Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El programa de RNE 'Clásicos populares' cumple 30 años

"Tenía que acercar las grandes orquestas interpretando música de Brahms, Mozart, Bach o Beethoven a los oyentes de una España que hace 30 años carecía de cultura musical. Eso fue lo que traté de hacer cuando creé Clásicos populares", dice Fernando Argenta, director de ese programa musical diario de RNE. La Orquesta Sinfónica de RTVE, bajo la dirección de Adrian Leaper, ofreció el pasado viernes un concierto homenaje al programa por sus 30 años en antena interpretando composiciones de Mihail Glinka, Joaquín Turina, Chaikovski, Shostakóvich y Alexander Borodin. Y el sello discográfico RTVE-Música ha lanzado un pack conmemorativo con 10 CD de música votada por los oyentes. Clásicos populares, volumen diez incluye piezas de Vivaldi, Mozart, Shostakóvich, Mascagni, Bach, Bizet, Albinoni, Mendelssohn, Ralph Vaughn Williams y Beethoven, interpretadas por la Orquesta Sinfónica y Coro de TVE, bajo la dirección de Enrique García Asensio.

El programa, según Argenta, es "una parte importante de mi vida. Había acabado Derecho y estaba estudiando música cuando me ofrecieron en la radio hacer un programa musical. Este trabajo me ha quitado la frustración de la dirección de orquesta y la composición, que era hacia donde yo tenía pensado encaminar mi vida".

El director de Clásicos populares recuerda que la música siempre ha marcado su existencia de una manera o de otra. "Tenía inoculado el maravilloso virus de la música clásica por haber sido mi madre una estupenda pianista, y mi padre uno de los más grandes directores de orquesta de su tiempo. Sabía que mi vida tenía que estar relacionada con la música". Antes de idear el programa hizo sus pinitos como músico en un grupo de rock y durante cinco años tocó con el grupo Micky y Los Tonys.

Tutear a los dioses

Argenta habla de los inicios del programa cuando "no era normal tutear a los grandes dioses de la música, había que escucharla casi de rodillas. Y tras los primeros programas surgió una corriente de simpatía, pero al mismo tiempo no faltaron quienes vieron un peligroso movimiento subversivo musical. Hubo presiones para que el programa desapareciera porque no querían permitir que se hablara de la tendencia de Wagner a birlarle sus mujeres a sus mejores amigos o que Schubert padeciera sífilis". El director de Clásicos populares, que desde 1984 presenta junto a Araceli González Campa, investiga casi a diario en la vida de los grandes de la música para acercarlos a los oyentes creando apartados como Sección femenina, en el que se habla de todas las compositoras de la historia, Los clásicos también comen, en la que cuenta los platos que comía Beethoven o habla de las recetas de Rossini, o El bruto canto, donde tienen su momento de gloria los peores cantantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de mayo de 2006