Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jesús Campos gana el Nacional de Literatura Dramática

Jesús Campos García (Jaén 1938) obtuvo ayer el Premio Nacional de Literatura Dramática por Naufragar en Internet, una obra metafórica y simbólica. El galardón, dotado con dos millones y medio de pesetas, es concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Como finalistas quedaron las obras Cuando las mujeres no podían votar, de Alberto Miralles, y Tiresias, aunque ciego, de Santiago Martín Bermúdez. Campos García había sido finalista en varias ocasiones del premio que ahora ha obtenido.

Naufragar en Internet habla del cruce de informaciones: 'Es una metáfora de una red del propio cerebro, al que llegan una serie de llamadas que le dan a conocer una realidad que el personaje niega a toda costa', dice el autor de esta obra cuya meta visual es que el personaje termine ahogado en 75 kilómetros de cable que llenan el escenario. La obra, que se estrenó hace dos años y se editó en 2000, cuenta con dirección y escenografía de Campos García, ya que este autor nunca deja que sus obras las monten otros profesionales: 'Quizá no sea lo mejor del mundo, pero es mi expresión', dice.

Campos recibió la noticia del premio a pocos metros de donde se había producido el fallo, ya que se encontraba en el ministerio en una reunión que mantienen estos días profesionales del mundo de la escena sobre el Plan General de Teatro. Campos, presidente de la Asociación de Autores de Teatro, comentó que por primera vez él veía que unos encuentros se producían en un clima de sintonía entre los distintos sectores: 'Se está perdiendo esa defensa parcelaria con la que no se llegaba a ninguna parte', dice este escritor, que considera que uno de los problemas graves del teatro ha sido la falta de autoestima: 'El próposito de estos debates es emitir una voz conjunta y unitaria, algo que no sabíamos hacer'.

Crisis

Sobre la famosa crisis de dramaturgos, Campos contesta tajantemente: 'Ni de coña hay crisis de autoría, lo que hay es crisis de procedimiento, de prospección'. Lo dice en referencia a que al productor le es más cómodo ir a Londres o a Nueva York y que allí le desbrocen el trabajo: 'Para hacerlo ellos, tendrían que tener criterio, porque tienen obligación de buscar obras, podrían crear varios comités de lectura para que se dieran diferentes criterios, unos comités no formados exclusivamente por autores'. También responsabiliza a los medios de comunicación del desconocimiento de los autores españoles: 'Prestan más atención a un estreno de Shakespeare o de Wilson , apuestan al caballo ganador'.

El jurado del Premio Nacional estuvo compuesto por Domingo Miras, Gregorio Salvador, Aizpea Goenaga, Josep Maria Benet i Jornet, Miguel Signes, Mauro Armiño, Javier Villán, Ignacio Arellano, Julia Barella y Gustavo Pérez Puig. Como presidente actuó Fernando de Lanzas, director general del Libro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de octubre de 2001