Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:PERSONAJE

Yves klein, el artista Azul

Un pigmento que cubría la tela de un azul profundo fue la clave de la obra del francés Yves Klein, un hombre que cambió el yudo por la pintura y que murió con sólo 34 años. Madrid tuvo un papel decisivo en ese cambio tan radical y exitoso.

Alto, fuerte. El pelo, moreno, fijado con brillantina. Inquieto, con una personalidad obsesiva. Apasionado por el yudo, el esoterismo y la espiritualidad, fue el inventor de un tono de azul que lleva su nombre y de una forma de pintar revolucionaria. "Mis ojos no están hechos para leer un cuadro, sino para verlo. La pintura es color". Yves Klein (Niza, 1928-París, 1962), el hombre que patentó su azul ultramar como IKB (International Klein Blue), una fórmula tan secreta como la de la Coca-Cola, llegó a ser pintor casi por genética, mejor dicho, por herencia.

Hijo único de dos artistas muy distintos, Marie Raymond (1908-1989), una pintora abstracta, hija de una acomodada familia de perfumistas de Niza, y de Fred Klein (1898-1990), un holandés figurativo, amante de los paisajes y los caballos, vivió en su casa la efervescencia de las vanguardias. Por allí pasaron desde Piet Mondrian -el padre de Klein era su marchante- hasta Nicolas de Staël, Jean Arp o Sonia y Robert Delaunay. Muchos de los que revolucionarían el arte moderno.

"Museo del Prado, maravillas sobre maravillas. Velázquez, Goya, Murillo. El Greco me parece el más español de todos"

Y precisamente Herencias es la exposición que se inaugura la próxima semana en el Círculo de Bellas Artes de Madrid sobre Marie Raymond, Yves Klein y su padre. El comisario de la muestra, Nicolás Morales, uno de los editores de la empresa Expression Contemporaines, desea desde el impacto del título mostrar el vínculo entre madre e hijo y la influencia del ambiente familiar en la pintura monocroma de Klein. En la muestra habrá obras de las tres grandes épocas del pintor: el periodo azul, las pinturas de fuego y las antropometrías, y, para abrir boca, en la primera sala se instalará una piscina llena del famoso pigmento azul para que el público perciba la intensidad del color.

Autodidacto, sin éxito en los estudios, pero más listo que el hambre, el joven Klein miraba de reojo cuanto sucedía en su casa parisiense de la Rue d'Assas, entre Montparnasse y el Barrio Latino. En las reuniones que convocaba los lunes su madre se discutía sobre arte, se hablaba de libros, de filosofía o de arquitectura. Aquel adolescente de18 años conocía ya a todos los artistas que bullen en el París que renace de sus cenizas tras la II Guerra Mundial. "Eso es lo que intenta explicar la exposición, de dónde procede Yves Klein. La obra de Marie Raymond es la línea, y la de Yves Klein es el color. Existe una oposición clara entre ambos. Yves Klein quiso acabar con el modernismo, pero debía ser él quien cerrara la puerta, el último en irse".

La cabeza del joven Klein giraba a mil revoluciones con nuevos inventos para ganarse la vida. A los 23 años, su única actividad conocida era la práctica del yudo. Tenía que dar salida a su energía por algún lado. Ha de alejarse de su entorno familiar, tan intenso, y buscar su lugar en el mundo. Su tía Rose Raymond, propietaria de una librería en Niza, le ayuda económicamente a financiar algunos de sus viajes. Klein propuso a su amigo Claude Pascal dar la vuelta al mundo, realizar un viaje en cierto modo espiritual. Ambos planeaban llegar a España y atravesarla hasta alcanzar Marruecos a caballo. El plan se torció cuando Pascal enfermó de tuberculosis, pero Klein no se arredró y atravesó la frontera de Irún el 3 de febrero de 1951: "Para descubrir España estoy solo y es triste", escribió en su primer diario.

Ya fuera por su afán de aprender español o por la emoción que le produjo el descubrimiento de cuanto vio en sus viajes a España, en 1951 y en 1954, Klein anotó cuidadosamente sus impresiones acerca de los toros, el yudo, Lola Flores y Manolo Caracol, o su descubrimiento del Museo del Prado y los cuadros de El Greco, que tanto influyeron posteriormente en su vocación pictórica: "Miércoles. 6. Museo del Prado. Primera visita. Maravillas sobre maravillas, Velázquez, Murillo, Goya, El Greco. El Greco, me parece el más español de todos...". O "Espléndido El Greco. Él me ha dejado entrever una gran España". El pintor de las figuras alargadas representa para Klein "la grandeur" española, el imperio, pero también el tratamiento del color. El cielo de Madrid le inspira un poema profético: "Un día el cielo azul sobre la tierra ha caído / y de su herida la sangre ha brotado. / Era un rojo brillante, chispeando estrepitoso, había negro también allí donde se coagulaba. / Una bolsa de sangre que era España. El cielo azul la ha cubierto, muy pálido. / Cuando se miraban había relámpagos violetas. / La música eran celos, y en la paz del azul reinaba la cólera del rojo. / España divina, dolor y rojo". Por primera vez, estos diarios inéditos del mago del azul verán la luz en la ciudad que los inspiró. En estos cuadernos se intuyen las claves del futuro pintor.

