Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'La cinta roja', una semblanza de Teresa Cabarrús

Tenían 12 años cuando emigraron de sus países. Carmen Posadas (Montevideo, 1953) llegó a España en 1965 de la mano de su padre diplomático. Y el personaje de su nuevo libro, La cinta roja (Espasa), la corajuda y hermosa Teresa Cabarrús, llegó al París prerrevolucionario con "el objetivo de casarse bien".

Posadas se metió en la piel de Cabarrús para contar su intrépida vida, porque "quería reivindicar a un personaje desconocido en España y que sin ser central, sí que logra cambiar el curso de la historia. Se considera que ella fue la persona que acabó con el régimen del terror en Francia". Y agrega: "Era una mujer generosa, que salvó de la guillotina a miles de personas y después utilizó sus armas de mujer como espía de España en Francia. Me interesan las historias de mujeres que saben utilizar sus armas de mujer sin perder la feminidad".

La primera vez que Posadas tuvo noticias de Cabarrús fue en el colegio. "El curso se acaba antes de que uno llegue al final del libro de historia, pero yo seguí leyendo y me topé con la imagen de esta mujer que había sido espía, amante de asesinos y emperadores, que había tenido diez hijos y que era singularmente bella", dice. Pasaron muchos años antes de que la ganadora del Premio Planeta 2008 por Pequeñas infamias se reencontrara de frente con la historia de Cabarrús. "Estuve casada con el Gobernador del Banco de España y un día fui a visitarlo y allí estaba el cuadro de Francisco Cabarrús (el padre de Teresa) pintado por Goya y pensé... ¿qué será de Teresa Cabarrús?".

Acabar con Robespierre

Dos años de investigación llevaron a Carmen Posadas a recorrer los lugares de París en los que la adolescente española Teresa Cabarrús se abrió camino entre la burguesía y la realeza francesa, hacia 1788, usando su belleza y arrojo. Las excentricidades nacidas de las teorías de Rousseau, los métodos anticonceptivos de la época, la hipocresía que rodeaba a la institución del matrimonio y, sobre todo, las pasiones políticas que desencadenaron la toma de la Bastilla en 1789 y la posterior etapa del Terror son relatadas en la primera persona de Teresa Cabarrús, por la pluma de Posadas.

Divorciada y amante de uno de los represores del régimen del Terror -Jean Lambert Tallient, por lo cual era conocida como Madame Tallient-, Cabarrús consigue persuadirle para dar el golpe de estado de Termidor en 1794 que acabaría con Robespierre, y por el cual también se le recuerda en la historia como Madame de Termidor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de septiembre de 2008