Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA VOZ DE LA POESÍA SOCIAL

Muere Gabriel Celaya, poeta del antifranquismo

Comunista, vasco, autor de 100 títulos, vivió en la pobreza y en la enfermedad sus últimos años

El poeta Gabriel Celaya, autor de casi 100 títulos e identificado con la corriente de la poesía social, murió ayer en el hospital Gregorio Marañón de Madrid, a los 80 años. Había ingresado en este centro a primeros de abril, con un cuadro clínico de arteriosclerosis generalizada y grave deterioro del estado general, según el parte médico. Nacido en Hernani (Guipúzcoa) en 1911, Celaya, antiguo militante comunista, fue un caracterizado combatiente antifranquista, y no recibió premio oficial alguno hasta 1986, cuando le fue otorgado el Nacional de las Letras. El poeta será incinerado hoy en el cementerio de la Almudena y sus cenizas se esparcirán mañana en una pradera de Hernani.

La muerte le sobrevino a Celaya tras las complicaciones derivadas de una intervención quirúrgica en la vesícula a la que fue sometido a principios del pasado marzo. El poeta vivió en los últimos tiempos en un estado depresivo que le llevó a declarar que envejecer es peor que morirse y que estaba perdiendo la alegría de vivir, una de las características de su poesía.En febrero de 1990, Celaya fue ingresado en la clínica Ruber de Madrid por agotamiento. Entonces trascendió su imposibilidad de pagar los gastos médicos, que fueron sufragados por el Ministerio de Cultura, entidad que le asignó dos millones de pesetas. Este hecho creó un debate social sobre la falta de protección de varios escritores notables en su vejez. El premio Nobel de Literatura Camilo José Cela dijo ayer: "Es vergonzoso que Celaya haya muerto en la indigencia. Era un poeta importantísimo que debería haber ganado lo suficiente para tener una mínima holgura económica". El ministro de Cultura, Jordi Solé Tura, dijo ayer en Pamplona que Celaya fue un "símbolo de toda una época de nuestra cultura contemporánea", señaló que hizo "lo posible por acompañarle en los momentos más dlfíciles", y precisó: "No tengo noticias de que el ministerio le haya dejado de pagar nada", a la vez que achacó la situación del poeta a "circunstancias personales".

El verdadero nombre de Gabriel Celaya era Rafael Gabriel Múgica Celaya. Firmaba con el segundo nombre y el segundo apellido para poder compaginar su vocación poética con su pertenencia al consejo de administración de una empresa familiar. Con Blas de Otero y Celso Emilio Ferreiro, fue uno de los poetas más representativos de la poesía social. Durante su fructífera vida escribió más de 80 libros de poesía y 12 textos teatrales.

Celaya estudió la carrera de ingeniero Industrial en la universidad de Madrid. Sus años de estancia en la Residencia de Estudiantes madrileña fueron decisivos. Se casó a los 28 años de edad, en 1939, pero su matrimonio se rompió siete años más tarde, cuando conoció a Amparo Gastón, Amparitxu, con la que se casó después de convivir durante 36 años.

Celaya publicó en 1935 su primer libro de versos, Marea de silencio. Después se encerró en un silencio que duró 10 años, hasta que en 1946 fundó con Amparo Gastón, en San Sebastián, la colección Norte. Aquella editorial publicó textos de Camilo José Cela, Ricardo Molina, Leopoldo de Luis y Miguel Labordeta, así como también de autores extranjeros, entre ellos Rimbaud. También se publicaron libros de Rilke, Paul Eluard y Lanza de Vasto.

Deja la ingeniería

En 1956 abandonó su trabajo como ingeniero en la fábrica familiar y se trasladó a Madrid. Fecundo escritor, su bibliografía es extensísima, y no faltan en ella novelas y ensayos.

En 1977, Celaya se presentó como candídato del Partido Comunista de España a las elecciones, pero no salió elegido. Más tarde abandonó la militancia. Su obra sirvió de inspiración a cantautores españoles, como Paco Ibáñez, quien grabó La poesía es un arma cargada de futuro y España en marcha. "Escribió toneladas de versos", dijo ayer Ibáñez, "y era un hombre bueno y generoso que quería que los demás gozaran de la vida como él estaba dispuesto a gozarla". Para Paco Ibáñez, algunos poemas de Celaya fueron "el gran mensaje para una generación".

El poeta Rafael Alberti dijo: "Lo he sentido profundamente. Sabía que no estaba bien y que, además, no hacía lo posible por estar bien porque se daba mala vida, bebía muchísimo. Era uno de los grandes poetas".

Bibliografía

A pesar de que su primera obra, Marea del silencio, la publicó en 1935, no es hasta 1946, con la publicación de Tentativas, cuando Rafael Múgica entró en la vida literaria con el nombre de Gabriel Celaya. Después siguió una larga serie de libros, entre los que destacan La soledad cerrada (1947), Movimientos elementales (1947), Tranquilamente hablando (1947), Se parece al amor (1949), Las cartas boca arriba (1951), De claro en claro (1956), Las resistencias del diamante (1957), España en marcha (1961), Versos de otoño (1963), Canto en lo mío (1968), Los espejos transparentes (1968), Itinerario poético (1973) y Penúltimos poemas (1982).En junio de 1990 se publicó en castellano y euskera Gaviota, antología esencial, 153 poemas de 31 de sus libros. Un mes después apareció su último volumen, Orígenes, que- recoge dos poemarios, Cantatas minoicas e Ixil.

En diciembre de 1988, el grupo teatral vasco Bederen 1 estrenó por primera vez El relevo -subtitulada Divertimiento poético-, una de las 12 obras inéditas del poeta vasco.

En 1956 obtuvo el Premio de la Crítica por De claro en claro; en 1963 ganó en Suiza el Premio Libera Stampa, por el conjunto de su obra; en 1968 recibió el Premio Internacional Taormina, y en 1986, el Nacional de las Letras Españolas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de abril de 1991

Más información