Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Goytisolo presentó su libro 'Coto vedado', "un libre examen de conciencia"

"No es una confesión, es sólo un libre examen de conciencia", dijo anoche Juan Goytisolo en la presentación en Madrid de su último libro, Coto vedado, publicado por la editorial Seix Barral. La obra fue presentada por Rafael Conte, que leyó el texto elaborado por Lluís Bassets, quien no pudo asistir al acto. Según Bassets, se trata de un libro que "asume una mirada crítica, nada resignada, de la propia historia personal y colectivo. Goytisolo explicó que en su texto ha pretendido huir de la hipocresía y el exhibicionismo" que han caracterizado a la literatura española.

Según la presentación de Lluís Bassets leída por Rafael Conte en el acto, se trata de un libro realizado "con mucho amor, con un amor duro y cruel a veces, que exalta lo que denigra". Un libro autobiográfico y valiente, de indagación y búsqueda que "asume una mirada crítica, nada resignada de la propia historia personal y colectiva". Juan Goytislo nació en Barcelona en 1931 y vive en París desde 1956, año en el que este largo relato autobiográfico que se remonta a sus más antiguas memorias, se detiene.El escritor catalán, que comparte desde hace años su vida entre París y Marraquech, reflexiona en esta obra, entre otras cosas, sobre su falta de raices. Su condición de ser extranjero y ser errante le llevó a decir hace poco en una entrevista que él era un escritor de "ubicación ambigua y contradictoria", dotado de las virtudes del "desarraigo y la movilidad". "Un enraizamiento en la falta de raíces", escribió Bassets.

En un coloquio mantenido en mayo de 1981 en Madrid con el escritor español radicado en Francia Jorge Semprún, ambos llegaron a la conclusión de que la patria del escritor es el lenguaje. Así, según dijo Goytisolo entonces, la relación del escritor con el lenguaje puede explicarse mediante la metáfora amorosa: hay un idioma titular, los otros son aventuras.

Reconciliación

Se puede decir que en un escritor como éste, el autor realiza un ajuste de cuentas con amigos, familiares, colegas. "En estas páginas Goytisolo se reconcilia con su padre, con Cataluña, incluso con la sociedad franquista, consigo mismo", escribió Bassets. Estas confesiones versan, según explicó el autor, sobre "lo más duro y difícil de expresar, lo que no has dicho todavía a nadie".

Para Rafael Conte, Coto vedado es un libro único en las letras españolas, porque es representante excepcional de un género prácticamente desconocido en la historia literaria de este país. "Este libro me ha causado una impresión tremenda", dijo Rafael Conte. "No entré en él con facilidad, pero luego me atrapó y me causó un gran impacto".

"Coto vedado es un libro que le debe todo a España y nada a la tradición literaria española", explicó Juan Goytisolo. "En él se aborda un género que no se ha cultivado en este país, salvo excepciones, y que sí ha tenido numerosos y magníficos ejemplos en las literaturas francesa e inglesa".

Hipocresía y exhibicionismo

"Este libro debería ser forzosamente la obra de un español que ha vivido muchos años fuera", continuó Juan Goytisolo, "que ve a España de una manera muy distinta. En cierta forma, este libro llena un vacío de siglos y es por esa razón, anacrónico. Este libro debió aparecer hace dos o tres siglos. Es ese carácter de novedad y de algo esperado a la vez, lo que espero que lo acerque al lector. Considero además que esta obra hará comprender mejor al lector el resto de mi obra literaria adulta".

"La literatura española ha oscilado entre la hipocresía y el exhibicionismo. Yo he querido resolver mi conflicto hablando con sencillez, huyendo de esos extremos. Los españoles habían resuelto la ausencia de un género como este en el sacramento de la confesión. Para mí esto no es una confesión, es sólo un libre examen de conciencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de enero de 1985