final, el Senado rechazó la propuesta de los populares por 129 votos en contra (del PSOE, CiU, Entesa Catalana, PNV y cuatro diputados del Grupo Mixto) frente a 117 a favor (los 116 del PP y uno de la senadora de UPN). De poco sirvió el apasionamiento de García-Escudero, directivo de la Asociación Taurina Parlamentaria, quien definió al toro como un "animal mítico, símbolo de fortaleza, valentía y fecundidad", y criticó la incoherencia de prohibir las corridas en Cataluña pero no los correbous. "¿Cuándo van a presentar iniciativas para prohibir la caza o la pesca?", preguntó a quienes apoyaron la decisión del Parlamento catalán de prohibir las corridas, antes de anunciar que su partido estudia recurrir la decisión al Tribunal Constitucional.

El senador recordó que "cada año pasan por taquilla para entrar en una plaza de toros más de 13 millones de personas. Es el segundo espectáculo con más espectadores después del fútbol". Pero su moción fue rechazada por motivos de procedimiento, para unos, y de ideología, para otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 2010