Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Vasco Szinetar observa el silencio de los artistas en las fotos de 'Re-tratados'

Carmen Martín Gaite, Eduardo Chillida, Carlos Barral, Antonio Saura, José Agustín Goytisolo, Félix Grande, Maruja Torres, Manuel Vicent, Gerardo Rueda, José Hierro, Ángel González y Joan Manuel Serrat se asoman en algunas de las 51 fotografías que el venezolano Vasco Szinetar (Caracas, 1948) ha reunido en Re-tratados. Serie España 1974-2003, su homenaje a la cultura española. Acompañado por los escritores Almudena Grandes, Luis Muñoz (dos de sus modelos) y Joaquín Marta Sosa, el fotógrafo definió el espíritu de su trabajo: "El retrato ha sido para mí un largo ejercicio de silencio, sólo así puede el alma del otro aparecer"

. La muestra se exhibe hasta el 4 de diciembre en la Casa de América.

Llevar al personaje que se quiere retratar a un lugar insólito (el baño, por ejemplo), enfrentarlo al espejo y encima colarse en la foto es uno de los trucos que ha usado Szinetar a lo largo de 30 años para que la pose no se robe el rostro (¿verdadero?) de sus modelos.

Re-tratados recupera el apartado español de su obra, que comenzó en 1974, cuando fotografió a Isabel García Lorca, y llega hasta hoy con Luis Antonio Villena, Joaquín Sabina, entre otros.

"La idea es someter al fotografiado a una situación extrema, casi de trance", explicó Joaquín Marta Sosa en la mesa redonda convocada a propósito de la exhibición al referirse al estilo de Szinetar

. Una propuesta en la que fotografiar a otro se convierte en un modo "de indagarse a sí mismo". "Sus retratos son estudios sobre el poder intelectual, mediático, literario... Demuestran que el poder es frágil, que tiene momentos de sorpresa casi infantil. El retrato deshace el poder, lo humaniza", afirmó.

En su doble condición de novelista y modelo, Almudena Grandes comparó los retratos fotográficos con los que los narradores hacen en sus ficciones. "Un buen fotógrafo retrata lo que hay y lo que no: debe reflejar el rostro y sugerir lo que hay detrás. Con la literatura pasa lo mismo. Los buenos libros son los que dicen más de lo que cuentan. El arte es siempre una cuestión de planos, de profundidad de campos", sostuvo. La autora de Castillos de cartón

recordó como ejemplo la "inolvidable" descripción de Clarín en La Regenta, que resume en "los pies rollizos de Ana Ozores sobre una piel de tigre", todo un carácter.

Luis Muñoz destacó la "agudeza y delicadeza" de las fotos de Szinetar, a quien describió como "un gran lector de la luz". El autor de Septiembre escogió textos de Manuel Machado, García Lorca y Luis Cernuda para demostrar cómo la poesía también retrata con trazos indelebles.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de noviembre de 2004