En Madrid, un Klein hiperactivo se enfrentó a sus dos obsesiones, buscar un trabajo y encontrar un gimnasio donde practicar yudo, su gran afición. Tuvo suerte. Le contrataron como yudoca en el club Bushidokwai, en el paseo de Recoletos -"Me pagan cien pesetas para cada alumno de clase particular, y cincuenta por cada alumno de clase normal"- y complementaba sus ingresos dando clases de francés. También estudia filosofía: "He acabado mi curso de filosofía y lo he enviado a París. Es decir que si no está demasiado mal hecho habré concluido en fin algo bien definido en mi vida". Recibe la visita de sus padres y su tía Rose, la librera, y viaja con ellos a Toledo. El recuerdo de aquella vista del Tajo y la visión de El entierro del conde de Orgaz, de El Greco, le inspiran sus primeras acuarelas, que expone en la habitación de la pensión de la calle de Puebla y en el club de yudo. En su diario, Klein comenta que a su amigo Joaquín no le han gustado nada sus pinturas, y escribe: "Voy a realizar un paisaje de Toledo, a ver si así lo entiende". Dibuja incluso botijos, algo que siempre intentó ocultar. Su amistad con el director del centro de yudo donde trabajaba, Fernando Franco de Sarabia, hijo del propietario de la imprenta Sarabia, será decisiva en la trayectoria del artista porque la primera obra de Yves Klein, el catálogo de Yves: pintures, diez planchas de obras monocromas que expondría en 1955 en París, vieron la luz en la calle de Jaén de Madrid.

Uno de los grandes hallazgos ha sido el descubrimiento en los archivos del Círculo de Bellas Artes de Madrid de una carta de Yves Klein dirigida al director del centro, Eduardo Aunós, un ex ministro de Franco, en 1951, en la que el francés le propone exponer la obra de su padre. Meses después, ya de vuelta en Francia, Klein escribe de nuevo a Aunós para comentarle que no es posible porque la obra de su padre está muy dispersa. Le propone, en cambio, montar en el Círculo una colectiva de artistas figurativos y abstractos, y menciona a Matisse y a Soulages, entre otros.

Desde Madrid, Yves klein viajó a Japón para coordinar la exposición de obras de su madre, Marie Raymond, en Tokio. Allí da clases de yudo en el instituto Kandokán y logra el grado de cuarto Dam, el cinturón negro. En Francia no le reconocen el título, por lo que decide regresar a España en 1954. Su amigo Sarabia le puso en contacto con directivos deportivos y así fue como se convirtió en director técnico de la Federación Española de Yudo. Yudoca y pintor. Lo nunca visto. El historiador Javier Arnaldo cuenta cómo en Valencia, tras una conferencia sobre Klein en el IVAM, se le acercaron dos antiguos yudocas asombrados al saber que aquel yudoca de los años cincuenta era en realidad un artista vanguardista.

Por fin, en 1955, Yves Klein presenta su obra Yves: pintures en el Club des Solitaires, en el barrio más elegante de París. La crítica sólo ve en él al chico que han conocido en los salones de su madre, pero no entienden su obra. Su pintura es todo color, no existe la línea. Es un Rothko antes de Rothko. Su madre no acierta más que a decirle: "Estos colores distintos combinan bien"... Un Yves Klein colérico contesta: "No has entendido nada".

Le quedan siete años de vida y de pintura. A partir de su primera exposición, su actividad es enloquecedora. Todo en Klein es espectáculo. Para que el mundo comprenda su obra, él sabe que tiene que ser cada vez más provocador. Se sitúa en la vanguardia de los happenings. Pinta cuerpos desnudos de mujeres de azul. Controla los medios, la difusión. Él hace lo que sus padres no supieron: "No entiendo cómo mi padre puede quejarse de su posición en el mundo del arte si nunca ha hecho el esfuerzo de entender el mundo en el que vive". Su consagración le llegó en 1958. Klein expuso por primera vez sus cuadros azules en la galería Apollinaire de Milán. El eco fue tal que Domenico Modugno compuso su famosa canción Nel blu dipinto di blu, con la que consiguió el tercer premio del Festival de San Remo de aquel año.

Yves Kein tuvo una carrera artística corta, ocho años. Murió al poco de casarse, en junio de 1962, a los 34 años, de un infarto. Circulan leyendas acerca de si su muerte se debió a la inhalación de los productos químicos con los que pintaba. Pero en realidad la causa fue su ritmo de trabajo, agotador. "Las sesiones de trabajo eran extenuantes", dijo su mujer. En agosto de 1962 nació su hijo póstumo, Yves Klein, su última obra. P

Marie Raymond / Yves Klein. Herencias' puede verse a partir del próximo miércoles y hasta el 17 de enero de 2010 en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

'Antropometría', 1960. Abajo, 'Dimanche 27 de noviembre de 1960', un número único hecho por el pintor donde aparece Klein en su último salto como yudoca. La familia Klein. Marie Raymond, Yves Klein y Fred Klein, en 1954. Abajo, dos obras de Marie Raymond, un 'gouache' titulado 'L'oeil bleu du lontain' (1950), emparentado con las ideas filosóficas del espacio infinito de su hijo, y a la derecha, un óleo sin título, pintado en 1960. Abajo, Yves Klein y Fernando Franco de Sarabia practicando yudo en Madrid en 1954.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de octubre de 2009